1

550 millones de personas usarán servicios de banca móvil el 2016

Un nuevo informe de Juniper Research pone de manifiesto como un creciente número de usuarios están aceptando la banca móvil en lo que viene a suponer un paso lógico pero básico para la evolución de los propietarios de smartphones a la hora de utilizar servicios transaccionales de banca.

En ese sentido, este tipo de herramientas pasarán de ser empleadas por 185 millones de personas en 2011 a alrededor de 550 millones en 2016 y con un crecimiento que incluso puede ser mucho mayor.

Un éxito que se refleja en aspectos como que uno de cada diez usuarios empleará dentro de cuatro años sus móviles para pagar facturas o realizar operaciones bancarias de toda índole. Así lo refleja este estudio, denominado “Mobile Banking for Developed & Developing Markets”, en el que se resalta como la banca móvil está ganando fuerza en los últimos tiempos, gracias a la explotación de funcionalidades avanzadas como los servicios MBPP (Mobile Bill Presentment and Payment) y la simplificación de las interfaces de usuario, cada vez más intuitivas y fáciles de utilizar por parte del consumidor medio.

Además, estos usuarios que realizan pagos de facturas por el móvil comenzarán a utilizar cada vez más y más servicios de banca desde el terminal, en tanto que estarán más acostumbrados a este tipo de operaciones y a su funcionamiento. Así, el estudio afirma que aproximadamente el 80% de todos los clientes de banca móvil pagarán sus facturas desde el smartphone en 2016.

Principal Enemigo: El Malware

Pero el mercado de banca móvil se sigue enfrentando a grandes reticencias por parte de muchos usuarios y todas ellas tienen que ver con la potencial falta de seguridad y las amenazas del malware en dispositivos móviles.

En ese sentido, el estudio reconoce que tanto el Spyware como el malware suponen un freno en la adopción de esta tecnología, especialmente entre los grupos demográficos de mayor edad y más propensos a caer en miedos más o menos justificados. Juniper Research señala que esta situación no se superará hasta que los clientes “se convezcan de que la seguridad de los dispositivos móviles es exactamente igual de buena que la de los entornos online tradicionales, sino incluso mejor”.