1

Gestión y Retención del talento, ¿cuál es la tendencia para el futuro?

Es un hecho que en los últimos cinco años, el porcentaje de cesantía estacionario en nuestro país ha estado bordeando entre un 7% y 9% para Chile, demostrando, entre otras cosas, una mayor eficiencia en los procesos de reclutamiento y selección de ejecutivos. Sin duda el fuerte crecimiento económico que ha presentado Chile estos años, permitió fortalecer su posicionamiento dentro de los países con mayor estabilidad económica de la región, aportando resultados positivos para la gestión de las empresas.

Como resultado de este equilibrio macroeconómico, sumado a una fuerte competencia en la gestión de las empresas, las áreas de Recursos Humanos día a día se preguntan hacia dónde va el Capital Humano, cuáles son las tendencias en la retención de sus ejecutivos core, y como ellos están gestionando sus planes de desarrollo enfocados en esa línea, con el fin de mantener sus índices de rotación en estándares competitivos, y al mismo tiempo no haya fuga de conocimiento desde las empresas.

Sin embargo, vemos hoy en día las empresas parecen ir retrocediendo frente a la retención de sus ejecutivos como capital humano. Cada día se hace más común la rotación de jóvenes profesionales, o la llamada generación Y. Vemos además que los temas de igualdad y discriminación se están instalando, no sólo en la agenda social, sino que también en las empresas.

Hoy en día, es frecuente observar cómo los gerentes (no sólo de Recursos Humanos), referirse a sus equipos de trabajo y a los colaboradores de las empresas, en general, como pieza clave de la compañía. Eso es destacable y un punto a poner atención, mas aún si consideramos que son este tipo de acciones las que generan una mayor preocupación mayor por retener a cada uno de los empleados. Y hablamos no sólo de los trabajadores en general, sino principalmente de aquellos que generan un valor importante en la gestión de las empresas. Esta tendencia sin duda descarta de inmediato a la preferencia que se daba antiguamente por ese círculo exclusivo de ejecutivos que, hacia un tiempo atrás, era selectivo.

Si bien es cierto que muchas de las empresas mantienen factores duros (compensaciones y beneficios, entre otros) como una forma de retener a sus ejecutivos, cada día resulta más común ver nuevos activos para estos efectos, como el clima organizacional, el compromiso, liderazgo y, por sobre todo, el respeto hacia las personas.

Los cambios organizacionales llegaron para quedarse, sobre todo en las áreas de Recursos Humanos, las que deberán jugar un rol cada vez, y cuya evolución deberá enfocarse en una visión más estratégica. Acciones como la gestión de y con las personas, y aquellas áreas como Retención, Desarrollo, Selección, serán cada vez más importantes y elementos diferenciadores en el día a día, ya que son las personas (empleados) quienes marcaran un punto importante en el éxito y desarrollo de las compañías.

 Por Andrés Gómez, County Manager de SQL Software en Chile.