1

7 pecados capitales de LinkedIn: evítelos para encontrar trabajo

LinkedIn la poderosa herramienta para encontrar trabajo

Muchos profesionales con o sin trabajo, siempre investigan nuevas oportunidades laborales para ampliar sus horizontes profesionales. Es muy facil caer en uno o varios pecado capitales, vulnerando la capacidad de lograr resultados efectos.

•Pereza: para evitarla tenga completa y actualizada su cuenta de LinkedIn, incluya -si tiene- su blog, slideshare, Twitter. Revise puntualmente las alertas de grupos, las oportunidades están latentes.
•Ira: para evitarla sea paciente con los resultados, tener el perfil en LinkedIn no significa que lo van a contratar como Presidente de una empresa, pero el no tenerlo asegura que no lo contraten como Presidente.
•Envidia: para evitarla no trate de copiar el perfil de alguien en particular, las personas que figuran en LinkedIn pueden ser sus mejores aliados para escribirle recomendaciones por su trabajo y desempeño profesional.
•Avaricia: para evitarla utiliza una cuenta de e-mail profesional, si no la tienes por 10 dólares al año puedes comprar un dominio en Google y tener un correo serio y seguro para conseguir un buen trabajo. Gmail, Hotmail y otras cuentas de correo de “juguete” no son serias como cuenta principal para buscar un trabajo profesional. Tampoco sirven los e-mails con sobre nombres, considere que el e-mail es el primer contacto que quien lo puede contratar va a tener con Usted.
•Lujuria: puede evitar parecer lujurioso, procediendo con cautela y siendo medido en sus comunicaciones con los miembros de su grupo.
•Soberbia: use una foto profesional, nada es más inapropiado que una foto en un yate, o en una moto, o romántico y menos aún en una fiesta, para ser considerado para una posición profesional.
•Gula: Si una empresa publica varias oportunidades laborales solo seleccione una. No es serio aplicar para todo.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.