1

Dell se dispara en la bolsa por los rumores de su posible venta

Michael Dell, fundador y CEO.
Michael Dell, fundador y CEO.

La publicación de los rumores sobre conversaciones de Dell con inversores privados, ha disparado el precio de la acción de la compañía, que ha subido en la Bolsa norteamericana un 21 por ciento en dos sesiones.

Tal y como publicó Bloomberg el pasado lunes, al igual que con posterioridad hizo The Wall Street Journal, Dell podría estar en negociaciones con inversores privados para vender acciones de la compañía. Tras esto, y pese a que un portavoz de la firma, David Frink, indicaba que “la compañía no comenta rumore o especulaciones”, el precio de la acción se ha incrementado un 21 por ciento en dos sesiones (con el dato de cierre de ayer, 13,17 dólares, si bien a lo largo de la sesión hubo picos de subida cercanos al 23 por ciento).

A la vista de esta evolución, parece que los inversores respaldan esta posibilidad, que podría ayudar en la estrategia de Dell a largo plazo, reduciendo la presión que sufren las compañías que cotizan en Wall Street. Sin embargo, esta decisión no elimina los retos a los que tiene que hacer frente Dell para minimizar el impacto que tiene sobre la compañía el bajo margen del negocio de PC, según estiman algunos analistas.

En lo que no se ponen de acuerdo los analistas es si el tamaño de la compañía puede ser un problema para que la entrada de capital privado ayude en la transición que quiere llevar a cabo la compañía, desde un negocio muy cercano al mercado PC hacia una posición de proveedor de infraestructura TI. Como tampoco en si este paso allanará el camino de esta evolución o si, por el contrario, incrementará la presión de los resultados trimestrales acortando los plazos que debería seguir la firma de cara a futuro.

En los últimos años Dell ha ido evolucionando su oferta desde PC de bajo margen hacia productos más orientados a la empresa, incrementando de esa forma sus ratios de rentabilidad. Asimismo, la compañía ha ido realizando adquisiciones de firmas con el objetivo de complementar el catálogo de productos a fin de convertirse en un proveedor de soluciones globales más allá del PC, componiendo una nueva oferta en servicios, software, redes, almacenamiento y productos en el área de los servidores.

Para los analistas, la clave del éxito de este movimiento está en que Dell y los posibles inversores privados estén de acuerdo en mantener esta línea de evolución estratégica a largo plazo, más allá de los resultados de cada trimestre. Y es que las firmas de análisis son conscientes de que pese a que el negocio PC es muy llamativo para los clientes, no es un negocio tan productivo para los márgenes de las compañías, aunque este movimiento puede ayudar a Dell a librarse de la escasa paciencia que los inversores de Wall Street suelen mostrar con estrategias a largo plazo. Con ello, la compañía podría tener respaldo para proseguir con una evolución que algunos analistas estiman que podría llevarle hasta cinco años.