1

Redes Sociales: Arman el Mapa Mundial del Odio

Rabino Abraham Cooper
Rabino Abraham Cooper

Los sitios de redes sociales como Facebook y Twitter han ayudado a los usuarios para movilizarse en torno a una causa común como nunca antes. ¿Pero qué sucede si el mensaje es de odio?

El Centro Simón Wiesenthal , junto a un grupo humano comprometido con la paz con sede en Los Ángeles, -del cuál son parte algunos latinoamericanos-  trabajan contra el racismo global, y han compilado una lista de cientos de páginas web que representan un preocupante mapa del odio a nivel mundial. El Centro Simón Wiesenthal trabaja denodadamente para identificar estos sitios y darlos de baja de la Internet.

El decano asociado del grupo, el rabino Abraham Cooper, habló recientemente en una conferencia en el Capitolio, donde describió los esfuerzos del grupo y a lo que se enfrentan.

Después de los ataques terroristas del 9/11, dijo Cooper, muchos expertos estaban preocupados por militantes autóctonos estadounidenses – como neonazis y los miembros del KKK – adoptando tácticas de Al Qaeda– y al igual que Al-Qaeda tienen su propia visión sobre el uso de la Internet para difundir su mensaje de violencia y para reclutar nuevos miembros. “La facilidad de comunicación que Internet ofrece, es el suministro vital de los grupos que tratan de hacer daño con una herramienta para inspirar el mal comportamiento de otros, dijo el rabino Abraham Cooper.

Cooper y su organización son la esperanza de convencer a las redes sociales, que tienen sus propias directrices y normas, para ser más proactivos en bajar contenido objetables, en lugar de esperar a que los usuarios se quejen.

Rick Eaton, investigador del Centro Simón Wiesenthal, dijo que el personal de Facebook “hacen un muy buen trabajo y son muy receptivos a nuestras preocupaciones”, pero permiten que algunos sitios como “F — Religión” puedan quedarse si lo consideran como un espacio de ” debate “. Con Twitter, por otro lado, no se ha podido acordar una reunión con el Centro Simon Wiesenthal,  y algunos usuarios tienen cuentas preocupantes, por ejemplo Jabhat al-Nusra, a quien el Departamento de Estado ha identificado como un frente terrorista.

Al respecto cabe mencionar que CIO AMERICA LATINA, está abierto a cualquier comentario por parte de Facebook o Twitter al respecto.

Facebook tiene una página que explica cómo reportar una página censurable y lo que la empresa hace en respuesta. También se enumeran los tipos de contenidos prohibidos, tales como amenazas a la seguridad pública y la pornografía, que se pueden dar de baja.

Twitter también prohíbe las amenazas directas de la violencia, y describe cuándo puede suspender las cuentas de usuario .

YouTube comienza sus normas para el usuario con un mensaje de confianza y describe sus motivos para la prohibición permanente.

“Las personas pueden denunciar las páginas desagradables, pero las  redes sociales tienen mayor experiencia y pueden ser más eficaces en este cometido”, dijo Cooper.

Mientras tanto, los grupos preocupados por el discurso de odio como el Centro Simón Wiesenthal pueden seguir yendo a los grandes proveedores de contenidos, como los motores de búsqueda y sitios de redes sociales, pero nada se puede hacer con las personas que publican un contenido o lo descargan .

Cooper admite que es una batalla cuesta arriba. Dijo que se acercó a Facebook para preguntar por qué se eliminó la página “F — los musulmanes”, pero no ha censurado a otras religiones. Facebook terminó por restaurar la página musulmana.

Según pudimos averiguar, la herramienta utilizada por el Centro Simón Wiesenthal, para armar el mapa mundial del odio, fue desarrollada en América Latina, con colaboración de profesionales de Estados Unidos.

Por Marcelo Lozano

Director de CIO AMERICA LATINA

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.