1

Abeliansky: Open Data, conectividad y apropiación de TICS

Open Data
Open Data

Abeliansky afirmó que, en el inicio de la segunda década del siglo XXI “las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) forman parte de la vida cotidiana de la mayoría de los habitantes de las ciudades hace varios lustros y ya nadie duda que las TICs son herramientas beneficiosas y claves para promover el desarrollo económico y social de los países”.

Ha sido comprobado ya en varias capitales alrededor del mundo que las herramientas informáticas y las telecomunicaciones modernizan la administración pública y empresarial.

 “Las TICs se han vuelto inalámbricas y los índices de penetración de servicios de telecomunicaciones móviles para América Latina son superiores, en promedio, al 100%” expuso Alejandro Abeliansky. Hay que tener en cuenta que esta cifra no significa que todos los habitantes disponen  de una línea móvil, sin embargo, los números revelan que la mayoría de las personas tienen un teléfono celular. La telefonía móvil ha expandido los servicios de voz sea una realidad y se perfila como el principal medio de acceso a Internet, como sucede en Chile, donde al tercer trimestre de 2012 las líneas de banda ancha móvil superaron con creces a las fijas.

Información, contenidos y open data 

La información pública es la esencia de las ciudades digitales ya que por medio de ella se estimula la transparencia en la gestión pública. Cabe aclarar que es necesario debatir una ley nacional de acceso a la información pública donde estén consideradas las ciudades digitales. Durante los últimos tiempos, cobró importancia del concepto de Open Data (datos abiertos, en español). La premisa básica que implica este concepto es la apertura de los datos de gobierno. Básicamente es información dura que requiere de un tratamiento para que pueda ser utilizada en la generación de nuevos servicios, aplicaciones y conocimiento.

Tecnología, conectividad y apropiación de TIC

“Cuando hacemos mención a la apropiación de las TICs nos referimos a la utilización que la comunidad hace de las mismas, con sus capacidades y habilidades” afirmó Alejandro Abeliansky y agregó que “también deben existir facilidades para que los bienes y servicios tecnológicos sean asequibles para la mayor parte de la población, al igual que los servicios de telecomunicaciones, principalmente acceso a Internet de calidad.”
Actualmente se da por sobreentendido que una ciudad digital requiere de conectividad, pero para un funcionamiento y beneficio máximo de la misma se requiere del aporte de los ciudadanos y del sector privado. Las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) juegan un rol importante en el desempeño de una ciudad digital como promotoras de los distintos usos de las TICs y como demandantes de información pública. Durante décadas los gobiernos se ganaron la desconfianza de la población, cuya participación se circunscribía al pago de impuestos y reclamos por los servicios recibidos. Las TICs ofrecen la posibilidad de una participación real de la gente por lo que hay una tendencia a la baja en el nivel de desconfianza.
“Debe haber colaboración de la ciudadanía en la coproducción de documentos de políticas públicas, en temas como transporte y ambiente verde, entre otros” sostuvo Abeliansky, y dejó en claro que “debe existir un compromiso político real por parte de las autoridades para generar un círculo virtuoso. La sociedad civil tiene que estar involucrada de manera cierta, no únicamente en caso de elecciones para autoridades.”
La ciudad digital -comentó Abeliansky- es el marco indispensable para la concreción de un gobierno abierto. Este tipo de iniciativas buscan promover un Estado transparente y participativo donde gobierno y ciudadanos colaboran, por medio de las TICs, en el desarrollo colectivo de soluciones a los problemas de interés público, a través de la implementación de plataformas de gestión de información e interacción social.
El uso de TICs para involucrarse en la mejora de vida cotidiana y las políticas públicas por parte de los ciudadanos no pareciera ser el óptimo, según se desprende de las visiones de diversas ONG y sitios de Internet abocados a trabajar en la progreso de un entorno de ciudad digital y gobierno abierto. Es un desafío de la sociedad generar ecosistemas que se basen en plataformas TICs para que la promesa de las ciudades digitales y, fundamentalmente, la transparencia en la gestión de gobierno se transforme en una realidad tangible concluyó Abeliansky.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.