1

Apple y 5 editoriales podrían ser denunciadas por fijar precios de iBooks

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha advertido a Apple y cinco editoriales más sobre la posibilidad de emprender acciones legales en su contra. Las compañías implicadas podrían ser acusadas de delitos contra las normas antimonopolio por haber pactado en 2010 precios para la distribución de libros electrónicos.

El caso se remonta a los meses antes de la salida al mercado del primer iPad. Según The Wall Street Journal, el entonces CEO de Apple, Steve Jobs, se puso en contacto con cinco de las principales editoriales de Estados Unidos. Jobs propuso a las editoriales un nuevo sistema de retribución para la distribución de libros electrónicos, que la compañía tenía interés de vender ante la salida del iPad.

Hasta el momento del pacto, los editores cobraban aproximadamente la mitad del precio de venta del libro, fijado por la cadena que los distribuía. La propuesta de Apple fue que las editoriales fijasen el precio y Apple pasaría a cobrar un 30% de esa cantidad. El objetivo de este acuerdo era evitar políticas como las que había desarrollado Amazon, compañía que para atraer clientes había lanzado libros electrónicos a bajo precio, con lo que los editores obtenían el 50% de una pequeña cantidad.

La propuesta de Apple podría haber motivado que los responsables de las cinco editoriales americanas decidiesen pactar un precio determinado para los libros electrónicos y suscribir el acuerdo del pago del 30%, lo que para la justicia americana podría haber afectado a la competencia del resto del mercado. En concreto, se obligó a adoptar este sistema y estos precios a otras empresas, como Amazon, a las que se advirtió de que en caso contrario se quedarían sin editores y por tanto sin contenidos.

La Comisión Europea ya anunció en diciembre la apertura de una investigación contra Apple y otras editoriales por un caso similar. Ahora, según The Wall Street Journal, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha decidido sumarse a la causa. Según el rotativo de EEUU, las empresas implicadas han recibido una notificación del Departamento de Justicia avisando de una posible demanda en su contra.

Todo parece indicar que las compañías ya han comenzado conversaciones para buscar una solución que evite el pleito legal, pero por el momento no se ha trascendido una postura oficial por parte de los implicados.