1

Dell lanza un prototipo de servidor basado en ARM para cloud computing

Dell se las trae y ha anunciado un nuevo prototipo de servidor de baja potencia que emplea procesadores ARM. El público potencial cuando este tipo de equipos se comercialicen serán algunas de las mayores compañías web, algo que quizá no les guste a Intel.

El servidor, con nombre código Copper, es el primero del fabricante que se basa en chips de ARM y, aunque no los comercializará, pretende instalar algunos de ellos en localizaciones concretas de clientes que hacen girar su negocio en torno a la arquitectura ARM, procesadores que están presentes en la mayoría de los smartphones y tablets actuales.

Algunas de las mayores compañías Web, incluidas Facebook y Google, adquieren grandes cantidades de servidores para impulsar su rendimiento mientras reducen costos. Sin embargo, como las compañías pretenden reducir los costos de sus data center, también hay un creciente interés en procesadores de baja potencia ARM que puedan alojarse en servidores. Los servidores que actualmente comercializa Dell están basados en chips x86 de Intel y AMD, que también son los más extendidos en los grandes centros de datos.

“Los procesadores ARM son más lentos que sus contrincantes x86, pero su eficacia en potencia, densidad y precio están atrayendo a muchos clientes”, asegura Forrest Norrod, vicepresidente y director general de plataformas servidor en Dell. Muchos están interesados en la posibilidad de reducir costos empaquetando juntos un buen número de servidores ARM para procesar rápidamente las demandas de los medios sociales y los motores de búsqueda, por ejemplo.

“Creemos que ARM es una tecnología potencialmente relevante para muchos emplazamientos de clientes clave”, asegura Norrod. “Nuestros clientes se están preguntando lo mismo y nos piden ayuda para analizarlo”.

Otros fabricantes, como HP o Nvidia, también tienen planes de fabricar servidores basados en chips de ARM y la propia Intel ha tomado la delantera con el reciente anuncio de sus procesadores de baja potencia Xeon E3 dirigidos a proyectos de cloud computing.

Según los expertos, ARM es una buena opción para tareas que no requieran muchos cálculos complejos pero que necesitan repetirse de forma recurrente, asegura Jim McGregor, presidente de Tirias Research. Además de proceso Web transaccionales, los chips ARM pueden realizar tareas simples de seguridad, aunque no son indicados para tareas muy pesadas, como soportar bases de datos.