1

Virtualización: ¿qué elegir y por dónde empezar?

Damián Kalinis, Virtualization Presales Specialist de Softline Argentina
Damián Kalnins, Virtualization Presales Specialist de Softline Argentina

La virtualización es una de las soluciones a los problemas de continuidad más utilizadas en el mercado en los últimos años.

Algunas de las frases con las que nos encontramos a la hora de emprender el camino de la migración de la infraestructura física hacia un entorno virtual son: “Sigamos con todo físico”, “no le tengo confianza”, “¿cuánto va a costar?”, “¿qué es virtualización?”.

Por eso, a continuación explicaremos algunas de las cuestiones básicas a tener en cuenta antes de tomar la decisión.

Cuando la cultura de la compañía es netamente física existe miedo al cambio, en estos casos la desinformación es una de las principales barreras a superar. Por eso es clave que quienes estén involucrados en el proceso de migración, tengan una idea de la situación actual del entorno físico y de los beneficios que se lograrán una vez que el mismo sea virtualizado.

Es importante tener en cuenta que los primeros pasos requieren de tiempo, compromiso y capacitación. La inversión que implica la migración nunca será mayor al beneficio de adoptar esta tecnología. Esto queda demostrado en las tendencias del mercado hacia la adopción de la virtualización para: la optimización de los recursos, la reducción de costos y la garantía de continuidad del negocio. El primer paso es siempre el más difícil, pero el camino a recorrer se hace más fácil cuando tenemos control de nuestros recursos.

También es necesario considerar que una infraestructura que no garantice un alto nivel de servicio impacta negativamente en el negocio al generar pérdidas, insatisfacción de los usuarios y al obligar a los profesionales de sistemas a atender problemas en forma reactiva. Este impacto se genera a partir de paradas programadas de mantenimiento o caídas imprevistas, cuyo tiempo de recuperación podría mejorar significativamente mediante cambios de infraestructura. A su vez, las soluciones reactivas a los problemas de continuidad de negocio generan:

  • Sobredimensionamiento de los equipos, al no disponer de tiempo de análisis de los requerimientos de la inversión.
  • Obsolescencia de los equipos al diferenciarse los modelos que se van adquiriendo con el tiempo.

Beneficios de la Virtualización

Algunos de los beneficios que implica migrar del entorno físico al virtual son:

  • Optimización de la inversión.
  • Mayor performance de la infraestructura de operaciones.
  • Reducción de cantidad de servidores físicos, lo cual disminuye:

–    Espacio requerido para el datacenter.

–    Costos internos de administración.

–    Costos de soporte abonados a los proveedores de dichos equipos.

  • Administración centralizada del datacenter.
  • Reducción de costos en la creación de ambientes de prueba (lo que requiere tiempo, esfuerzo y dinero).
  • Conocimiento del espacio y los recursos disponibles para sumar máquinas virtuales.

Primeros pasos

Por lo tanto, una vez que se toma la decisión, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones, a continuación se detallan comparaciones de equipamiento para un ambiente virtualizado inicial:

  • Servidores Rackeables o Blades: dos estándares de mercado.

 

Rackeables

PROS. Menor costo de   adquisición, aunque a medida que la infraestructura crece, los costos suben   debido a mayores requerimientos de energía, conectividad, espacio, etc. CONTRAS. Administración más compleja.. Mayor utilización de cableado.

. Tiempos de Deployment elevados.

. Ocupan mayor espacio en rack.

. Mayor utilización   de energía.

Blades

PROS. Mejor administración.. Conectividad unificada.

. Menor tiempo de deployment para   hojas adicionales.

. Menor espacio en rack.

. Mayor ahorro de   energía.

CONTRAS. Costo de inversión inicial mayor, aunque   a medida que crece la infraestructura, la adquisición de más equipos optimiza   los costos futuros.. El Deployment   inicial lleva mayor tiempo debido a la configuración de conectividad.

 

  • Storage: iSCSI o SAS.

 

iSCSI

PROS. Soporta un   número mayor de servidores que pueden estar conectados a   través de iSCSI.. La distancia entre   servidores y almacenamiento sólo está limitada   por   la   longitud máxima de la red Ethernet.

.   Sobre tecnología Ethernet, se puede pasar de una red de Gbit a una red   de 10 Gbit. La red de 10Gb puede alcanzar niveles   de rendimiento   igual   o   mejor   que el   SAS, sin   embargo, el   costo   de   la   migración de la   infraestructura   de la red   total   de   10   GB   será   costoso, además de significar gastos elevados en la adquisición de   dispositivos que sean capaces de operar con este tipo de conexión.

CONTRAS. Menor   performance ..La falla de   uno de los switches impactaría significativamente en la performance de   toda la infraestructura.

. Por   defecto   la capacidad de conectividad iSCSI en casi   todos los storage es sólo 1Gb.   Un upgrade a 10Gb significa un elevado costo adicional.

.   Si la red   Ethernet   que se utiliza   para   conectar el   storage   con  el   servidor   es   la   misma   que se utiliza   para   conectar   los   servidores,   hay   problemas   potenciales   de rendimiento, en particular las redes de 1Gb, donde el   ancho de banda   real disponible es   menor.

 

SAS

PROS:. Mejor   performance, escalabilidad, rendimiento, administración y seguridad.. Gracias a la   posibilidad de realizar conexión directa entre los servidores y el storage,   soporta una mayor carga de transferencia de datos.

. La conexión entre el servidor y el storage es dedicada y, por lo   tanto, no está compartida en la misma red utilizada para las comunicaciones   entre servidores y, además, se optimiza la transacción de datos entre estos y   el storage.

CONTRAS:. Mayor costo   de inversión.. Distancia entre dispositivos limitada por la longitud máxima del cable SAS.

. Número máximo de conectividad de servidores limitado por el número de puertos SAS disponibles en el storage (Para la   solución ofrecida,  dado que se utiliza VMware, el storage detecta   los Blades como un solo dispositivo, por lo que podrán conectarse al storage   hasta siete servidores físicos adicionales que estén fuera de la   infraestructura virtual, no afectando la posibilidad de crecer hasta en 14   Blades dentro del chasis).

 

Si bien la opción de servidores con conectividad iSCI hacia el storage es una posibilidad viable, no es la más performante, y no estaría en condiciones de implementarse para ambientes con uso intensivo de red como ser, por ejemplo, el caso de las bases de datos. Por su parte, la opción con conectividad SAS sobre tecnología Blades, está pensada para perdurar a través del tiempo, garantizando la escalabilidad y el crecimiento sin interrupción del servicio. La misma permite evitar puntos únicos de falla de manera tal que su flexibilidad garantice la continuidad del negocio y tolere los fallos. Asimismo, los Blades disponen de una interfaz común de conectividad, por lo que cualquier hoja adicional que se desee incorporar a la infraestructura, estará activa en cuestión de minutos para realizar un deploy de un host para incorporar a la infraestructura virtual.

Una solución de storage combinada con interfaces iSCSI y SAS, puede conectar tanto dispositivos Blades como servidores externos al chasis y que estén conectados mediante switches Ethernet, garantizando espacio en disco para ambos tipos de conectividad y permitiendo la convivencia de una infraestructura virtual y otra física en caso que sea necesaria.

Cabe mencionar que quedan fuera de la comparación dos opciones adicionales: la conectividad FC (FiberChannel) o Ethernet de 10Gb, ya que son más costosas y quienes estén abordando un proyecto de este tipo generalmente ya han experimentado con tecnologías iSCSI o SAS.

En cuanto al dimensionamiento del hardware, algunos proveedores disponen de software que realiza los análisis de infraestructura y que permite obtener reportes con recomendaciones de equipamiento acorde a los requerimientos del cliente.

Licenciamiento

A la hora de elegir el producto de virtualización, hay varias opciones en el mercado que se  pueden ajustar a las necesidades de cada organización.

Principalmente, lo que hay que tener en cuenta es:

  • Features: La solución a elegir debe contrastarse con la criticidad del ambiente a virtualizar. Dependiendo de las aplicaciones, se requerirán capacidades como: movimiento de máquinas virtuales en caliente, alta disponibilidad, backup, etc.
  • Precio: Lo óptimo no siempre es lo más caro. Siempre hay diferentes niveles de licenciamiento entre los cuales se puede encontrar una solución acorde a las necesidades, en este punto se recomiendan llevar a cabo ejercicios de precios para encontrar el más conveniente.
  • Soporte: No todas las marcas tienen un buen SLA de servicios de soporte para la plataforma. Esto es visible gracias a la experiencia de los usuarios. En el licenciamiento OEM, generalmente no participa la marca y esto debe tenerse en cuenta para los issues críticos y la escalabilidad.
  • Experiencia de la marca: Entre la variada oferta de proveedores, sólo algunos se destacan por su experiencia en el mercado en materia de virtualización. El tiempo de vigencia es un factor importante que influye en el conocimiento para la resolución de problemas y la disponibilidad de respuestas en línea o en el servicio de soporte. Una vasta experiencia se refleja a través de la disponibilidad de información sobre resolución de issues de diferente índole y con diferentes tecnologías

Es recomendable realizar pruebas de producto antes de tomar la decisión final. En general es posible descargar trials de las páginas de los proveedores que tienen una caducidad no menor a 30 días. Si bien esto requiere una inversión de tiempo por parte del equipo de TI, es una práctica importante que brinda el beneficio de conocer la herramienta que se utilizará de ahora en adelante.

Implementación

Luego de la elección del hardware y del producto a implementar, el siguiente paso es la contratación de servicios de implementación de la solución. Los proveedores del mismo deben ser analizados con cuidado, ya que una vez realizada la elección, son ellos quienes nos van a acompañar hasta el día en que la nueva plataforma virtual se encuentre operativa.

Al igual que en la elección del licenciamiento, hay ciertos puntos en común a tener en cuenta:

  • Precio: Caro no significa necesariamente bueno. La oferta de proveedores de servicios es variada y el precio no es el determinante en la contratación, por lo que es una buena práctica solicitar un mínimo de dos presupuestos para incorporar dentro de un análisis comparativo
  • Soporte: Un buen profesional brinda garantía del servicio realizado. Esto demuestra confianza en su trabajo y compromiso con el cliente, lo que lo postula como un buen prospecto
  • Experiencia: Podemos tomar los casos de éxito como punto de referencia para tener un punto de comparación con otros proveedores. La información de trabajos realizados suele estar reflejada también en sus páginas web.

Existen varias etapas en el proceso de implementación: Planificación, Diseño e Implementación y cada una tiene una importancia clave:

  • Planificación: El primer paso es una correcta planificación, lo que permitirá conocer el alcance, la metodología de trabajo y el calendario sobre los que se basará el proyecto.
  • Diseño: Se procede a definir la infraestructura virtual, relevar el equipamiento disponible, el cumplimiento de los requerimientos mínimos y el plan de pruebas que se llevarán a cabo una vez finalizada la implementación. El diseño es la plantilla que respalda los lineamientos del proyecto de virtualización.
  • Implementación: La ejecución del proyecto culmina en la puesta en marcha de la plataforma de virtualización adoptada. Es un requerimiento prioritario que el equipo de TI se integre al proceso de implementación ya que es un error común que los técnicos pierdan presencia en las pruebas sobre el entorno virtual y se encuentren con un mundo desconocido cuando comienzan a administrarlo.

Virtualización P2V

Dependiendo de la marca elegida para la virtualización de la infraestructura, algunas de ellas proveen herramientas de migración P2V (Physical To Virtual), las cuales tienen diferentes tiempos estipulados para este procedimiento. No es un punto menor tener en cuenta la funcionalidad las mismas y los beneficios que puede brindar el disponer de ellas para la virtualización.

El tiempo de virtualización de cada equipo puede oscilar dependiendo el volumen de los datos y el estado del equipo a virtualizar. Si bien, en su mayoría, los equipos pueden virtualizarse, existe un cierto porcentaje que no puede ser virtualizado ya sea porque tiene un tipo de hardware particular, tienen software atado a componentes de hardware o el sistema operativo posee determinadas configuraciones u obsolescencia que impide un adecuado traspaso a la plataforma física.

Por Damian Kalnins, Virtualization Presales Specialist de Softline Argentina

 

 

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.