1

Microsoft ayuda a desactivar servidores de las botnets Zeus y SpyEye

Desde Redonda han informado de una operación en la que ha colaborado y que ha terminado con la incautación de varios servidores que formaban parte de dos de las botnets más problemáticas del momento, Zeus y SpyEye. La compañía ha confirmado que en total se han retenido 39 ordenadores, que han participado en la infección de más de 13 millones de equipos en todo el mundo.

Las botnets siguen siendo un riesgo para la seguridad de toda la Red y la lucha contra este tipo de sistemas es cada vez más activa. Recientemente se ha conocido un acuerdo de los proveedores de servicios de Internet en Estados Unidos para unirse y luchar contralas botnets. Sin embargo, la compañía que más batalla presenta a las redes de ordenadores zombis sigue siendo Microsoft.

La compañía de Redmond dispone de una división específica, denominada Unidad de Crímenes Digitales, especializada en la lucha contra botnets y organizaciones de ciberdelincuentes. En varias ocasiones, esta división ha conseguido importantes operaciones contra el malware y el cibercrimen, y su último éxito se acaba de producir. Según Microsoft, su división junto a agentes de seguridad, han conseguido dar un duro golpe a las botnets Zeus y a su variante SpyEye.

Después de investigar dichas redes y de presentar una demanda el 16 de marzo, la compañía ha conseguido los permisos para actuar en contra de dichas redes. Como resultado de la operación, Microsoft ha conseguido incautar y desactivar varios servidores de dichas botnets y en total la compañía ha intervenido 39 equipos. Según los datos facilitados por Microsoft en uno de sus blog, la operación se ha llevado a cabo en las ciudades estadounidenses de Scranton y Lombard.

La operación contra estas dos botnets se considera como importante, ya que Zeus y SpyEyes han provocado 13 millones de infecciones en todo el mundo. Pese al duro golpe, estas botnets parece que no están fuera de servicio, pero la información conseguida podría suponer un paso más para conseguir ese objetivo.

Microsoft ha definido la operación como una de las más complicadas de cuantas ha emprendido y ha comentado que su objetivo ha sido golpear en puntos estratégicos a estas dos botnets para poder alterar su funcionamiento habitual. De esta forma, la compañía espera que esta acción sea un paso más para lograr terminar con ambas redes de forma total en el futuro.

El trabajo de Microsoft parece que continuará y los datos sobre la peligrosidad de estas botnets confirman la necesidad de que así sea. Según la compañía, Zeus ha conseguido ya provocar daños valorados en 500 millones de dólares y se espera que su amenaza siga creciendo por su facilidad de distribución. Según Microsoft, se distribuyen kits para el uso de Zeus en paquetes que van de 700 a 15.000 dólares, lo que facilita su uso y permite nuevas amenazas. Por ello, es fundamental conseguir acabar con este virus y las botnets que genera.