1

Gartner pone en duda las acusaciones de fraude realizadas por HP hacia Autonomy

Las consultoras Gartner y Deloitte han salido en defensa de Autonomy, en relación a las alegaciones de fraude contable interpuestas por HP ante la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC) y la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido (SFO).

HP anunció hace unos días unas pérdidas de 12.700 millones de dólares en su ejercicio fiscal 2012, debido en parte a un cargo imprevisto de 8.800 millones por la compra de Autonomy (adquirida en 2011 por 11.500 millones de dólares), a cuya anterior dirección ha acusado de irregularidades contables. En este sentido, la compañía ha asegurado, a través de su CEO, Meg Whitman, que determinados miembros de la dirección de Autonomy intentaron engañar a los accionistas de esa empresa y a potenciales compradores.

Whitman ha apuntado también a la empresa auditora Deloitte, quien analizó las cuentas de Autonomy de cara a la compra, y ha reconocido estar decepcionados con la operación, ya que ahora creen que pagaron más de 5.000 millones de dólares de más. Por todo ello, la compañía ha expuesto estos aspectos y enviado la documentación a la Comisión del Mercado de Valores de EEUU y a la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido.

El CEO y fundador de Autonomy, Mike Lynch, ha negado completamente estas acusaciones y ha echado la culpa a HP y a los auditores implicados en la adquisición.

Por su parte, Martin Reynolds, vicepresidente ejecutivo de Gartner, ha asegurado que en todo caso cualquier irregularidad contable de Autonomy sería moderada, no inmensa (125 millones de libras, no 5.500 millones). Y ha añadido que “no falta dinero, no ha habido pagos secretos, fuera de los libros de cuentas, ni ninguna cosa que se define normalmente como irregularidad contable”. “En este sentido, se trata de cómo se reportaba el dinero, más que cómo se extraviaba”.

Las acusaciones de HP se centran en la forma errónea de clasificar los ingresos y los gastos, lo que podría haber hecho que Autonomy pareciera más valiosa de lo que era antes de la adquisición. Deloitte, que fue la auditora de Autonomy justo en el momento de la compra por HP, ha dicho por su parte que “niega categóricamente que tuviera cualquier conocimiento de cualquier falta o incorrección contable en los reportes financieros de Autonomy”.

Un portavoz de Deloitte ha asegurado: “Llevamos a cabo nuestro trabajo de auditoría cumpliendo en su totalidad con la regulación y con los estándares profesionales”. Dicho portavoz ha añadido que cooperarán con las autoridades relevantes y con cualquier investigación relacionada con estas alegaciones”.

Finalmente, Leslie Owens, de Forrester, que investiga software de análisis de datos, ha asegurado al New York Times que el problema de HP con Autonomy no son las cuentas sino la tecnología, que asegura que está en situación de inferioridad respecto a la que tienen otros jugadores en el mercado. “HP pensaba que se trataba de una plataforma enteramente nueva, pero los clients de Autonomy que no era tan Buena como el product de búsqueda corporativo que tiene Google”.