1

Abeliansky: Trabajo y Desarrollo en la Sociedad del Conocimiento

Alejandro AbelianskyAbeliansky comentó “Vivimos en épocas de convergencia digital en la cual es necesario aprovechar el advenimiento de nuevas tecnologías de la información para crear una red de contención sustentable que nos permita generar como argentinos un nuevo flujo de conocimiento cercano a la gente, dinámico e inclusivo”

Es pertinente destacar que no existe un modelo de conciencia social ideal que se pueda tener como modelo, pero sí podemos señalar qué características consideramos debe tener tal patrón: la inclusión, como punto de partida de cualquier propuesta que se considere superadora de viejos modelos estancos de desarrollo, debe ser considerada desde una perspectiva horizontal y no pensada como un derrame de arriba hacia abajo“, sostuvo Abeliansky
De esta forma, amalgamando los conocimientos preexistentes, junto a la información que es parte de la base de conocimiento que el planeta origina, vamos a lograr una oportunidad para la transformación no sólo del país, sino de la región, encendiendo un faro en el centro del Mercosur que sea insignia del modelo de productividad de la región.
No debemos olvidarnos que la ONU ha declarado al acceso a internet y las comunicaciones como un derecho humano.
Ciertos conceptos aislados que han marcado el norte en diferentes proyectos de varias reformas educativas, sin duda pudieron aportar valor, pero no ayudaron a percibir la totalidad de los desarrollos relacionados con el surgimiento de lo que se ha dado en llamar Economía basada en el Conocimiento.
Sin un tener noción del capital intelectual del país, jamás vamos a poder tomar medidas de fondo que transformen la realidad de nuestros ciudadanos, sólo colocaremos parches que alternarán las necesidades reales con la capacidad de protesta de ciertos sectores y los objetivos políticos de la coyuntura.
Es necesario evitar multas sociales al futuro de nuestros ciudadanos, cada jefe comunal debe ser el cajero responsable de garantizar la inclusión de los ciudadanos.
Un pensado diagnóstico de la situación arroja luz sobre nuevos patrones de trabajo y trabajadores: surgen los trabajadores del conocimiento y la aparición de nuevas empresas basadas también en el conocimiento. Los trabajadores del conocimiento son los responsables de, con su actividad, agregar valor al conocimiento que reciben como producto.
“Esta dinámica transformadora debe ser el puntapié inicial para el bienestar de las generaciones actuales y venideras, pensado a la vez desde lo individual y para lo grupal. Siguiendo la lógica del brillante Nobel, John Nash: “el mejor resultado es producto de que todos en el grupo hagan lo mejor para sí mismos y para el grupo”” reflexionó Abeliansky

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.