1

Almacenamiento en red fácil y económico para uso cotidiano

Si está cansado de dejar su PC encendida constantemente para que otras máquinas de su casa puedan tener acceso a los archivos que almacena en ella, entonces está listo para adoptar el almacenamiento conectado a la red. Como podría adivinar por el nombre, los dispositivos NAS se conectan por medio de ethernet directamente a su enrutador.

Su dispositivo de almacenamiento en red puede ser una unidad autónoma diseñada específicamente para el almacenamiento centralizado, o usted puede convertir también una vieja PC en un dispositivo destinado a compartir archivos. De cualquier manera, tendrá disponible todo el tiempo un depósito de datos para copias de seguridad y para compartir documentos, imágenes, vídeos y otros archivos.

Un dispositivo NAS debe mantenerse aislado en un lugar seguro, fresco, seco y apartado para hacerlo menos vulnerable a los golpes, los derrames de líquidos y otros peligros físicos (además, al ocultar su dispositivo de almacenamiento lo protegerá mejor contra robos). Aunque el destino más seguro para sus copias de seguridad es un sitio alterno, NAS puede ser lo que más se le acerca, descartando tornados, maremotos y otros desastres naturales.

Las cajas NAS también están aisladas de la mayor parte del software peligroso que afecta a las PC en una red: aun cuando los archivos almacenados en un dispositivo NAS estén infectados, el sistema operativo de la caja está en su firmware (a menos que usted use una PC a la que ha asignado la nueva tarea) y, por lo tanto, es muy difícil de atacar.

Dedicado al almacenamiento

La manera más fácil de agregar NAS a su red es comprar una caja diseñada para esa tarea. Probé dos unidades: la Maxtor Shared Storage II 1TB (US$699) y la Iomega StorCenter 500 de US$389. Los precios cotizados promedian entre 70 y 78 centavos, respectivamente, por gigabyte, contra los 50 a 60 centavos por gigabyte para las unidades de disco duro externas de propósito general.

Casi todas las PC que tengan menos de cuatro años son compatibles con ethernet de gigabits por segundo. Si la suya no lo es, gaste US$20 más o menos en un adaptador ethernet de gigabits (vea la zona Shopping de PCWorld.com para más información sobre estos productos). Con ethernet de gigabits, una película enviada en transferencia continua desde una PC o caja NAS se ve impecablemente, los archivos grandes se transfieren a la velocidad del rayo y las copias de seguridad son mucho más rápidas que con las tarjetas ethernet 10/100 más antiguas, que están limitadas a 100 megabits por segundo (recuerde que estos son los límites de velocidad teóricos; en realidad, las velocidades son más lentas). No obstante, mi vieja y confiable Maxtor Shared Storage Drive 10/100 de 500GB todavía maneja copias de seguridad a pequeña escala en la red de mi oficina.

Pero ethernet de gigabits no es una solución perfecta. Los fabricantes de enrutadores están concentrados en impulsar la velocidad y la confiabilidad de sus equipos de redes inalámbricas. Solamente los enrutadores inalámbricos más caros –como el D-Link DGL-4300 (US$150) que vengo usando desde hace un año, el D-Link DIR-655 (US$180), el Netgear WNR854T (US$160) y el Buffalo WZRAG300NH (US$250)– incluyen un conmutador ethernet apto para gigabits. Algunas cajas NAS pueden conectarse inalámbricamente, pero transfieren datos a un ritmo mucho más lento que por una conexión de cable.

El enrutador inalámbrico Linksys WRT350N pre-N (que cuesta unos US$170 en línea) tiene un cuarteto de puertos ethernet de gigabits, además de otras características que lo hacen una alternativa a la caja NAS dedicada. El WRT350N tiene un puerto USB 2.0 al cual se puede conectar una unidad de disco duro con conexión USB normal, convirtiendo así el propio enrutador en un controlador de NAS. La velocidad real de transferencia del USB 2.0, que es de 200 megabits por segundo, no se puede comparar con la velocidad de ethernet de gigabits, pero es más rápida que las conexiones ethernet normales y que la mayoría de las conexiones inalámbricas.

El WRT350N, al igual que el Iomega StorCenter y el Maxtor Shared Storage II, también funciona como un servidor Universal Plug and Play (UPnP) para transmitir fotos, archivos MP3 y películas a su PC, televisor, reproductor portátil estéreo, u otro dispositivo de reproducción equipado con un adaptador de medios UPnP. Como ethernet de gigabits, UPnP es una característica importante si usted tiene planes de montar una red de multimedios en su hogar.

Para aun más flexibilidad, consiga una caja NAS con puertos USB para conectar una impresora que pueda compartir a través de la red o para ampliar la capacidad de almacenamiento en red con unidades USB de disco duro. Con una caja NAS de alto nivel, podrá hacer una copia de seguridad de su almacenamiento de red conectando un dispositivo para esta función directamente a la caja, en vez de tener que pasar por su PC. Sin embargo, la mayor parte de las personas almacenará la copia de seguridad de sus cajas NAS en discos DVD, o en una unidad de cinta o unidad de disco conectada a su computadora.

Otra opción sería comprar un contenedor de NAS que le permita enchufar su propia unidad de disco duro para construir una caja NAS con todo el almacenamiento que pueda conseguir en una unidad de disco (o dos, para los contenedores que aceptan múltiples unidades de disco). El Tritton TRI-NSS001 NAS Enclosure de US$100 trabaja con cualquier unidad de disco ATA de 3,5 pulgadas y admite hasta 400GB.

Dé una nueva función a su vieja PC

En vez de donar su sistema viejo cuando compre un modelo nuevo, utilícelo como una caja NAS. Su conexión de ethernet lo convierte fácilmente en un dispositivo de almacenamiento. No se preocupe por la lentitud del procesador ni por la RAM: la velocidad de la CPU y la memoria son menos importantes cuando lo único que se hace es enviar archivos. El ancho de banda limitado de la red es un factor más restrictivo que la velocidad del procesador de una PC de hace diez años.

Apague la máquina vieja, desenchufe su cordón eléctrico, levante la cubierta (conéctese antes a tierra tocando un pedazo de metal) y quite todo el hardware que no haga falta (por ejemplo, una tarjeta de sonido o un sintonizador de TV, pero no el adaptador de la red, en caso de que el puerto ethernet no esté en la tarjeta madre). A continuación, cierre la cubierta, encienda el sistema y entre en el programa de Setup [Configuración] (busque en la pantalla la tecla apropiada que debe oprimir antes de que Windows empiece a cargar).

Una vez en el BIOS, desactive cualquier característica innecesaria: si no tiene una impresora con conexión paralela, por ejemplo, inutilice el puerto paralelo. Los otros candidatos para desactivar son los dispositivos de audio, los puertos seriales, los canales ATA secundarios y los controladores USB que no se utilizan. Usted puede ampliar el almacenamiento NAS de su PC o copiarlo fácilmente por medio de puertos USB, FireWire y eSATA, así que será mejor mantenerlos. Pero menos hardware significa menos conflictos potenciales con los controladores y mejor confiabilidad.

Yo no lo recomiendo, pero usted podría agregar acceso inalámbrico a su caja pseudo-NAS por medio de una tarjeta adicional o un adaptador USB. Los datos transferidos no serán tan rápidos como por una conexión de alambres y esta instalación no trabajará muy bien para la transmisión de multimedios. Pero es una alternativa viable en lugares donde es difícil pasar un cable.

Habiendo reducido su hardware, es hora de limpiar el software innecesario. Primero, haga una última copia de seguridad en caso de que necesite recuperar datos vitales. Entonces reformatee la unidad de disco duro de la PC, o la partición del disco que contiene el sistema operativo. Cambie la partición del disco para crear una partición que sólo contenga el sistema operativo; ponga el tamaño mínimo que requiere el SO, más 1GB o algo así para tener un margen de seguridad. Como no va a instalar muchas aplicaciones, esta partición no necesitará mucho almacenamiento extra. Una regla práctica es asignar 10GB para Windows XP o Linux; 20GB para Windows Vista. Use el resto de la unidad para una partición donde pondrá los datos compartidos.

Después de modificar las particiones del disco, reinstale el sistema operativo con el mínimo de opciones activas posible. Entonces quite las aplicaciones innecesarias y los servicios que ejecutan en un segundo plano que no pudo eliminar durante la instalación, como el Windows Messenger. Esto le ahorrará algunos ciclos de CPU. Si desinstala la aplicación equivocada, podrá reinstalarla utilizando su disco de Windows, pero es una buena idea ser precavido al eliminar las herramientas de Windows.

Los usuarios más dispuestos o con conocimientos técnicos deben considerar una instalación mínima de Linux. Utilizar Linux para servir archivos a una red de Windows garantiza que la caja NAS que usted ha construido no sea presa de los mismos ataques de programas maliciosos que afectan a Windows. Me gusta Xubuntu por su tamaño pequeño e facilidad de instalación.

Después de conectar su caja NAS a su enrutador con un cable ethernet, es conveniente configurar la unidad por medio de la aplicación de Setup [Configuración] HTML que está en su firmware y que se abre en el navegador de su PC. La mayoría de las cajas NAS proveen herramientas de software que le guían por el proceso de instalación, o usted puede administrar la unidad directamente. Para hacerlo, abra su navegador, escriba 192.168.0.1 en la barra de direcciones (192.168.1.1 para algunos enrutadores de Linksys y 192.168.2.1 para otros) y oprima . Si no está seguro de la dirección IP que debe usar, abra la página de instalación de su enrutador y mire la dirección correcta en su guía de inicio rápido. Abra una sesión, localice la tabla DHCP de su enrutador y anote la dirección de su caja NAS (puede ser algo así como ‘192.168.0.120’). El nombre del sistema probablemente le dará una pista sobre el dispositivo que busca (es el nuevo dispositivo que antes no aparecía en la red). En caso de dudas, apague el dispositivo, mire la tabla, vuelva a encender y busque la nueva dirección en la tabla.
A continuación, escriba la dirección de su caja NAS en el campo de dirección de su navegador y oprima . Es posible que vea una pantalla de conexión donde se le pide su contraseña y nombre de usuario, los cuales encontrará en su manual. Lo más probable es que tenga que crear una contraseña. Use la herramienta de configuración para manejar ciertas opciones como formatear y particionar las unidades de disco del dispositivo, añadir o quitar los usuarios que pueden tener acceso a la unidad de disco, crear carpetas públicas o privadas para individuos o grupos de usuarios, unirse a un grupo de trabajo y cambiar los niveles de RAID.

Prepare la PC que funciona como caja NAS para compartir

Si usted tiene intenciones de convertir una PC en un dispositivo NAS, debe reconfigurarla y definir un área en la cual almacenará archivos. Necesitará un teclado, un ratón y una pantalla, algo que pudiera ser complicado si se va a usar en un armario o en otro espacio reducido. La Conexión de escritorio remoto de Windows XP le permite configurar y administrar la máquina a distancia, de manera que podrá eliminar los periféricos, aunque en algunas PC el BIOS requiere un teclado a menos que usted cambie esta opción manualmente. La Conexión de escritorio remoto también trabaja con Windows 95 hasta 2000; visite find.pcworld.com/56800 si desea bajarla gratis desde Internet.

Si instaló su SO en una partición pequeña y creó una o más particiones para datos, XP le permite compartir archivos pulsando simplemente el botón derecho sobre el icono de una unidad de disco, seleccionando Propiedades•Compartir y escogiendo Compartir esta carpeta (vea la FIGURA 4; la opción en algunos sistemas es Compartir esta carpeta en la red). La opción ‘Compartir y seguridad ‘ del menú de contexto invoca una herramienta de Windows que no viene al caso). La mayoría de los enrutadores usa como valor predeterminado el grupo de Windows llamado ‘MSHome’ o ‘Workgroup’. Si usted cambió el nombre de su grupo, deberá restablecerlo: en XP pulse el botón derecho sobre Mi PC y seleccione Propiedades; en Vista pulse el botón derecho sobre Equipo y pulse Configuración remota. En ambas versiones, seleccione Nombre de equipo•Cambiar y escriba los nombres de la computadora y del grupo de trabajo.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.