1

Tendencias y modificadores de Big Data

FJ Gould, director ejecutivo de operaciones y director de canales de VMware América Latina
FJ Gould, director ejecutivo de operaciones y director de canales de VMware América Latina

Big Data ha dejado de ser un término abstracto, un “buzzword” del argot de mercadeo.

Big Data está vigente aquí y ahora. La prensa, los analistas y los expertos lo abordan constantemente en foros globales, y el mundo empresarial implementa más y mejores soluciones para manejar desde cualquier lugar geográfico este fenómeno resultante de la explosión de mega datos generados desde dispositivos móviles, la Internet y las nuevas tecnologías.

Big Data también representa una oportunidad de crecimiento en el negocio. La consultora Gartner  predijo el crecimiento acelerado del mercado de Big Data a un ritmo anual del 40%, con $5 mil millones en 2012, $10 mil millones en 2013 y $53 mil millones para 2017.

Comprender a cabalidad la esencia y el alcance de Big Data significa abrir las puertas a mejores prácticas para conducir el negocio, optimizar costos de TI y ofrecer a los clientes las ventajas competitivas más allá del ‘commodity’ o producto de su nicho de negocios específico.

Particularmente en nuestra región, con un gran potencial de desarrollo, las organizaciones están comenzando a usar análisis de Big Data para reducir costos y tomar mejores decisiones de una manera aún más ágil . Según el informe de EMC: CIO, “Top of the Mind 2013”, esta iniciativa forma parte de las prioridades de los negocios.

Este año, el 90% de las organizaciones planifican invertir sustancialmente en estrategias de Big Data y el 96% están diseñando estrategias de Big Data para generar mayor valor a los datos que ya tienen, según los resultados de la propia encuesta realizada a los CIO de la región.

En términos simples, Big Data no sólo se refiere a la vasta masa de información generada sino también a la capacidad de capturar, analizar y manejar con rapidez y flexibilidad estos datos, creando mecanismos de reposición, y con un acceso siempre seguro y confiable, en tiempo real.

Los tres modificadores principales de Big Data

No importa si la categoría de su empresa corresponde al mundo financiero, la minería, la agricultura o la industria farmacéutica, Big Data es el denominador común para todo tipo de organizaciones. Dentro de Big Data encontramos tres características principales: es grande, es rápida y es flexible.

Es grande porque las nuevas tecnologías en equipamientos incluyen mecanismos y sensores que recopilan información inteligente que aprovecha el análisis de data para modificar o mejorar rendimientos. Con este poder de análisis, imagínese el nivel de información y visibilidad para predecir y optimizar resultados del negocio. Un ejemplo de ello es la agricultura, donde los patrones de datos están cambiando radicalmente. ¿Se sorprende? Imagine por ejemplo, que la próxima generación de equipos agrícolas tales como cosechadoras y cultivadoras serán capaces de tomar muestras de la tierra a medida que avanzan,  analizarlas y enviar los resultados de las mismas al fabricante. Este último estudiará toda esa data para entender las circunstancias de esa zona y ajustará la mezcla de fertilizantes y químicos que se deberá aplicar para balancearla . Si los fabricantes de equipos agrícolas logran aprovechar toda esta información, este tipo de análisis del panorama general podría cambiar los mercados de comercio radicalmente.

Otro modificador de Big Data es la rapidez. Y es que la velocidad de uso de la información ha ido cambiando. Si antes la idea era procesar un flujo de datos en serie tan rápido como fuera posible, ahora se trata de escalar horizontalmente ese proceso y entregar la información en  tiempo real. Las bases de datos tradicionales e incluso las bases de datos especializadas nos han servido bien en el procesamiento de datos de forma rápida en el pasado. Ellas aún seguirán desempeñando un papel fundamental en la entrega de datos con requisitos de baja latencia.

Y el tercer modificador es la flexibilidad de datos. El término de datos flexibles se usa para describir cómo las aplicaciones de hoy en día están utilizando nuevas fuentes de datos estructurados y no estructurados, y su combinación para producir análisis que simplemente no eran posibles en el pasado. Estos datos no estructurados nos obligan a pensar en almacenarlos de un modo distinto. Ya no se trata simplemente de datos almacenados en una tabla relacional, sino que han surgido una serie de nuevas estructuras de datos relacionales y no relacionales – muchos de los cuales son de código abierto.

Big Data como paradigma tecnológico

El fenómeno de Big Data ha significado para las empresas un punto de inflexión.  Y es que las organizaciones se han percatado de las ventajas que ofrece el dominar y el tener la capacidad de modificar a su favor la información generada por la misma empresa, como su activo principal.

En este contexto, Big Data permite crear nuevos niveles de valor para el negocio a través de  aplicaciones, almacenamiento y análisis integrados para que las organizaciones puedan elevar la eficiencia, la calidad y los productos y servicios personalizados, lo que produce niveles más altos de experiencia y satisfacción del cliente.

La adopción de Big Data continuará creciendo. De hecho, IDC indica en su informe  Predicciones 2013 que el ritmo de adopción pasaría de un 4,8% en 2012 al 7,8% en 2013. Con ello, crecen también las oportunidades de nuevos negocios en un mundo donde la TI es cada vez más móvil, conectada e inteligente. Y ¿cuán preparada está su empresa para enfrentar este paradigma tecnológico?

 

Por: FJ Gould, director ejecutivo de operaciones y director de canales de VMware América Latina

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.