1

Estados Unidos piensa en crear chips con ADN para su seguridad

El Pentágono está valorando la posibilidad de integrar ADN en los chips destinados a sus equipos. Con este sistema se persigue luchar contra los chips falsificados que podrían contener sistemas espías o no funcionar correctamente. La compañía Applied DNA Sciences ya ha efectuado pruebas en las que se utiliza ADN de plantas para identificar chips.

La seguridad en los equipos tecnológicos no solo afecta al software sino también al hardware. En este sentido, en Estados Unidos están muy preocupados con la proliferación de chips falsos que imitan productos de otras compañías. Estos chips falsificados pueden pasar desapercibidos ya que prometen las mismas características que los originales a un precio más reducido.

Además de ser un problema para las compañías que fabrican el componente original, que ven como otras firmas imitan su tecnología, también puede suponer un serio problema de seguridad. En el Pentágono están preocupados por la proliferación de este tipo de chips, muchos de ellos con origen chino, y con su utilización para equipos de los sistemas de seguridad del país.

El temor del Pentágono es que estos componentes que imitan a los chips originales puedan contener algún sistema para espiar los equipos en los que se integran. Con esta fórmula, se podrían robar datos o inutilizar equipos de forma remota. Ante este temor, según The Wired, el Pentágono ha valorado la posibilidad de usar tecnología que integra ADN a los chips.

En concreto se trata de un sistema que la empresa Applied DNA Sciences ya ha probado. Básicamente se incorpora ADN vegetal a los chips de forma que se pueda identificar su autenticidad y procedencia con mayores garantías. Se colocan muestras de ADN de plantas en los chips para su posterior identificación, de forma que detectar las falsificaciones es más sencillo.

Para comprobar la validez y autentificar los componentes, solo sería necesario realizar un proceso de escaneo, en el que se podría confirmar la autentificación. Gracias a este sistema, el Pentágono podría garantizar la seguridad de sus componentes. El proyecto sigue en marcha y podría suponer una nueva era en la identificación de componentes no solo para uso del Pentágono si no de toda la industria.