1

La innovación es un fenómeno colectivo

Habitamos un mundo de cambios vertiginosos y radicales. Si nos detenemos a pensar sólo un segundo en lo que sucede a nuestro alrededor, rápidamente caeremos en la cuenta de que muchas de las herramientas que utilizamos en nuestras tareas diarias ni siquiera existían un par de años atrás. Para los que trabajamos en el mundo de los medios y la comunicación, especialmente en el ambiente online, este fenómeno es natural: vivimos esperando el cambio y la innovación como si formaran parte de una segunda naturaleza.

Pero lo que muchas veces no nos detenemos a pensar es ¿cómo se produce la innovación? ¿Qué es lo que da lugar a las modificaciones radicales, a los cambios de paradigma que hacen que la situación que nos rodea se modifique de una vez y para siempre? Si analizamos los grandes saltos de mentalidad en el devenir de la humanidad, nos encontraremos con que muchos de ellos están ligados a figuras excepcionales cuyos nombres han quedado marcados a fuego en los libros de historia: Galileo Galilei, Newton, Henry Ford, Albert Einstein e incluso, acercándonos a nuestra industria y a nuestro tiempo, Bill Gates o Steve Jobs. Sin embargo, automáticamente nos ataca una pregunta, ¿la figura del genio, del creador, es imprescindible para impulsar el cambio?

Recientemente se celebró el IMS Executive Program en el Stanford Graduate School of Business, una jornada de cuatro días que reunió a los principales ejecutivos de medios de Latinoamérica para reflexionar, en cierto sentido, sobre éste y muchos otros temas adyacentes. La pregunta que sobrevolaba las aulas mientras transcurría la actividad era cómo producir cambios innovadores que ayudaran a otorgar más valor a las estrategias de marketing en medios de comunicación. Y fue en ese contexto que me encontré con una respuesta que me resultó inspiradora, la de Jonathan Mildenhall, Vicepresidente de Creatividad de Coca Cola.
Mildenhall, uno de los líderes de una compañía que probablemente sea la empresa de consumo masivo más importante del mundo, realizó durante el encuentro una afirmación que no puede pasar desapercibida. Aseguró que la innovación es responsabilidad de mucha gente, no de unas pocas personas. Que para generar un cambio en las formas de pensamiento no hay que esperar a encontrarse con genios que entreguen soluciones mágicas para nuestros problemas. Por el contrario, hay que constituir equipos interdisciplinarios que puedan atacar las cuestiones desde diversos puntos de vista y, colectivamente, producir soluciones novedosas.

“Es realmente importante que los ejecutivos tomen conciencia de la necesidad de seguir educándose, de mantener la curiosidad y estar abiertos a las novedades que surjan en la industria”, fue una de las cuestiones que remarcó Mildenhall durante la charla en Stanford. Pero, sobre todas las cosas, señaló la importancia de compartir experiencias entre distintas regiones del mundo, de estar expuesto a diferentes formas de pensar y afrontar los problemas para poder propiciar el cambio y las perspectivas creativas.

En una era en que los medios online nos invitan cada vez más a aprovechar las ventajas del trabajo colaborativo, y en la que el flujo de información a lo largo y lo ancho del planeta se mueve con una diversidad que quizás nunca antes se había alcanzado, encontrarse con actividades como la promovida por IMS nos entrega una perspectiva sumamente alentadora. Reunir en un sólo lugar a agencias, marcas y publishers para que, mediante el trabajo conjunto, puedan pensar las vías para la innovación y el cambio creativo en el mercado de medios, es poner en hechos las palabras de Mildenhall, y es una apuesta que, sin dudas rendirá excelentes frutos a futuro.

Por Silvina Moschini | CEO & Founder Intuic

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.