1

RIESGOS PARA LA COMPETITIVIDAD GLOBAL DEBIDO AL BAJO NIVEL DE DOMINIO DEL INGLÉS COMERCIAL

EF Education First acaba de anunciar hoy los resultados de un estudio global que desvela que las competencias en el uso del idioma inglés de la población activa de cada país son inferiores a las de la población del país en general. Esto supone una tendencia inquietante para la competitividad global.

EF Education First (EF), la mayor empresa privada de formación del planeta, ha publicado hoy los resultados del EF English Proficiency Index (Índice de Nivel de Inglés de EF) para empresas, también conocido como EPIc, un estudio global que comprende a casi 115.000 empleados y 1,7 millones de personas mayores de edad. El estudio sorprende al desvelar que, en 2/3 de los 24 países evaluados, la población activa del país presenta menores competencias en el idioma inglés que la población adulta en general. En ocasiones, incluso por una notable diferencia. Los países con las mayores diferencias fueron Dinamarca, República Checa, Japón y Rusia.

¿Por qué razón las competencias en el idioma inglés de la población activa son inferiores a las de la población adulta en general? Una posible explicación es que los adultos empleados a tiempo completo suelen estar demasiado ocupados como para recibir formación fuera de la jornada laboral. Otra explicación más preocupante es que, tal vez, los empleados se han vuelto cómodos en sus puestos actuales y no sienten la necesidad de mejorar sus competencias. Por ese motivo, lo más probable es que, si no existen programas de formación para empresas, no traten de mejorar su nivel de inglés por decisión propia. Andy Bailey, director general de marketing de EF Corporate Language Learning Solutions, realizó los siguientes comentarios sobre los resultados del informe: “Las conclusiones del EPIc de EF constituyen un motivo indudable de preocupación para los líderes empresariales de todo el mundo, puesto que una plantilla con dominio del inglés resulta fundamental para conseguir el éxito empresarial internacional. Al fin y al cabo, el inglés es la lengua franca de los negocios transfronterizos”. “Actualmente, dado el complejo entorno empresarial que existe en cualquier esquina del planeta y la competitividad cada vez mayor por ganar cuotas en los mercados extranjeros, es absolutamente fundamental que los líderes empresariales sean capaces de asegurarse que sus empleados dispongan de las competencias idiomáticas y de comunicación necesarias para estar un paso por delante”, continuó.

El EPIc de EF destaca también las significativas diferencias que se pueden apreciar en función del rango del empleado en la empresa. En muchos países, el informe muestra la tendencia de que los mandos intermedios saben mejor inglés que los mandos directivos y que sus subordinados. “Las discrepancias en los niveles de inglés entre diferentes niveles jerárquicos pueden tener un efecto catastrófico, sobre todo en organizaciones y sectores basados en el conocimiento”, prosiguió Bailey. “Sin unas competencias adecuadas de comunicación en inglés, resulta prácticamente imposible compartir conocimientos y pasarlos a otras personas de una manera efectiva, ya sea a tus compañeros de trabajo, a tus superiores o subordinados, y eso afecta directamente al valor y la competitividad de una empresa”.

El índice también puso de manifiesto que el dominio del inglés está sujeto a variaciones considerables en función del sector; los sectores de viajes y turismo se hallan por encima del resto, mientras que el sector comercial y de funcionarios languidece en la parte baja de la escala. Sin embargo, a pesar de que el sector de viajes y turismo presenta, en esencia, una vocación internacional, el nivel promedio de inglés fue únicamente “Intermedio”. Y a pesar de que la necesidad de que el sector público tenga un buen conocimiento de inglés puede no resultar obvia al principio, la competencia cada vez mayor con el sector privado, el interés por lograr una nivel óptimo de eficacia y de intercambio de buenas prácticas a nivel interno y más allá de las fronteras, junto a la intención política de mejorar la competitividad económica, hacen que tener un buen nivel de inglés sea un requisito de gran importancia.

Para terminar, Bailey añadió: “El EPIc de EF ha demostrado claramente que el nivel de dominio de inglés de la población activa no es lo bastante bueno. Los líderes empresariales del planeta deben hacer todo lo posible para invertir esta tendencia dado que, si ésta no se corrige, tendrá graves consecuencias para la eficiencia internacional de las empresas y la competitividad global de las mismas en el panorama mundial”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.