1

Samsung Galaxy S III: Primera impresión de esta maravilla de smartphone

El nuevo smartphone Galaxy S III acaba de ser lanzado hace la semana pasada en Londres, y logramos ponerle las manos encima en el show CTIA 2012.

Yo sólo pude darle un breve vistazo al nuevo Samsung, pero he encontrado muchas cosas que me gustan de él – y sólo unas pocas que no me gustaron tanto. Tenga en cuenta que esta no es la versión de EE.UU. la cuál no se estrenará hasta el verano.

Samsung ha hecho un buen trabajo con el diseño del Galaxy S III. Es delgado y liviano con un cuerpo ligeramente curvado. La pantalla de 4,8 pulgadas tiene un bisel muy pequeño alrededor de ella, lo que brinda más pantalla, pero sin hacer que el teléfono se sienta gigantesco.

Viene en dos colores, blanco y “piedra”. El teléfono blanco se ve bien, pero el color “piedra”, que es una especie de gris azulado, es mucho más atractivo en mi opinión. Tiene una apariencia llamativa como de “cepillado” en la parte posterior. El Galaxy S III se siente muy parecido a su predecesor Galaxy S II: Ligero, pero una sensación un poco plástica en los lados. No tiene esa sensación duradera y sólida del HTC One S o One X.

El botón de inicio del Galaxy S III

Si no eres un fan de el botón de inicio de hardware en el Galaxy S III, no te preocupes: las versiones de Estados Unidos probablemente tendrán el estándar de tres botones táctiles capacitivo para la navegación (atrás, inicio y aplicaciones recientes).

Quad-Core

El delgado Samsung Galaxy S III, en su versión mundial está impulsado por el procesador Quadcore Samsung Exynos 4 de 1.4GHz. Tengo la sospecha, sin embargo, que este procesador quad-core no es compatible con las redes LTE de los Estados Unidos. Si esto es cierto, podríamos ver un procesador diferente en los teléfonos S III en los Estados Unidos. A pesar de mi insistencia, Samsung no quiso hacer comentarios sobre qué tipo de procesador van a tener las versiones de Estados Unidos del teléfono.

El teléfono se sentía rápido, al igual que la interfaz de usuario y al navegar por la Web. Las aplicaciones fueron sensibles, y mostró sin problemas vídeos en YouTube.

Como se puede recordar, Samsung tiene algo de mercadeo extraño alrededor del Galaxy S III alegando que “sigue todos tus movimientos.” ¿Espeluznante? Tal vez, pero una de las características es la capacidad de rastrear los ojos del usuario a través de la cámara del frente del teléfono.

Cuando tienes el teléfono en frente tuyo, la pantalla permanecerá encendida y no se bloqueará después de unos segundos. Si tira el teléfono lejos (o se queda dormido al jugar Angry Birds), la pantalla se apagará. La característica funcionó muy bien cuando lo probé.

¿El primo de Siri?

El Galaxy S III también tiene una característica al estilo de Apple Siri, llamada S Voice. La aplicación basada en Vlingo, es activada por voz y funciona de manera bastante similar a Siri, y se puede utilizar para buscar respuestas (también a través de Wolphram Alpha), programar citas, llamar a alguien y mucho más.

Usted puede hacer otras cosas que Siri no puede, como decir “Pausa” para apagar la alarma o programar su cámara para tomar una imagen de forma automática cada vez que se dice “queso”. S Voice pasó un momento difícil al intentar entenderme, pero para ser justos, nunca he tenido mucha suerte con Siri tampoco.

Otra característica a la que no soy demasiado aficionado es el teclado en pantalla. Yo no era realmente un fan del teclado de la Galaxy S II, y parece que el de éste no ha cambiado demasiado respecto al de su predecesor. Las teclas son demasiado estrechas y pequeñas, y he hecho un montón de errores al escribir un mensaje.

La iluminación de la sala de reuniones Samsung no era tan grande, así que no tuvimos oportunidad de probar adecuadamente la cámara. A pesar de la luz amarillenta, tenue, sin embargo, mis fotos se ven bastante nitidas.

Estoy curioso por ver cuales serán las características de los teléfonos que ofreceran las empresas de telecomunicaciones en EE.UU. y como se diferenciarán de los mostrados en el CTIA 2012. ¡Este verano debería llegar antes!

Ginny Mies