1

IDC: La cantidad de datos que se generan en el mundo se duplica cada dos años

Este 2011 se generarán 1,8 zettabytes de datos, de acuerdo a un informe presentado por la consultora, donde además sus analistas prevéen que en la próxima década la cantidad de información a gestionar podrá aumentar 50 veces de lo que hay hoy en la actualidad y es un tema que los departamentos TI deben analizar.

IDC ha presentado los resultados de un informe, patrocinado por EMC, sobre la información digital creada y copiada en todo el mundo, del cuál se desprende que la información digital a nivel global crece más del doble cada dos años, alcanzando los 1,8 zettabytes creados y replicados en 2011. Esa cantidad equivale a que un usuario  envíe 3 tweets por minuto durante 181.061 años sin parar o que todos los habitantes del mundo se hagan 215 millones de resonancias magnéticas de alta resolución al día.

Este crecimiento masivo implica que los recursos humanos de los departamentos de TI no van a ser suficientes para hacer frente al incremento de los datos utilizados. Durante la próxima década, dice IDC,  los departamentos de TI de todo el mundo experimentarán un crecimiento de 50 veces la cantidad de información a gestionar, mientras que sólo se incrementará 10 veces el número de servidores disponibles y 1,5 veces el número de profesionales de TI disponibles para gestionar este volumen.

 

Una de las soluciones para evitar el colapso puede ser la migración a modelos basados en la nube. De hecho, el cloud computing pasará de suponer un escaso 2% del gasto anual en TI a procesar un 20% de toda la información generada en 2015, e incluso un 10% de esos datos sean almacenados en la propia nube. Mediante este modelo, las compañías lograrían reducir costes en sus infraestructuras TI, además de evitar muchas de las dificultades técnicas de gestionar la información, ya que la informática en la nube permite el consumo de TI como servicio. Si unimos esto al fenómeno big data, las empresas desearán consumir cada vez más recursos de TI como un servicio externo en lugar de invertir en complejas infraestructuras internas.