1

¿Qué traerá este 2012 el Cloud Computing?

Pensar que los servicios de la nube van a seguir creciendo no es un misterio. El año 2011 fue conocido como el año de la explosión del Cloud Computing o la “computación en La Nube”, como también le llaman los usuarios. Bastó que un proveedor incluyera este concepto dentro de su oferta de productos para que los medios y las empresas comenzaran a dar distintas visiones de esta nueva tecnología. Pero, ¿qué trae el 2012?

El auge de la nube es un hecho que vivieron usuarios del mundo entero y, por lo mismo, las expectativas son cada vez mayores y las miradas de los analistas de la industria se han puesto en esta nueva forma de servicio. No cabe duda que las ventajas que trae consigo la implementación de este tipo de tecnología representan un beneficio considerable para el día a día de los usuarios y el trabajo de las propias empresas. Basta con analizar el creciente aumento de la venta de tablets y de smartphones en el mercado TI, con ofertas cada vez más atractivas en materia de accesibilidad y movilidad para el consumidor final.

Ya no sólo hablamos de juegos online. La explosión de dispositivos móviles y tablets en general nos muestra el desarrollo de aplicaciones basadas en la nube enfocadas en distintos ámbitos. Ahora encontramos también herramientas tecnológicas para el control de nuestros hogares, de apoyo a sistemas financieros y también en lo audiovisual. ¿Cómo y dónde se encuentran? En todos lados, basados en tecnología cloud.

Por excelencia, los servicios cloud cuentan hoy con una ventaja significativa a la hora de competir en la preferencia de los usuarios. Conectarse a la nube permite al usuario contar siempre con un respaldo de la información, sin importar el lugar de donde se conecte ni tampoco la multiplicidad de dispositivos que anexe. La información queda almacenada en la nube a un bajo costo y en un lapso breve. El problema en nuestro país es que, a nivel de las empresas, el cloud es conocido pero no aplicado en un cien por ciento. ¿Por qué? Simple, porque aún en nuestros tiempos, siguen existiendo empresas que ven con preocupación el almacenar información en servidores que no sean propios de la compañía. Sin embargo, es un hecho que las empresas están dispuestas a seguir conociendo más sobre este tipo de tecnología como primer punto de interés.

El 2012 promete ser el año de consolidación del cloud computing y de la virtualización. ¿Cómo hacerlo real? Es común que muchas empresas se mantengan en la teoría y pocas sean las que se atrevan a innovar. De ahí que el cloud y los sistemas híbridos de almacenamiento en la nube sean una apuesta para el sector empresarial, ya que les permite acceder a la nube siempre que se requiera un soporte y cuando la propia infraestructura no lo pueda brindar.

Virtualización…socio estratégico

Hoy en día son los usuarios quienes están dando nuevos usos a la nube, siendo capaces de aprovechar al máximo cada una de sus ventajas. La demanda por una conexión más rápida y confiable es parte de los desafíos que el cloud computing deberá enfrentar este año. En el caso de las empresas, su evolución también será clave para fomentar la competitividad y como una forma de potenciar la relación de las compañías con sus clientes. Más aún si consideramos que la virtualización crece y muchas veces las personas están conectadas a Facebook o a sus correos electrónicos sin dimensionar que están navegando en la nube.

Está claro que este tipo de tecnología crece cada día a pasos agigantados, y lo cierto es que en algún punto los gerentes de informática tendrán que detenerse y pensar en cómo implementar parte del negocio de las empresas en la nube, cómo continuar con la oferta de sus servicios de TI, verificar el core del negocio, el manejo de contingencia y la seguridad de la información. Es de esperar que el 2012 sea un año de planificación, de toma de decisiones y de internalización real de la tecnología cloud.

Si de tendencias se trata, el mundo del retail se presenta hoy como una alternativa a considerar para la implementación real de este tipo de tecnologías, trayendo como beneficio directo el éxito de fechas y eventos claves como Cyber Monday o un Black Friday. Pensar simplemente que complementar su infraestructura actual con la implementación de nuevos servidores sería un nuevo error empresarial, ya que sólo la expectativa de los usuarios superó con creces la organización de ese tipo de eventos de comercio electrónico en nuestro país.

Otro de los desafíos TI para este año podría ser un avance de televisión e internet, actualmente ambos actores andan en mundos paralelos. Gran parte del entretenimiento para los usuarios hoy está almacenado en internet, ya sea a través de la descarga de música, videos, juegos en línea y redes sociales, entre otros. Es ahí donde parece ser que estamos perdiendo una gran oportunidad, algo en lo que debiésemos poner el máximo esfuerzo. Basta con analizar el crecimiento que han mostrado en este último tiempo las aplicaciones multimediales, sobrepasando muchas veces las expectativas de demanda. Si antes uno almacenaba música en cds y contactos de teléfono en una libreta, ahora todo está concentrado en un solo lugar con acceso inmediato desde cualquier lugar.

¿La muerte del disco duro?

Los discos duros fueron poco habituales en su comienzo. Ahora, dispositivos de 500 gb es casi normal entre los consumidores tradicionales de tecnología donde música, fotos y películas son parte del contenido habitual. La nube llegó rápidamente a incorporarse en los hogares de los usuarios desplazando a los mismos discos duros externos.

La pregunta entonces es, ¿pueden desaparecer en el futuro los discos duros, considerando el nivel de información que se puede almacenar con el sistema cloud? En la medida que el caudal de información que uno maneja vaya creciendo, más fácil será de administrar todo en un solo lugar. Más aún si se considera la variada oferta de dispositivos móviles que el mercado ofrece a los distintos consumidores. Después de todo, tener toda nuestra información en un repositorio único resulta más sencillo. Si a eso le sumamos un valor agregado, no sería extraño pensar que los clientes estén dispuestos a pagar un poco más por un producto de calidad y con un diferencial importante. Después de todo, la posibilidad de que falle el computador o un disco duro siempre está presente y, con ello, el riesgo de perder nuestra información.

Hoy en día todo está dado para innovar en tecnología. Los recursos tecnológicos están disponibles , hay que poner el énfasis en su implementación. En la medida que esta sea exitosa los usuarios tendrán estarán cada vez más dispuestos a ser parte de la nube. Pareciera ser que ya no quedan excusas para ello. Falta que muchos dejen que sea su propia imaginación la limitante al momento de utilizar estas tecnologías. Después de todo, a mayor nivel de conectividad, mayor avance en los sistemas y , con esto, mejor desempeño de las soluciones de TI, hoy en día fundamentales para nuestra vida cotidiana.

Muchas son las tendencias que marcan el día a día y lo cierto es que el mercado se vuelve cada vez más competitivo. Después de todo, el foco está puesto en un único usuario: el consumidor final.

Claro está que la nube evoluciona permanente, pero siempre y cuando avance su nivel de adopción entre los usuarios. Ya no sólo tenemos el desafío de innovar en dispositivos cada vez más pequeños y eficientes, sino también poder aprovechar de mejor forma este tipo de tecnologías como es el cloud, consolidando todo cada vez mejor. Ahora son los usuarios quienes deciden qué uso darle a la nube y su utilidad. Faltará entonces que las empresas sean capaces de incorporarse en esta nueva mentalidad, esperando además una mejor internalización del cloud como concepto y como herramienta. De esa forma, podremos no sólo almacenar nuevas canciones o videos, sino obtener mayor ventaja de la nube como un soporte fundamental en el día a día de los negocios.

Por Guillermo Moya, director regional de ventas de EMC para Chile, Perú y Bolivia