1

Alejandro Abeliansky: El Gobierno electrónico en tiempos de ciudadanía 2.0 y ciudades digitales

Alejandro AbelianskyCuando se analizan las posibilidades de implementación de tecnologías de Gobierno Electrónico, las ventajas que en una primera instancia podemos obtener al crear Ciudades Conocimiento en nuestro país son En el plano de la administración gubernamental local: mejores servicios para la comunidad, mayor participación activa ciudadana, lo que debe traducirse en mayor transparencia de la gestión pública.

En otras instituciones gubernamentales, (centros de emergencias médicas, por ejemplo) ayudan a vincular mejor la labor gubernamental con las necesidades de grupos de ciudadanos; y a su vez generar nuevos canales para la oferta de sus servicios.
En el plano de los actores económicos, la revitalización de la economía doméstica puede incrementar la competitividad de los negocios a través del compromiso de los diversos actores en el uso estratégico de las tecnologías de la información; así como también los proveedores tecnológicos tendrán la oportunidad de demostrar en la práctica determinados modelos donde se puedan combinar diferentes tecnologías de acuerdo con las características específicas de la Argentina.
Es prioritario atender específicamente las escuelas, donde es prioritario implantar mejores prácticas a nivel general y opciones de centros de conocimiento cercano, para llevar el conocimiento a los ciudadanos, cambiando el flujo de conocimiento y haciendo que este circule hacia la gente; así los ciudadanos podrán reforzar los lazos comunitarios e interactuar de manera más cotidiana y productiva para gestionar los servicios privados y gubernamentales que son necesarios en el desarrollo de la vida cotidiana.
Existen múltiples axiomas de gobierno electrónico y, en lo personal, considero que la más adecuada es la que se construye bajo un modelo de consenso político, para lograr que sea una política de estado, sin importar el partido o ideología.
El Estado que pienso para la sociedad argentina del siglo XXI la veo como la unidad armónica de convivencia social o, dicho de otra forma, como representación histórica idónea de extinguir el género comunitario.
En términos filosóficos, el “Estado es la unidad de orden y de fin” (Dalbosco, 2002:131), que despliega su infraestructura para interesarse en la sociedad, por intermedio del gobierno que es el órgano de conducción y de la administración que está encargada de la ejecución de las decisiones.
Como bien lo dijo Peter Drucker en su libro Really inventing government, “hay muchos riesgos nacionales e internacionales, necesitamos gobiernos efectivos…”. En el marco de la clasificación de un gobierno constituido por el ciudadano y con el ciudadano, uno de los aspectos obligatorios a tratar es el referido a la reforma, transformación necesaria en nuestro país.
En muchos países latinoamericanos se ha elaborado el proceso de modernización, como un mero cambio de procesos y como fuente de reducción del gasto público futuro, no presente. El diferencial que debemos consensuar para la Argentina para marcar el camino en este sentido, es favorecer mecanismos para fomentar la participación ciudadana en las decisiones de políticas públicas, que afecten el futuro del país y la región.

Por Alejandro Abeliansky

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.