1

Microsoft realiza la mayor reorganización de su historia corporativa

Steve-Ballmer-w8Steve Ballmer, CEO de Microsoft, ha anunciado una reorganización de la compañía que pretende eliminar los silos organizativos que existen actualmente por productos. El objetivo es ofrecer un ecosistema único de dispositivos, apliocaciones y servicios.

Según Ballmer, la idea que justifica en esta reorganización es eliminar los objetivos por división y compartir la responsabilidad en todas las áreas de la compañía. Aunque estos cambios representan una decisión de negocio que pretende hacer la compañía más consistente y decisiva, el objetivo final de Microsoft no ha cambiado, insiste Ballmer.

“Seguimos adelante con nuestra estrategia de crear una familia de dispositivos y servicios para individuos y empresas que potencie a la gente en todo el mundo, tanto en casa como en el trabajo o sobre la marcha, para realizar las actividades que más valor le aporta”, señala Ballmer en un memorándum que acaba de ver la luz.

En el pasado, Microsoft organizó su negocio alrededor de grupos de producto, lo que significaba que su negocio móvil. Por ejemplo, era en última instancia responsable del desarrollo y el perfeccionamiento de los sistemas operativos de Windows Phone y Windows Mobile -éste último utilizado en teléfonos inteligentes de terceros-, mientras que el grupo de Windows supervisaba el sistema operativo y las aplicaciones tanto de PC de escritorio como portátiles. A partir de ahora, con esta nueva estrategia, Terry Myerson dirigirá el Grupo de Sistemas de Ingeniería de Sistemas Operativos y será responsable no sólo de todo el trabajo alrededor del sistema operativo para consolas, dispositivos móviles y ordenadores, sino también de los servicios en la nube utilizados específicamente por el sistema operativo.

“Aunque ofreceremos múltiples dispositivos y servicios para ejecutar y obtener beneficios económicos de esta estrategia de un solo núcleo, además nos permitirá establecer objetivos compartidos para todo lo que hacemos”, subraya Ballmer. “Veremos nuestra oferta de producto de forma holística, no como una serie de islas. Destinaremos recursos y construiremos equipos o servicios que ofrezcan experiencias integradas y atractivas, en todas las pantallas que utilizamos en nuestra vida diaria, con el máximo retorno para los accionistas. Todas las áreas de la empresa compartirán y contribuirán al éxito de la oferta global, como Windows, Windows Phone, Xbox, Surface, Office 365 y la oferta EA, con Bing, Skype, Dynamics, Azure y nuestros servidores. Todas las partes de la compañía contribuirán a activar experiencias de gran valor para nuestros clientes”, concluye.

¿Qué significa para el usuario?

“La misma Microsoft todo el tiempo”. Son solo seis palabras, pero resumen la nueva estrategia de Microsoft, su cambio de estructura organizativa y el baile de nombres en su cúpula. Pero, ¿qué significa para todos nosotros, los usuarios?

Según el enunciado, se trata de ofrecer una experiencia informática realmente igual en todos los dispositivos que utilicemos. Un sistema operativo unificado en móviles, tablets, PC, portátiles o TV, y las mismas aplicaciones corriendo en todos ellos.

La reorganización pretende que esta visión sea realidad en pocos años y los primeros indicios ya han podido observarse en Windows 8. La polémica interfaz de usuario se extiende a equipos de sobremesa y tablets por igual, compartiendo un caudal de elementos de diseño procedentes de Windows Phone y Xbox 360, e incluso compartiendo un núcleo común con Windows Phone 8 y la inminente Xbox One, lo que facilita a los desarrolladores nadar entre las diferentes islas del ecosistema Microsoft.

Porque hasta ahora, los diferentes grupos de trabajo de Microsoft eran precisamente eso; islas. El equipo de Windows Phone trabajaba en Windows Phone y la división Windows en mejorar Windows, y así el resto de productos de la compañía. La interfaz de usuario de Windows Phone era un poco diferente al de Windows 8, al igual que el de la Xbox. No había principios de diseño fundamentales Microsoft que unieran a Xbox, Surface y Windows Phone. Las apps y los servicios se actualizaban cuando cada departamento consideraba oportuno y básicamente el ecosistema de Microsoft era una mezcla heterogénea.

Ahora, se pretende que todas las divisiones se alineen con la visión de “Una Microsoft, todo el tiempo”. Una división aglutina todos los dispositivos de la empresa, desde Surface a consolas. Otra se encarga de crear el núcleo del sistema operativo para todas las plataformas Microsoft, mientras que otra unidad se centra exclusivamente en el desarrollo de aplicaciones.

Aunque no veremos grandes cambios a corto plazo, ya que corregir el curso de una gran organización lleva tiempo. Pero, cuando dé sus frutos, éstos serán muy sabrosos.

Incluso, si esta visión no logra la unión perfecta, todo el mundo sale ganando si, gracias a esta estrategia, Microsoft logra rivalizar con Apple y Google y crear un ecosistema coherente de aplicaciones y servicios con una apariencia común.