1

Economía sustentable… más que el amor por lo verde

xerox_UgarteDiferentes estudios hablan de cómo el planeta se deteriora rápidamente y cómo dentro de algunos años la vida en él se volverá muy compleja. Hace poco, la Unión Europea dio a conocer una investigación según la cual en 2050 la población mundial se verá expuesta a un deterioro de la calidad del aire si no se modifican las prácticas actuales. Lo mismo sucede con el agua, que se agota rápidamente.

En este contexto, para la mayoría de las empresas, el concepto “sustentabilidad” ha cobrado una importancia impensada hace algunas décadas. Y no es sólo un concepto ambiental, que se aplica a la gente que piensa en conservar la ecología. El término en sí se define desde la perspectiva socioeconómica, donde lo que se busca es equilibrar el bienestar económico con el social y el ecológico. Y es por eso que afecta completamente a cómo las empresas y la sociedad en su totalidad enfrentan este nuevo escenario.

Porque ya no basta con crear productos atractivos y ser rentable. Ahora es necesario también ser sustentable, y por un sin fin de razones.

No es sólo un asunto de imagen. Es un compromiso profundo que deben asumir las diferentes empresas e industrias para procurar su propia continuidad. Es parte de ir adaptándose a los tiempos, y entender que esto es más que un concepto de moda; el que no lo entiende, probablemente no será capaz de sobrevivir, de la misma forma que si alguien no entendiera que la gente hoy busca movilidad y que Internet es un elemento básico en cualquier negocio.

No es casualidad que las empresas líderes se hayan adaptado a nuevos estándares sustentables y amigables con el medio ambiente, no sólo en sus procesos productivos o en el diseño de sus productos, sino a través de una filosofía de cómo hacer negocios. En algunos casos por obligación, debido a diferentes normas que rigen, por ejemplo las emisiones, como es el caso de la industria aérea. Pero en la gran mayoría de los casos, se detecta una convicción de que ser sustentable es el siguiente paso que hay que tomar y que, de todas maneras, genera réditos para las marcas.

Un estudio desarrollado por el Carbon Disclosure Project, recogió las respuestas de 33 empresas líderes en América Latina, concluyendo que el 78% de las grandes firmas de la región ha implementado políticas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Ser sustentable es sinónimo de ser eficiente. Y un producto eficiente, por supuesto, es valorado por los consumidores, quienes también están cada día más preocupados del tema, encontrando aliados en aquellas empresas que les dan herramientas para tener una huella de carbono menor.

Por ejemplo, algunas empresas han innovado en productos, como impresoras o multifuncionales por ejemplo, cuyos suministros generan un 90% menos de desperdicios de insumos que otros similares, con el ahorro de hasta un 10% menos de energía en su ciclo de vida; además de funciones de ahorro de papel y otras que siguen la misma línea.

Pero no es un hecho aislado, sino la manifestación de cómo las empresas han adoptado el concepto poniéndolo a disposición de la sociedad. Muchas de ellas han aplicado políticas como disminuir el uso de energía en instalaciones, inversión en el diseño de productos que conservan la energía, reducen las emisiones de GEI y con una vida útil más larga.

Es una mirada a largo plazo y una inversión, al final de cuentas, que integra los diferentes aspectos en los que cualquier compañía se mueve, preocupada por su entorno, por su economía y también por el cuidado del medioambiente.

Por Juan Carlos Ugarte, Director de Marketing y Tecnología de Xerox Chile.