1

PYMES: La mayoría no descargan los parches de seguridad

seguridad_internaPese a perder cerca de 800 millones de libras al año por culpa del cibercrimen, muchas pequeñas y medianas empresas británicas reconocen no haber reforzado la seguridad de sus organizaciones, mientras que el 60 por ciento actualizan sus programas antivirus.

La Federación de Pequeñas Empresas (FSB) de la CEE ha publicado los resultados de una encuesta que no deja muy bien paradas a las PYMES británicas, el cual podría extrapolarse perfectamente a otros países europeos y del mundo. Según dicha encuesta, las pequeñas y medianas empresas pierden 785 millones de libras al año debido al cibercrimen, y aún así, el 20 por ciento de los negocios admiten que no han tomado medidas para fortalecer sus organizaciones contra ese tipo de delincuencia, y sólo el 36 por ciento de las empresas instalan regularmente los parches de seguridad de los fabricantes. La nota positiva es que el 60 por ciento de las empresas aseguran mantener su software antivirus actualizado.

Con 200.000 miembros en el Reino Unido, el FSB encontró que el 41 por ciento habían sido víctimas de un ciberataque en el último año. El coste medio de las pérdidas económicas relacionadas con el delito cibernético ascendió a 4.000 libras por negocio. Asimismo, tres de cada diez miembros de la FSB fueron víctimas de fraude, en la mayoría de los cuales los delincuentes utilizaron sus datos bancarios para realizar compras fraudulentas.

La amenaza más común fue la infección por virus, que afectó al 20 por ciento de las empresas, seguido por la piratería y las brechas de seguridad, que afectaron al 8 y al 5 por ciento, respectivamente.

Para el FSB, la ciberdelincuencia está dañando la economía en general, ya que las pequeñas empresas se muestran más reticentes a realizar negocios y comercio online. Además, debido a esta inquietud, la tercera parte de las empresas están llevando a cabo las ventas en sus propios sitios web.

“Las empresas se están perdiendo obtener mayores ingresos debido a su negativa a adoptar nuevas tecnologías, por temor a que no haya una protección adecuada para protegerlos contra la ciberdelincuencia”, afirma Mike Cherry, presidente del FSB.