1

5 amenazas de seguridad de las redes sociales en su empresa

Las plataformas de redes sociales como twitter o facebook han aumentado mucho su penetración en los usuarios del hogar y ahora están siendo usadas mucho más por las empresas para contactarse con sus consumidores y establecer mejor comunicación con sus clientes finales y socios de negocios. Pero también esta interacción es una puerta de entrada para brechas de seguridad.

Pero así también, las redes sociales implican algunos riesgos para las empresas que van desde daño a la propia marca al exponer información hasta la interposición de demandas. A continuación explicamos los cinco principales peligros que pueden suponer las redes sociales para las empresas.

5. Aplicaciones móviles

El crecimiento de las redes sociales está unido a la revolución en cómputo móvil, que ha generado una gran industria en lo que a desarrollo de aplicaciones móviles se refiere. Naturalmente, si utilizan sus propios dispositivos como los corporativos, los empleados suelen descargar docenas de aplicaciones simplemente porque pueden hacerlo.

Las amenazas que suponen para la seguridad las redes sociales se toman a la ligera. Lo cierto es que a veces, los trabajadores descargan más de lo que deben. Por ejemplo, a principios de marzo, Google eliminó de su Android Market más de 60 aplicaciones que contenían software malicioso. Algunos habían sido diseñados para revelar información privada de los usuarios a terceros, para replicarla en otros dispositivos, para destruir estos datos e incluso hacerse pasar por el propietario del dispositivo.

4. Ingeniería social

La ingeniería social es uno de los engaños favoritos de los hackers incluso antes del boom de las redes sociales. Pero lo cierto es que el auge de Internet ha hecho más fácil para los estafadores encontrar víctimas potenciales que pueden tener puntos débiles en sus corazones.

Las redes sociales han llevado a estas amenazas a un nivel superior por dos motivos. Por un lado, la gente está más dispuesta que nunca a compartir información sobre sí misma a través de Facebook, Twitter, Foursquare o Myspace. Además, las plataformas de redes sociales fomentan un peligroso nivel de confianza. A partir de ahí, solamente hay un paso para decirle a tu nuevo amigo los secretos del nuevo proyecto de tu empresa.

3. Páginas de redes sociales

Algunas veces, los hackers van directos a la fuente, inyectando código malicioso en las páginas de redes sociales, incluyendo anuncios internos y aplicaciones de terceros. En Twitter, los acortadores de URL pueden utilizarse para llevar a los usuarios a páginas web maliciosas que pueden extraer información personal o corporativa si accedemos a ellos con el equipo del trabajo. Twitter es especialmente vulnerable a este método, porque es muy fácil retuitear un post que además, podría ser visto por cientos de miles de personas.

2. Sus empleados

Sabía que esto llegaría, pero incluso los empleados más responsables tienen lapsos de juicio, cometen errores o se comportan emocionalmente. Nadie es perfecto todo el tiempo.

Pero lidiar con un comentario indiscreto en la oficina es una cosa y otra distinta es si el comentario se realiza en una cuenta de una red social, entonces ha salido fuera de las cuatro paredes de la empresa y no hay marcha atrás. Pregúntele al vicepresidente de Ketchum, James Andrews, que hace dos años publicó un tweet infame sobre la ciudad de Memphis, ciudad natal de un cliente de la compañía, FedEx, el día anterior a hacer una presentación a más de 150 empleados de FedeEx sobre medios digitales.

El tweet fue descubierto por los empleados de FedEx, que enviaron mensajes de disgusto a la sede de Ketchum protestando por el mensaje y preguntándose por qué su empresa gastaba dinero en Ketchum, mientras sus empleados tenían que hacer frente a un recorte del 5 por ciento de sus salarios. Andrews tuvo que pedir públicamente perdón por esto.

Así que recuerde, no era un empleado de bajo nivel que no estuviera al tanto de la política corporativa de la compañía. Se trataba de un ejecutivo de alto nivel que dañó seriamente la marca de su empresa y puso en peligro la relación con un cliente. Imagina lo que un empleado descontento a bajo nivel podría ser capaz de hacer con herramientas sociales a su alcance.

1. Falta de una política de medios sociales

Sin una política de medios de comunicación sociales para su empresa, está invitando a que se instale el desastre. No puede hacer que los empleados interactúen en las redes sociales y le pida que representen a la compañía. Necesita detallar los objetivos y parámetros de su iniciativa en las redes sociales. En caso contrario, conseguirá justo lo que no quiere: caos y problemas.

Quién puede utilizar los medios sociales en nombre de la organización y qué pueden decir son las dos principales preguntas que deben abordarse en una política de medios sociales. Necesitas dejar todo esto claro o los empleados tomarán decisiones por su cuenta, sobre la marcha.

Hay dos imperativos más relacionados con las políticas de redes sociales. Las organizaciones deben realizar una formación adecuada de sus empleados, aunque solamente sea para aclarar cuestiones relativas a sus políticas de redes sociales. Y por otro lado, una iniciativa de medios sociales necesita un coordinador y eso significa que hay que tener un administrador de medios de comunicación social.