1

MIT: La computación en la nube redefine la IT

mit-la-computación-en-la-nube-redefine-la-it

 

Un panel de expertos dijo ayer que más compañías verían la computación en la nube en el futuro cercano debido a su potencial ahorro de costos y su disponibilidad de permitir una escalabilidad flexible.

Hablando en el Simposio de CIOs en la escuela Sloan del MIT esta semana, cuatro panelistas describieron varias ventajas y potenciales dificultares para las compañías que utilizan la computación en la nube para funciones claves de subcontratación de IT. Hablando en general, los servicios de la computación en la nube usan las tecnologías de Internet para llevar las capacidades de IT relacionadas directamente con los usuarios. Durante el panel de discusión, el gerente general de Rackspace Cloud Emil Sayegh describió la computación en la nube como “un conjunto de recursos computaciones conjuntados que están empoderados por software y se despachan sobre la Web”.

La computación en la nube difiere de la infraestructura tradicional de IT ya que trata la IT más como una utilidad que como una pieza de infraestructura física dedicada que en su mayoría se administra y actualiza internamente. Ed Bugnion, quien actualmente sirve como CTO de Acceso a Servidores y la Unidad de Negocios de Virtualización en Cisco, dijo que la tecnología de computación en la nube todavía está “naciendo” pero que “es algo que tiene un tremendo potencial de crecimiento… es básicamente una forma de transformación de la IT en centros de datos para más tecnología virtualizada”. 

Ron Markezich, el vicepresidente corporativo para Microsoft Online, agregó que la computación en la nube le daría los consumidores de IT un nuevo modelo de negocios donde “no tienen que preocuparse sobre las actualizaciones y capital para hardware” ya que esas actualizaciones serían provistas sobre la Web por proveedores de servicios. Esto, de regreso, le ahorraría a los departamentos de IT en las compañías tanto tiempo como dinero y le permitiría a los departamentos de IT la flexibilidad para asignar a sus mejores trabajadores a tareas de más alto valor.

“Los beneficios de la computación en la nube comienzan con los dólares que puede ahorrar”, dijo. “Pero también puede ayudarle a obtener su mejor gente para que trabaje en áreas que pueden ser subcontratadas en la nube. De esta forma, puede permitir que su mejor gente se enfoque en un área que lleve a la diferenciación para su compañía”.

La otra gran virtud de la computación en la nube, coincidieron los panelistas, era su habilidad para proveer flexibilidad en la escalabilidad más allá de lo que la infraestructura estándar dedicada podría proveer. Ya que los servicios en la nube son virtualizados y llevados sobre Internet, los usuarios pueden incrementar más fácilmente o reducir su capital dependiendo de sus necesidades actuales. Además, agregó Sayegh, las compañías que usan computación en la nube no tendrán que invertir dinero adicional dedicado a cuanta nueva necesidad necesiten para crecer.

“Estamos viendo más y más casos de usuarios donde comienzan nuevos proyectos y encuentran una falta de predicción de cuanta capacidad necesitan para cubrir sus necesidades”, explicó. “Esto da expansión muy rápido… la ventaja de la computación en la nube es que puede encargar lo clave y olvidar todos los asuntos de escalabilidad”.

Pero incluso mientras los panelistas alababan las ventajas de la computación en la nube, apuntaron a algunas limitaciones que podrían posponer una amplia adopción. Sayegh, por ejemplo, dijo que ciertas aplicaciones intensivas en uso de bases de datos podrían desempeñarse mejor con infraestructura dedicada. También añadió que las industrias que están bajo fuerte control regulatorio, tales como la salud, les iría mejor usando sistemas dedicados en lugar de servicios de computación en la nube.

El CIO de Goss International, Bill Rogers, en tanto, opina que uno de los impedimentos para adoptar la computación en la nube era que muchos CIOS estaban confundidos sobre lo que es exactamente la computación en la nube. Resaltando que la computación en la nube es más una “industria de moda” que un concepto concreto, Rogers dijo que está hablando con varios proveedores diferentes que tienen todo definido sobre la computación en la nube en diferentes formas. El resultado de esto es que muchas compañías salen de discusiones con vendedores inseguros de que están comprando cuando adquieren servicios nebulares y son más cautelosos al invertir en algo que no tiene una definición de estándar.

Al final, Sayegh dijo que la mejor estrategia de las compañías para decidirse por servicios de computación en la nube que son correctos para ellos es experimentar y examinar como la computación en la nube encajará con sus modelos de negocios.

“Alentaría a los CIOs a interesarse con ello y ver lo que pueden usar para ahorrarse dinero a sí mismos”, finalizó.

-Por Brad Reed
Network World (US)
FRAMINGHAM

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.