1

Editorial: Cloud Government, equidad y democracia

editorial-cloud-government-equidad-y-democracia

 

América Latina comparte una oportunidad histórica de lograr la equidad social mediante la democratización de la información, sin dudas que uno de los principales desafíos es lo que se a dado en llamar la 4ta red básica (junto al agua, el gas y la electricidad) que es la red de telecomunicacio-nes, pero salvado este problema, surge el gran problema de la infraestructura física para asegurar la inclusión de los ciudadanos en un marco de equidad.

Todas las olas tecnológicas son en si mismas una oportunidad para el cambio, y si nos enmarcamos como región en el cuadro de la economía del conocimiento como concepto, la tecnología se constituye como un servicio básico indispensable para lograr el desarrollo pleno e igualitario de todos los ciudadanos.

La idea en si misma es simple pero parece bastante original, “bingueando” pude solo encontrar un par de ciudades japonesas que están en proceso de crear su nube de e-gobierno, para el resto del planeta la idea parece no existir.
El foco a nivel mundial en inversión se ha volcado hacia los intangibles, y su curva de crecimiento ha superado por mucho a la industria de los objetos tangibles.

Ningún gobierno, sea cual fuese su estatus, puede dejar de evaluar el sentido propio de la tecnología como impacto positivo a nivel social.
Vivimos en una etapa post capitalista –en el sentido ultra liberal que lo hemos conocido- que enseña a una economía del conocimiento en donde la dinámica de instauración, adaptación, difusión y desvalorización del conocimiento se ha desarrollado en una consonancia muy acelerada.
La rentabilidad del conocimiento solo es viable cuando este se ha catalogado, transformándose en “conocimiento normalizado” y queda apto para que algún generador de valor trabaje con ello, en su favor individual o colectivo.

Cloud Government es y será un nuevo paradigma en el que la información operativa de una ciudad o una nación se almacena de manera imborrable en servidores en Internet y se remite a cachés temporales de cada cliente, lo que incluye equipos desktop, celulares, portátiles, etc.
Existe una evolución en la tecnología que los gobiernos deben acompañar y es un salto cualitativo entre la web semántica y la web ubicua.

En el caso de Gobierno existe un doble propósito estratégico, por un lado abastecer la necesidad permanente de mayor poder de cómputo para resolver procesos cada vez más complejos, cuando tenemos un enorme potencial de poder computacional inutilizado o en niveles de uso muy bajos. Y por el otro lado una lógica racionalización del gasto publico, ya que por ejemplo es ridículo que la ciudadanía pague 100 veces un sistema de gestión de expedientes, solo por que tiene 100 entes que lo necesitan.

El mundo del software libre, de la mano de Richard Stallman opina que;
“Una de las razones por las que no debes usar aplicaciones web para tus tareas de TI, es que pierdes el control. Tú debes estar en condiciones de realizar tus propias tareas en tu propio PC, en un programa amante de la libertad. Si usas un programa propiedad de un proveedor, o el servidor Web de otra persona, entonces quedas indefenso…el cloud computing es una trampa”. Ciertamente Stallman plantea el tema con una lógica indiscutible, pero en el caso de que el Gobierno forme su propia nube, es factible neutralizar todas las secuelas cuestionadas y permite ofrecer servicios funcionales para que el ciudadano se desarrolle en igualdad de condiciones sin importar el lugar geográfico en donde viva y desarrolle su actividad económica.

El cloud computing es la madre de todas las batallas tecnológicas: las compañías que reinen en “la nube” serán los verdaderos animadores del futuro y podrán condicionar el desarrollo de quienes compren sus servicios en dicho ámbito. Los esquemas de concentración serán  mucho más importantes que en la actualidad debido a la misma naturaleza del concepto en si mismo.
Microsoft presento a  Azure, su trampolín a un futuro en el ámbito de las plataformas de servicios, un sistema operativo que disminuye su papel en el escritorio y procura ser el camino hacia las empresas en la nube, Un punto en donde comercializarán espacios y servicios de aplicaciones que están en la web y no en nuestra PC, también se ha sumado al juego Google, Amazon, SalesForce y Yahoo entre otros.

La adopción por parte de los diferentes gobiernos dentro o fuera de la red, dependerá del nivel de desarrollo de este modelo de negocios enfocado a servicios.
El Cloud computing es un aspecto de la evolución de internet, el uso de la web semántica, en un contexto de ubicuidad incrementará su potencial de aumento de eficiencia de los sistemas, creando una precisión quirúrgica en el gobierno para promover la equidad y la igualdad de oportunidades y obligaciones, simbolizando el principio democrático en estado mas puro.

 

 Por Marcelo Lozano – Director CIO América Latina

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.