1

Intel podría utilizar la energía solar para hacer funcionar su hardware

Lo que empezó como un proyecto innovador y orientado a reducir el impacto climático de sus chips puede ahora convertirse en un cambio de paradigma de relevancia si Intel logra extender la tecnología de energía solar a elementos hardware como los procesadores de gráficos y las unidades de memoria.

El pasado año, el fabricante mostró un procesador de bajo consumo que se podía cargar tan sólo con la luz de una lámpara de lectura. Un llamativo experimento del que se espera que Intel comparta más detalles en la International Solid-State Circuits Conference en San Francisco.

Este procesador NTV (tecnología de bajo consumo), cuyo nombre en clave es Claremont, tiene el tamaño de un sello de correos y es capaz de mantenerse operativo a niveles extremadamente bajos de voltaje. El consumo de energía de la CPU puede bajar a tan sólo 280 milivoltios cuando funciona a 3 MHz, y hasta 1,2 voltios cuando se ejecuta en torno a 1 Ghz.

La CPU NTV está diseñada para llevar la eficiencia energética a los dispositivos de computación extrema, dijo Justin Rattner, director tecnológico de Intel, en una sesión informativa antes de la presentación en el mencionado evento. La CPU puede permanecer en los niveles de tensión de umbral cuando no está en funcionamiento, lo cual es mucho mejor que poner un PC en modo de reposo o hibernación para ahorrar batería.

“No fue nuestra intención de construir un microprocesador que funcione con energía solar”, bromeó Rattner, recordando el experimento. Pero la demostración fue una manera interesante de mostrar lo que la compañía estaba tratando de lograr con la tecnología de bajo consumo. Y es que los beneficios en cuanto a la energía son alrededor de cinco a diez veces mayores que con otras tecnologías, según los datos ofrecidos por Intel.

“El diseño ha generado una extraordinaria cantidad de interés”, afirma Rattner, quien también ha desvelado que el próximo objetivo de Intel es extender la tecnología a otros componentes clave dentro de un ordenador.

La CPU de energía solar se basa en un diseño de chips Pentium y los investigadores convirtieron el circuito lógico para funcionar a tensiones cercanas al umbral. La CPU se hizo utilizando el procesador de 32 nanómetros, que es el mismo que se ha empleado para fabricar el último chip inteligente de Intel con nombre en código Medfield. Ese chip se introducirá en los teléfonos inteligentes y las tabletas a finales de este año.

La investigación en torno a la CPU de energía solar se está llevando a cabo en los laboratorios de investigación de Intel. El fabricante de chips ha dicho que no espera que la CPU de energía solar sea comercializada próximamente, pero que los resultados de la investigación sí se implantarían en los futuros productos de Intel.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.