1

Rock and Code crea herramienta que ayudará a emprendedores a consolidar su negocio

Este nuevo concepto creado por esta empresa chilena está enfocado en nuevas empresas con necesidad de desarrollar proyectos de software en el país austral, y no se descarta su internacionalización en la región.

La empresa tecnológica Rock and Code acaba de lanzar un novedoso concepto denominado Reverse Crowdfunding, alternativa que no existe en otra parte del mundo y que busca financiar proyectos de desarrollo en una mecánica de costos altamente eficiente.

Con una lógica inversa a la utilizada por el crowdfunding –donde una serie de personas aportan ideas y/o dinero a un emprendimiento­­–, el Reverse Crowdfunding está orientado a agrupaciones de personas y/o empresas que tengan la necesidad de desarrollar -individualmente- proyectos de software, que no requieran exclusividad de diseño y que busquen alta calidad a precios más bajos.

Cristián Santana, CEO y fundador de Rock and Code lo considera una ayuda de un emprendedor a otro. “Es una muy buena manera para que las empresas con menos recursos y que están empezando puedan acceder a un portal web de alto valor agregado, por un menor precio”, aclara. La mecánica se divide en 4 partes: clasificación de proyectos, desarrollo conjunto, personalización y retorno de inversión.

En la clasificación de proyectos, se presentan las distintas ideas a Rock and Code. Con esto la empresa puede evaluarlos y subdividir cada proyecto en un conjunto de módulos y funcionalidades. Una vez realizada esta subdivisión, agrupan los proyectos que tengan la mayor cantidad de módulos y funcionalidades en común, y de esta clasificación nacen grupos de proyectos.

Una vez creados los grupos viene el desarrollo conjunto, donde se evalúan, cotizan y desarrollan aquellos módulos y funcionalidades que son comunes a todos los miembros del grupo. Aquí será todo el grupo el que financiará, en partes iguales, dicho desarrollo.

“De esta forma, el costo de esta primera etapa será financiado entre todos, recibiendo así un menor impacto individual que la comparación de haber encargado solos el desarrollo del proyecto”, explica Santana.

Luego de haber desarrollado el proyecto, viendo los módulos y funcionalidades comunes a todos los grupos, se procede a la etapa de personalización, donde se clona el proyecto para cada miembro del grupo. Después se efectúa el desarrollo de los módulos y funcionalidades que son únicos y con un costo no estandarizado –pues dependerá del grado de personalización requerido por cada proyecto– que será pagado de manera individual.

La última etapa es el retorno de la inversión. Esta fase se dará sólo si nuevos actores requieren el software ya desarrollado, por lo que estos, deberán actuar como cofinanciadores de la plataforma, retornando los dineros a los inversionistas originales.

“Dichos ingresos serán informados a los miembros originales del grupo y, ya que no representa ningún costo para nosotros –pues el proyecto “base” ya está desarrollado-, podrán contar con estos ingresos en forma de dinero, o bien, en forma de más funcionalidades para sus propios proyectos. Consiguiendo que el costo original cancelado vaya disminuyendo”, concluye el CEO de Rock and Code.