1

Abeliansky: Problemáticas de servicios públicos en un marco de Sociedad del Conocimiento

Abeliansky: Problemáticas de servicios públicos en un marco de Sociedad del Conocimiento
Abeliansky: Problemáticas de servicios públicos en un marco de Sociedad del Conocimiento

Abeliansky expuso “En los últimos tiempos se ha discutido en torno a la cuestión de la prestación de los servicios públicos y si deben o no ser interrumpidos cuando ciertos sectores de la ciudadanía en situación de pobreza se ven arrastrados a tener que elegir no abonar el costo de un determinado servicio básico -como el agua o el gas – para poder sustentar a su familia”.

Se ha debatido intensamente si existe o no la obligación de brindar el servicio a quien lo solicite, independientemente de si esté en condiciones o no de pagar por él determinado precio.
Se ha mencionado también la posibilidad de proveer quitas o subvenciones de tipo estudiantil, que en lo particular “resultan estratégicas para el desarrollo de las economías locales y regionales”, afirmó Abeliansky. “Hay que admitir que habrá que considerar solventar los costos de brindar Internet inalámbrico gratuito en espacios públicos, escuelas, edificios públicos y en las casas de los alumnos que cursen escuela tanto la escuela primaria como la secundaria”, aclaró Abeliansky.
“Estos servicios deben ser prestados a toda la población y a todos los agentes de la sociedad, inclusive a los usuarios de bajo poder adquisitivo que no disponen de los medios económicos para pagar los precios razonables que cobren las prestadoras” nos dice Abeliansky. En este caso la sociedad o el Estado deben subsidiar, compensar o subvencionar a esos usuarios para que puedan disponer del servicio, para garantizar igualdad de oportunidades ante el acceso al conocimiento y para vivir dignamente.
La provisión de Servicios Inteligentes a los sectores más carenciados de la comunidad, tales como los servicios de salud y educación o agentes de la economía de volumen económico relativo, se está considerando, como otro de los servicios de telecomunicaciones que deben incluirse en el conjunto de los Servicios Públicos sujetos a las obligaciones del Servicio Universal; al mismo nivel de la comunicación de voz, la provisión de energía eléctrica, el saneamiento ambiental o el suministro de agua potable y gas natural.
Este enfoque de “construcción” de Ciudades de Conocimiento en nuestro país permitirá brindar a la sociedad argentina servicios de alta penetración e impacto a nivel social, los que en muchos casos deben encuadrarse en la Obligación del Servicio Universal. Este es un mecanismo concreto para palear la brecha digital.
“La dimensión de estas redes que debemos garantizar y debemos expandir apoyados también en el proyecto de smart grid, que usa la red eléctrica de forma bidireccional junto a sistemas terminales, medidos con parámetros especializados, que podrán indica en qué fase del proceso de desarrollo o de la “construcción” de la Ciudad de Conocimiento se puede posicionar una ciudad determinada” analizó Abeliansky.
En realidad hay dos situaciones extremas que marcan el grado de inequidad existente en ciertos sectores de nuestra sociedad, aquella en la que la un sector determinado de una ciudad no se cuenta con una red de telefonía, o no tienen luz eléctrica y tiene muy pocas o ninguna computadora y aquella en la que gran parte de los hogares, establecimientos de salud y educación, empresas de todo tamaño, dependencias del gobierno local y organizaciones disponen de computadoras o terminales especializadas y tienen uno o más accesos a una red telefónica.
En el caso de los sectores que cuentan con requisitos mayores a los básicos y muchos Servicios Inteligentes ya son brindados, no tienen una vinculación sinérgica con el concepto de interacción entre sus usuarios; sin embargo, cada sector social es, sin embargo, un caso particular. Debe por lo tanto medirse cuál es el nivel de preparación en la que está para evolucionar a una Ciudad de Conocimiento a partir de él.
“Los actores sociales que participan de la construcción de una Ciudad del Conocimiento y los que son sus protagonistas una vez en marcha son personas, empresas o entidades que identificamos en la comunidad y potenciamos con miembros de comunidades cercanas”, clarificó Abeliansky.
Abeliansky concluyó que “el objetivo de esta solución de conectividad inalámbrica es ayudar a reducir la brecha digital existente en cada ciudad, pueblo o caserío, provocada sobre todo por la falta de infraestructuras alternativas en algunos entornos, en los que la penetración de banda ancha es insuficiente o inexistente”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.