1

Internet móvil es clave para la conectividad en América Latina

LTE4G Americas publica informe sobre el acceso a Internet móvil y Calidad de Servicio (QoS). Si se desarrollan políticas regulatorias adecuadas, se aumentará el acceso masivo a Internet y se reducirá la brecha digital, señala el libro blanco, que está disponible en español en el sitio de 4G Americas.

No es necesario un aumento de la “regulación de la tecnología inalámbrica de banda ancha móvil”, es una de las conclusiones del nuevo libro blanco de 4G Americas. Los encargados de las políticas deben comprender que la banda ancha móvil tiene distintos elementos técnicos y “desarrollar políticas regulatorias y gubernamentales apropiadas en América Latina”. Esto aumentará el acceso masivo a Internet, lo que reducirá la brecha digital.

“Al tiempo que las tecnologías de banda ancha móvil HSPA (3G) y LTE (4G) mejoran la economía, la educación, la atención de la salud, el entretenimiento y más en América Latina, es importante reconocer las características distintivas que hacen únicas a las redes móviles y los muchos desafíos que enfrenta la inclusión digital de la región para permitir la conectividad a Internet”, declaró Erasmo Rojas, Director de 4G Americas para América Latina y el Caribe.

4G Americas anunció hoy la publicación de Internet Access and Mobile Networks in Latin America; Technical Characteristics to Consider in Quality of Service (QoS) (Acceso a Internet y redes móviles en América Latina; características técnicas a considerar en Calidad de Servicio (QoS), un documento que explica las distintas variables y desafíos que enfrentan las redes móviles constantemente y la complejidad de entregar una red uniforme donde ciertos parámetros como las tasas de datos o el acceso parejo a servicios de Internet pueden homogeneizarse, todo lo cual afecta la percepción y la experiencia del usuario final. El informe, disponible en español y en inglés, explora por qué los cambios de la tecnología, la disponibilidad de espectro, el entorno (puertas adentro o en exteriores), la superficie de cobertura de la celda, la interferencia y la cantidad de usuarios y sus patrones de uso de voz y datos son solo algunas de las áreas que impactan la calidad de la experiencia (QoE) para el cliente.

La Internet es una red de redes, en la que los proveedores de acceso controlan solamente una porción de los elementos de la red. Por consiguiente, la QoS (Calidad de Servicio) de extremo a extremo de una red dependerá de las condiciones de calidad ofrecidas por todos los operadores que participan en los distintos segmentos de la red y no las del Proveedor de Servicio de Internet (ISP), quien solo es responsable del segmento que opera. Algunos elementos tienen comportamiento aleatorio y pueden impactar la operación de una red móvil de acceso a Internet que no puede controlarse. Este comportamiento incluye pérdida de paquetes, congestión y latencia, la cantidad de usuarios ubicados en el radio de cobertura y su movilidad, como así también el patrón de consumo de los usuarios.

Las autoridades regulatorias de la industria deben considerar que los operadores enfrentan la necesidad de asegurar que sus redes actuales tengan la capacidad de cobertura correcta, desempeño y justificaciones de negocios para mantenerse al día frente al rápido crecimiento de Internet móvil, el uso de TI y las expectativas. Un mercado libre y abierto habilitará una plataforma exitosa de entrega de red para servicios de Internet y datos.

Estas son algunas de las observaciones y conclusiones más importantes del trabajo:

· Internet trae numerosos beneficios, tales como permitir la descentralización de la información y los datos, ventajas para la educación, el comercio y el entretenimiento que finalmente afectaron el desarrollo de la sociedad. Para poder llevar adelante esta evolución, los gobiernos y entes regulatorios de todo el mundo deben facilitar el despliegue apropiado y la adopción oportuna de la tecnología.

· No se necesita una regulación incrementada de la tecnología inalámbrica de banda ancha móvil. Los encargados de las políticas deben comprender que la banda ancha móvil tiene distintos elementos técnicos. Al desarrollar políticas regulatorias y gubernamentales apropiadas, específicamente en la región América Latina, el acceso masivo a Internet y los contenidos se aumentará aún más, lo que reducirá la brecha digital. Debido a las condiciones intrínsecas y las funcionalidades singulares del acceso por banda ancha móvil, no deben imponerse cargas de QoS (Calidad de Servicio) regulatorias de parte de los gobiernos a los operadores inalámbricos.

· Para comprender cabalmente las cuestiones de políticas, es necesario distinguir entre calidad percibida y la calidad efectivamente entregada a los clientes al introducir los diversos elementos técnicos que determinan la calidad de la operación de las redes según las funcionalidades técnicas de cada red. La entrega de servicio de acceso a Internet solo es posible a través de la interconexión de innumerables redes. Cada porción debe ser controlada por diferentes proveedores; así, la Internet debe entenderse exclusivamente como una combinación de redes de tipo “best effort” (mejor esfuerzo).

· En América Latina actualmente se están dando economías de libre mercado frente a un mercado de acceso a Internet que continúa altamente competitivo. Como en cualquier mercado competitivo, la calidad de los servicios es un diferenciador y un atributo mediante el cual las decisiones de los consumidores fuerzan una competencia de mercado efectiva.

“Según la evidencia que se presenta en el informe, establecer una serie de requisitos de Calidad de Servicio podría ser inapropiado”, señaló Rojas. “Imponer QoS sobre los operadores de redes podría dar lugar a un perjuicio neto para los clientes, ya que reduciría el potencial de innovación tecnológica y dañaría la competencia”.

América Latina actualmente tiene 99 redes HSPA (3G) comerciales que ofrecen conectividad a Internet en 43 países, de las cuales 69 redes ya se actualizaron a HSPA+. Además, a medida que los operadores móviles fueron adquiriendo acceso a activos de espectro, LTE (4G) se desplegó en 25 redes de 12 países y esta cifra continúa en aumento. Actualmente hay un estimado de 158 millones de clientes a banda ancha móvil HSPA(3G) en América Latina y se prevé que llegarán a ser 584 millones en 2018.

Francisco Carrasco, CIO America Latina

Conéctese a la actualidad tecnológica e informática cada mañana. ¡Suscríbase gratis a nuestro Newsletter!