1

Tecnologías para un futuro más verde

Tecnologías para un futuro más verde


En los últimos años, la economía sustentable se ha transformado en una preocupación básica de nuestra vida.

Día a día, todos nos preguntamos sobre cómo hacer para que nuestras actividades cotidianas sean más amigables con el medio ambiente, nos preocupamos por los recursos que se consumen para elaborar los productos y servicios a los que accedemos cada día, y procuramos moderar nuestro consumo de energía eléctrica, agua y papel. Por supuesto, los sectores de tecnología de la información no son una excepción en este rubro, el Green IT es en la actualidad un tópico inevitable en la agenda de casi todos los ejecutivos del sector, que nos esforzamos por trasladar esta visión a cada una de las áreas de las organizaciones a las que pertenecemos.

De acuerdo con un estudio realizado por la firma Pike Research, la inversión en tecnología para reducir los gastos de energía y las emisiones contaminantes de los data centers va a crecer desde 7500 millones de dólares en 2010 hasta alcanzar los 41 mil millones en 2015. Además, la investigación “Going Green” desarrollada por JP Morgan durante 2010 reveló que el 80% de los ejecutivos de finanzas creen que los esfuerzos en Green IT los están ayudando a generar un ahorro de costos. Estas tendencias nos invitan a ser optimistas respecto a las perspectivas futuras en lo relativo a economía sustentable, de todos modos, los que trabajamos en el área de las tecnologías de la información sabemos que no podemos flaquear en este compromiso, porque aún nos queda mucho por hacer.

Las nuevas tendencias tecnológicas en el mundo de la administración de servicios de IT, entre las que se destacan la virtualización y el cloud computing, significan un aporte importante en lo que hace a una utilización eficiente de los recursos disponibles. El compromiso en este sentido debe asentarse en dos puntos fundamentales: en primer lugar, las organizaciones deben esforzarse por aplicar de manera interna las soluciones más innovadoras en términos de eficiencia energética y reducción de emisiones contaminantes.

Pero, además, las compañías que ofrecemos a nuestros clientes soluciones de IT tenemos la responsabilidad de alentar a nuestros clientes para que adopten las soluciones de punta que permitan alcanzar máximos grados de eficiencia. Hoy existen soluciones desarrolladas especialmente para llevar adelante un efectivo monitoreo del consumo energético y del volumen de emisiones de la infraestructura, que han sido probadas y testeadas de manera profunda antes de ser lanzadas al mercado. Gracias a estas tecnologías, es posible brindar a las corporaciones la posibilidad de evaluar de manera eficaz su rendimiento en términos de impacto ambiental, evaluar si están cumpliendo con los objetivos de su plan de sustentabilidad, y determinar los puntos a mejorar para obtener un rendimiento más eficiente.

El desafío actual del mercado es responder a una conjunción de demandas crecientes: por un lado reducir el consumo de recursos y la “huella” que nuestras actividades dejan sobre el planeta pero, al mismo tiempo, incrementar la productividad. Contrariamente a lo que muchos suponen, estos dos desafíos pueden ir de la mano. El cloud computing, la virtualización, y los nuevos desarrollos en entornos mainframe están permitiendo que las empresas puedan desarrollar sus negocios con mayor flexibilidad y dinamismo. Sin embargo, a la vez, ponen el foco en la eficiencia económica, en el máximo aprovechamiento de los recursos disponibles, y en el desarrollo de soluciones que sean sustentables a lo largo del tiempo y amigables con el medio ambiente.

Debemos ser conscientes de que el compromiso con la sustentabilidad tiene que comenzar en el plano interno. Las organizaciones tienen la responsabilidad de entender que, hoy por hoy, la viabilidad de un negocio debe ir mucho más allá que su fortaleza financiera. Las variables a tomar en cuenta a la hora de llevar adelante un proyecto empresarial se han complejizado y diversificado, y la cuestión ya no puede reducirse a una ecuación inmediata en términos económicos. Las organizaciones formamos parte de una comunidad compleja e interdependiente, y tenemos el compromiso de realizar un aporte para mejorar sus condiciones de vida y garantizar el bienestar a largo plazo.

Debemos apostar a la innovación continua en términos de eficiencia energética y reducción de las emisiones de carbono, porque ese es el camino para garantizar la sustentabilidad de nuestro planeta, de nuestros negocios y de la sociedad a la que pertenecemos.

Por Hernán Calderale | VP of Sales – Southern Latin America | CA Technologies

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.