1

Las bajas ventas de iPhones originan una acumulación de inventario nunca antes vista

Seis meses después de perder el liderazgo del mercado de smartphones, Samsung vuelve a ponerse por delante de Apple, cuyo descenso de ventas ha pillado por sorpresa al canal. IHS iSuppli calcula que unos 3 millones de iPhones quedaron sin venderse.

Los últimos datos sobre el mercado mundial de smartphones no dejan lugar a dudas, y sitúan de nuevo a Samsung por delante de Apple. Así lo indica un estudio de IHS iSuppli, que apunta a que las ventas de smartphones Samsung alcanzaron los 36 millones de unidades en el segundo trimestre, lo que representa una subida del 5 por ciento con respecto a los 34 millones suministrados el trimestre anterior.Mientras tanto, Apple sufrió un descenso en ventas de nada menos que del 26 por ciento, con 26 millones de iPhones vendidos frente a los 35 millones del primer trimestre.

IHS iSuppli achaca la subida de Samsung al fuerte crecimiento de ventas de smartphones de gama alta. En lo que respecta a la caída de ventas de Apple, la consultora culpa a las variables macroeconómicas, así como a la creciente competencia procedente de los nuevas ofertas de smartphones y al aplazamiento de la compra de iPhones por parte de los consumidores, que prefieren esperar a la disponibilidad del iPhone 5. Todo ello ha redundado en una acumulación de inventario en el canal, resultado de unas ventas de iPhones más bajas de lo esperado.

“Al finalizar el primer trimestre, la proporción entre oferta y demanda del iPhone estaba en equilibrio”, señala Wayne Lam, analista senior de comunicaciones inalámbricas de IHS. “Sin embargo, a finales del segundo trimestre, alrededor de 3 millones de iPhones que no fueron vendidos a los consumidores se acumularon en el canal de ventas. Esto ha contribuido aún más a la desaceleración de las ventas de Apple durante el trimestre”.

Wayne Lam recuerda que Apple vivió una situación parecida en el tercer trimestre del año pasado, en el que la disminución de la demanda se debió a que los consumidores esperaban el lanzamiento del iPhone 4S. “Apple debería así registrar un repunte en las ventas con la introducción su nuevo iPhone”, señala Lam.