1

Business Intelligence, ¿moda?

business-intelligence-¿moda?

 

Business Intelligence no es una moda, es una tecnología que llegó para quedarse. ¿Cuáles son las razones que impulsan este hecho?
En una economía pujante, las empresas pueden permitirse disponer de tiempo, de recursos y de un colchón financiero que les permita hacer frente a iniciativas de gran escala.

En la situación actual, época de problemas financieros y burbujas inmobiliarias,  todo se mira con lupa. Tomar decisiones requiere del correcto equilibrio, por lo que resulta esencial disponer de las herramientas apropiadas de medición y análisis.
No pasa por recortar costos sino por poder entender qué iniciativas pueden producir mayor impacto y aportar mayor valor en el menor tiempo posible, no sólo a corto plazo sino también para cuando el clima económico haya mejorado. La visibilidad corporativa se vuelve clave y los gerentes tienen que tomar, más que nunca, decisiones inteligentes y oportunas.
En este contexto, la inteligencia de negocio (BI) adquiere un gran protagonismo, ya que resulta fundamental optimizar la gestión de la información corporativa para tomar decisiones seguras. La consultora Gartner clasifica a la inteligencia de negocio o BI entre las diez tecnologías estratégicas clave para empresas durante el año 2010. En un informe reciente, Gartner explicó que el BI “puede tener un impacto directo y positivo en el rendimiento comercial de una empresa y mejorar de forma increíble su capacidad para cumplir con su misión al tomar decisiones más inteligentes en cada nivel del negocio, desde la estrategia corporativa hasta los procesos operacionales”. “La inteligencia de negocio es especialmente estratégica porque está dirigida a gestores del conocimiento y responsables de negocio: las mismas personas que dirigen, hacen crecer y transforman a los negocios”, añade Gartner.
Por otra parte, hoy en día las empresas almacenan cada vez más información, y manejar este volumen de datos en tiempo real, con la posibilidad de consolidarlo y analizarlo, sólo se puede hacer gracias a las técnicas de inteligencia de negocio.
Los retos macroeconómicos actuales empujan a las empresas a exigir una solución en la cual el valor se aprecie en semanas, no en meses o años. Se necesitan respuestas inmediatas a las preguntas comerciales urgentes, por ejemplo: cómo reducir costos de manera selectiva, cómo incrementar sus ingresos o distribuir el capital de trabajo con mayor eficiencia. No se pueden esperar soluciones costosas, lentas o incapaces de responder a las condiciones comerciales en constante cambio.
Ante esta situación la nueva generación de herramientas de BI sale al rescate del usuario del negocio. Estas ya no centran su potencial sólo en la creación del repositorio de datos corporativo, sino que van más allá. Han madurado y evolucionado simplificando la manera en que el usuario realiza las consultas,  las relaciones, la creación de tableros gráficos o los análisis What-if de las principales variables de su negocio. Herramientas de planning, Scorecards y gestión de la performance de la organización hacen su aparición rediseñadas y potenciadas. Todas las áreas de negocio realizan fácilmente el análisis de sus datos operativos en tiempo real.
Gracias a las herramientas de BI, los usuarios de negocio tienen a pocos clicks la información que necesitan, cuando la necesitan y donde la necesitan, lo cual garantiza una rápida y efectiva toma de decisiones que, sin lugar a dudas, guía a la organización hacia buen puerto.

Por Andrea Castillo, SAP BI Coordinator de Atos Origin Argentina

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.