1

Diez elementos para crear nubes privadas

Una de las partes más difíciles sobre la implementación de una estrategia de nube no es la elección de la tecnología subyacente para el despliegue de energía; sino tener los procesos adecuados para administrar una migración efectiva hacia la nube, señala Thomas Bittman, analista de Gartner.

“Mientras las tecnologías de nube sigan madurando, es uno de los retos más fáciles de resolver”, añade Bittman durante un seminario patrocinado por Gartner en el que se discutía cómo construir nubes privadas.

La aceptación de la nube puede ser un cambio radical en la forma en que se prestan los servicios de TI a la empresa, trayendo consigo beneficios en la agilidad de las aplicaciones y al hacer que TI se adapte a las necesidades de la empresa. Pero llegar a ese punto óptimo no tiene que ver más con la forma en que se utilizará la tecnología de virtualización, o qué proveedor de nube pública será contratado. Se trata de tener los procesos correctos para ejecutar la estrategia de manera eficaz, indica Bittman.

Las nubes privadas son el primer paso que muchas organizaciones tomarán en su estrategia de cloud computing. Es de vital importancia, agrega Bittman, que TI considere por qué la nube está siendo adoptada antes de ejecutar la estrategia. Por lo general, las nubes privadas se utilizan para entregar la virtualización de servidores de forma automática, lo que le da a las empresas el beneficio de un hardware más eficiente, la provisión automática de los recursos, todo ello con la seguridad de que el sistema está en las instalaciones de la empresa con funciones de seguridad nativas adecuadas. Sin embargo, todavía tiene que haber una razón para que el negocio invierta en una nube privada, y para determinar que el equipo de TI tiene que trabajar con las unidades de negocio para determinar qué problemas enfrentan y cómo las TI pueden ser utilizadas para resolverlos.

Una vez que una razón para usar la nube privada se ha justificado, el siguiente paso es la construcción de la infraestructura en la nube. Y para eso, Bittman tiene diez elementos para hacer que la computación en la nube privada tenga éxito.

1. Liderazgo. Implementar una estrategia de nube requiere tener a alguien que entienda las necesidades de la empresa y del departamento de TI. El trabajo del departamento de TI es servir a la empresa, por lo que debe entender las necesidades del negocio y crear soluciones que aborden la preocupación de la empresa. También tiene que ser comprado en los niveles más altos de liderazgo de una organización para adoptar una estrategia de nube, dice Bittman.

2. Defina sus servicios por adelantado. Un elemento crucial para la implementación de una estrategia de nube es la comprensión de los servicios que ofrece la empresa de manera que TI pueda crear estrategias para resolver esos problemas. La clave para hacerlo es entender los servicios que se ofrecen. Pero Bittman señala que no todo está optimizado para la nube: las nubes privadas son generalmente lo mejor para las necesidades del negocio que son de naturaleza dinámica. “La nube no es para el sistema ERP que va a instalar cada diez años, es para lo que viene una vez o varias veces a la semana”, añade.

3. Evalúe las alternativas. Bittman recomienda buscar la solución que va a crear un auténtico valor agregado para su negocio. En muchos casos, puede llegar a estar en el nivel de plataforma como servicio, señala, donde las aplicaciones se adaptan a las necesidades de la empresa aprovechando las ventajas de un entorno de nube. “No vamos a diferenciar a su empresa mediante el uso de SaaS o IaaS”, agrega Bittman, porque con el tiempo casi todas las empresas van a utilizar algunos de esos servicios. “Se diferencian mediante el uso de nuevas aplicaciones que se escriben específicamente para sus necesidades que son de escala dinámica”.

4. Cree indicadores. Una implementación de nube exitosa tiene que ver con la optimización de una práctica de negocio de manera que se esté haciendo de una manera más eficiente que antes. ¿Cómo se hace eso? Los indicadores permiten la evaluación cuantitativa de una estrategia. Si bien el costo es un indicador natural para medir, la satisfacción del cliente y la velocidad de entrega son otras medidas que pueden ser utilizadas. El indicador más importante, señala Bittman, es el que es más crítico para la unidad de negocio.

5. Construya un modelo de negocio para el uso de la nube. Es de vital importancia que TI determine donde la empresa tiene los mayores cuellos de botella que se podrían beneficiar con la nube. Una vez que está decidido, comience de a pocos y crezca con su despliegue en la nube. Por lo general eso significa funciones automáticas de virtualización para crear una nube privada, o el uso de una nube pública para el desarrollo y pruebas.

6. Desarrolle un plan de la gente. Un despliegue de nube, en muchos casos, cambia los roles de los trabajadores informáticos, señala Bittman. Los arquitectos de nube y especialistas en la orquestación son necesarios para construir y administrar una nube privada y los administradores de servicios son necesarios para asegurarse de que la nube está entregando lo que se necesita. Mientras tanto, mantener los roles tradicionales de TI o la infraestructura no será tan necesario a medida que se creen nuevas funciones.

7. Tenga un plan de administración. Bittman señala que el futuro de las TI es un mundo híbrido donde se utilizarán una variedad de servicios: la nube privada se combinará con las nubes públicas para crear una nube híbrida, mientras que la infraestructura tradicional seguirá siendo utilizada en el sitio para ciertas aplicaciones. TI debería ser el agente de esos servicios para la unidad de negocio, que entrega el servicio basado en el caso de uso comercial y la oferta de servicios.

8. Tenga la tecnología adecuada en el lugar. Si bien los procesos de negocio son fundamentales, la tecnología no puede ser ignorada. Los fundamentos de la tecnología incluyen el plan de administración de acceso -lo que significa quién tiene acceso a qué servicios- y un gobernador de servicios que administrará los recursos que se entregan a través de la nube. Hay una variedad de proveedores que ayudarán a las empresas y a las PyMEs para que administren su despliegue en la nube. Estos van desde los proveedores de extremo a extremo – como HP, IBM, BMC y CA Technologies-, a los proveedores que se centran en la capa de virtualización y ofrecen servicios de aplicaciones sobre ella.

9. Cuidado con los procesos. Las empresas necesitan evolucionar, y TI tiene que ser capaz de cambiar con ellas. “A medida que construye nubes privadas, mire hacia lo que se viene”, señala Bittman. El futuro de la nube, agrega, es un modelo híbrido que utiliza recursos de nubes públicas y privadas.

10. Comience con algo pequeño, piense en grande. “Es intimidante, así que tenga cuidado de cómo implementar la nube”, señala Bittman. Aprenda por la experimentación, supervise el uso y la retroalimentación, identifique las necesidades dentro de la empresa y construya soluciones de TI para resolverlas específicamente. “No se puede diseñar todo a la perfección desde el principio, por lo que debe empezar con algo pequeño y continuar desde allí”, finaliza Bittman.

Brandon Butler, CIO EE.UU.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.