1

Intel recomienda subir temperatura en Data Centers para reducir impacto ambiental

El fabricante de chips ha anunciado que incrementando la temperatura a la que trabajan los CPD hasta los 27º se ayuda a minimizar el impacto ambiental y rebajar los costos operativos.

Intel ha hecho pública una recomendación dirigida a los administradores de centros de datos y que no es otra que invitarles a aumentar la temperatura media a la que trabajan sus equipos. Una idea revolucionaria, ya que el paradigma clásico había sido el de rebajar en la mayor medida posible el calor para conseguir una buena refrigeración y no se estropearan los equipos.

Ahora, el fabricante de chips asegura que los sistemas están preparados para soportar un pequeño incremento de temperatura, acción con la que se reducen no sólo los costos de energía sino también la huella en el medio ambiente que dejan este tipo de instalaciones. En ese sentido, Intel cifra en un 4% el ahorro energético que se puede obtener por cada un grado que se aumente la temperatura del CPD.

En la actualidad, la mayoría de los centros de datos europeos trabajan en una temperatura que oscila entre los 19 y los 21 grados centígrados, un margen en que se considera que los servidores y el resto de equipamiento TIC funciona de modo óptimo. La recomendación de Intel pasa por invitarles a aumentar este margen hasta los 27º, un paso muy agresivo en la lucha contra el cambio climático y los ingentes costes energéticos que requieren los CPD que llegan a consumir un 1,5% del total de energía producida en todo el planeta.

Algunas empresas ya dieron pasos en esa dirección antes de la recomendación oficial de Intel. Facebook, por ejemplo, ha programado su sistema de refrigeración para que trabaje en torno a los en 27 grados centígrados, mientras que Microsoft ha ahorrado 250.000 dólares al año mediante el aumento de la temperatura en cuatro grados.

Intel y su apuesta ecológica

Intel está haciendo un gran esfuerzo en los últimos tiempos para mejorar su imagen de marca, posicionándose como uno de los líderes entre las incipientes TIC verdes. Así pues, la empresa utiliza el exceso de calor que produce uno de sus centros de datos en Israel para proporcionar calor a sus duchas o emplea la condensación vapor en las unidades de aire acondicionado para regar las plantas de los jardines de la sede.