1

Alejandro Abeliansky: calidad de vida en las Ciudades Digitales

Alejandro Abeliansky - Ciudades Digitales
Alejandro Abeliansky – Ciudades Digitales

Para Alejandro Abeliansky, tanto las ciudades tradicionales como las digitales “son entidades dinámicas y orgánicas” que evolucionan y se modifican de manera constante; y  uno de los desafíos a futuro será “poder ofrecer desde las etapas de planificación diversas respuestas a desafíos antes inimaginados” explica Abeliansky.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s) cumplirán un doble papel al apoyar eficazmente la gestión de los servicios de la ciudad y facilitar las opciones de transporte urbano, las decisiones y las conexiones de las personas; y deberán dar apoyo de gestión a los servicios de la ciudad: los enfoques de gestión urbana son cada vez más estratégicos, integrados y participativos. Estas herramientas nos brindarán un apoyo eficiente a nuevos enfoques para la gestión de las ciudades y así lograr reducir el gasto público, optimizar el uso de las redes de transporte y mejorar la eficiencia de los servicios públicos para los ciudadanos y las empresas.
Una de las prioridades fundamentales, explica Abeliansky, “pasa por centrar la atención en dos vectores que  nos posicionen en el plano regional e internacional: el primero es crear la infraestructura para poder acceder al conocimiento y las comunicaciones mundiales, que nos permitan estar incluidos; la segunda es un estricto concepto de defensa y cuidado del medio ambiente.”
Al colocar a la tecnología en el centro de este modelo para Argentina, la industria de telecomunicaciones deberá liderar el desarrollo; mientras que la industria productora de servicios y contenidos digitales asume una influencia inédita y emplaza al ciudadano nuevamente en un centro real del modelo para refundar una nueva sociedad argentina del siglo XXI.
Una segunda perspectiva sostiene que la nueva etapa del desarrollo humano en la cual estamos ingresando está marcada por el predominio que han alcanzado la información, la comunicación y el conocimiento en la economía y en el conjunto de las actividades humanas. De acuerdo a esta visión, la tecnología es el soporte que ha disparado la aceleración de este proceso; pero no es un factor neutro, ni su rumbo es inamovible, puesto que es el propio desarrollo tecnológico el que está orientado por el balance de intereses, los cuales se guiarán por  un modelo claro, en beneficio de la gente.
De cierta forma estas nuevas tecnologías son inmateriales, ya que la materia principal es la información. “Permiten la interconexión, la interactividad y son instantáneas; al mismo tiempo estas tecnologías suponen la aparición de nuevos códigos y lenguajes” aclaró Abeliansky.
La continuidad de estos parámetros es vital para conservar valores culturales vivos y la identidad de nuestros ciudadanos, íntegra y sólida como lo fue siempre, evitando que este resguardo no provoque ninguna forma de censura.
“Las relaciones en red han desatado a una profunda transformación socio-tecnológica basada en la circulación de los flujos de información y conocimiento. Esto se debe a que la producción de conocimientos en red y las interconexiones sin tiempo ni espacio mejoran significativamente la competitividad de los países” analizó Abeliansky.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.