1

Edificios inteligentes aseguran mayores niveles de ahorro

La construcción de edificios inteligentes aseguraría mayores niveles de ahorro de energía en comparación con las estructuras tradicionales que suelen operar con bajos niveles de tecnología en aspectos como iluminación, control de aires acondicionados y seguridad para los ocupantes.

De acuerdo con Rafael Yáñez, Presidente del Consejo de Armonización de Normas Electrotécnicas de las Naciones de América (CANENA, siglas en inglés) un edificio inteligente (centros comerciales, complejos de oficinas, hoteles o torres de apartamentos, entre otros) se caracteriza porque cuenta con una infraestructura, tanto en su diseño como en su operación, que se maneja a través de hardware y software que permite cierto grado de automatización, manejo de información, programación de funciones y tareas que son propias de la operación y necesidades de una estructura de este tipo.

“El mayor beneficio ambiental de estos edificios inteligentes consiste en un mejor manejo de la administración y control de las energías consumidas para una operación energéticamente eficiente. Desde el punto de vista social, dado que por lo general estas edificaciones albergan a muchos ocupantes, la administración de la operación es muy compleja y requiere de un alto grado de seguridad para proteger a los ocupantes ante posibles contingencias, esta seguridad se logra con la utilización de diseños y equipos inteligentes”, relató el Presidente de CANENA.

El tema de las edificaciones inteligentes se analizará en la reunión anual de CANENA programada para iniciar el 8 de marzo en el hotel Real Intercontinental de Costa Rica. Durante el evento de cuatro días participarán expertos de Estados Unidos, Canadá, México, Costa Rica, Colombia y Brasil.
La cita de CANENA en San José (Costa Rica) en la que participarán organizaciones como el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO) y la Fundación Red de Energía (BUN-CA), servirá para discutir y proponer el desarrollo de un marco normativo para abordar, entre otros temas, la llegada a Centroamérica de productos eléctricos de mala calidad o “piratas” sin respaldo técnico y la seguridad en las instalaciones eléctricas.


Más seguridad

La aplicación de tecnologías informáticas en la administración de este tipo de estructuras incrementa los niveles de seguridad ocupacional mediante la automatización del manejo de la temperatura del edificio, apagado y encendido de iluminación, sistemas contra incendio, seguridad personal y patrimonial; además, del control de acceso. 
“Centroamérica en este sentido tiene una gran área de oportunidad ya que los países de la región, están estableciendo y/o actualizando sus infraestructuras normativas con base en los compromisos adquiridos con otros países mediante la firma de Tratados de Libre Comercio y las convenciones internacionales, como la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. La seguridad eléctrica y la eficiencia energética son temas nodales de la normativa actual que precisamente fomentan el diseño y la construcción de este tipo de edificios”, destacó el Presidente de CANENA.   

El Director de la Fundación Red de Energía (BUN-CA), José María Blanco, indicó que en región centroamericana los edificios inteligentes todavía representan un segmento de la construcción en ciernes todavía en etapas iniciales si se les compara con otras regiones del mundo donde se da un auge importante de este sector.

“Uno de los catalizadores para acelerar este tipo de construcciones lo es sin duda los costos crecientes de las insumos requeridos por el edificio como: energía eléctrica, gas, agua, los cuales son indispensables pero que debidamente administradas y controladas pueden generar ahorros cuando se tiene un edificio equipado inteligentemente, de tal forma que el retorno de la inversión inicial en los sistemas inteligentes, retorna mediante los ahorros en los consumos durante la operación”, indicó el Director de BUN-CA.

Las predicciones de CANENA indican que los principales fabricantes de este tipo de tecnologías enfocan sus esfuerzos en diseño de soluciones “bi-direccionales”; es decir, que además de manejar la energía también se ocupe del tráfico de datos (voz, vídeo y otros) a través de la red concepto que se denomina: Red Inteligente ó Smart Grid.

-Por CIO AL

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.