1

Mejores prácticas en la movilidad empresarial

Enterprise_Mobility
Los expertos en seguridad de la información son aficionados a cierto lenguaje que usan para explorar y explicar las amenazas de seguridad que las empresas y las organizaciones enfrentan rutinariamente. Una noción, particularmente interesante, de este léxico es la de “superficie de ataque”, la cual identifica un punto potencial de ataque en la información de uno o en los bienes financieros, la propiedad intelectual o la capacidad para hacer negocios.

Debido a que cualquier ataque exitoso trae consigo la posibilidad de una pérdida financiera, infracciones regulatorias o legales, o un daño a la reputación, las mejores prácticas para lidiar con las superficies de ataque significan limitar la exposición a accesos sin invitación o no deseados, endureciéndolas contra los ataques e imponiendo lo que se conoce comúnmente como “defensa en profundidad”. Esto requiere construir múltiples capas de protección alrededor de las cosas valiosas; si una capa es penetrada, los chicos malos no tienen automáticamente las llaves del cofre del tesoro.

Todo esto hace que la seguridad para dispositivos móviles sea tanto importante como acuciosa. Cuanto más los empleados y contratistas usen los dispositivos para acceder a los sistemas de la organización, aplicaciones y datos, más importante es proteger tal acceso. Por otra parte, es esencial prevenir dispositivos móviles que se supone que impulsan la productividad y agregan puertas de acceso no autorizado a la información y otros bienes; eso los convierte en un peligro y en una posible fuga de ingresos.
Dado que los dispositivos móviles son inherentemente blancos móviles usados fuera del perímetro de la organización -y por lo tanto también fuera de sus firewalls, la administración de amenazas, spam, y filtrado de contenido y otras herramientas usadas para mantener a los malhechores a raya, es vital aplicar una batería de mejores prácticas para usar en dispositivos móviles para mantener la exposición al riesgo al mínimo. Como cualquier experto de seguridad le dirá, sin embargo, hay una fina línea entre la suficiente seguridad para mantener las cosas seguras y protegidas, y una manta sofocante de seguridad que se coloca entre la gente y el trabajo que debe hacer.

Aunque es retador y tiene algún costo, la siguiente lista de mejores prácticas de seguridad puede ayudar a proteger a los dispositivos móviles y a sus usuarios de una exposición no deseada o un destape no autorizado de los IP de la empresa, secretos comerciales o ventajas competitivas. Algunas de esas prácticas buscan asegurar los dispositivos móviles en sí, mientras que otras buscan proteger los datos y aplicaciones con las cuales los usuarios móviles necesitan interactuar. Todo ayudará a reducir el riesgo de pérdida o de vulnerar su compañía u organización.
1. Los dispositivos móviles necesitan software antimalware
Una rápida mirada a las nuevas amenazas de seguridad descubiertas recientemente muestra que los sistemas operativos móviles como iOS y (especialmente) Android se están convirtiendo cada vez más en blancos para el malware, así como Windows, MacOS y Linux lo fueron hace unos años. Cualquiera que desee usar un dispositivo móvil para acceder a la Internet, debería instalar y actualizar el software antimalware de su smartphone o tableta.
2. Asegure las comunicaciones móviles
La mayoría de expertos recomiendan que todas las comunicaciones de dispositivos móviles sean encriptadas como una cuestión de rutina, simplemente porque las comunicaciones inalámbricas son muy fáciles de interceptar y espiar. Esos mismos expertos van un paso más allá para recomendar que cualquier comunicación entre un dispositivo móvil y un sistema de la empresa o basado en la nube, requiera el uso de una VPN para que el acceso permitido ocurra. Las VPN no solo incluyen cifrado fuerte, también brindan oportunidades para logueo, administración y autenticación fuerte de usuarios que desean usar un dispositivo móvil para acceder a aplicaciones, servicios o escritorios o sistemas remotos.
3. Exija autenticación fuerte, use controles de passwords
Muchos dispositivos móviles modernos incluyen opciones de seguridad local como controles biométricos incorporados, escáneres de huella digital, reconocimiento facial, reconocimiento de voz, etc. Pero aún los dispositivos más antiguos funcionarán con tokens de seguridad portátiles (o claves de un solo uso emitidas a través de una variedad de métodos como el e-mail y los sistemas telefónicos automáticos). Más allá de una simple cuenta y password, los dispositivos móviles deberían ser usados con múltiples formas de autenticación para asegurarse que la posesión de un dispositivo móvil no garantiza automáticamente el acceso a información y sistemas importantes.
Del mismo modo, los usuarios deberían ser instruidos para permitir y usar passwords para acceder a sus dispositivos móviles. Las empresas u organizaciones deberían considerar que el peligro de pérdida y exposición significa que un número de intentos fallidos de login debería causar que el dispositivo borre su almacenamiento interno. (La mayoría de sistemas modernos incluyen la capacidad para borrar remotamente un smartphone o una tableta, pero los sistemas de gestión de dispositivos móviles (MDM) pueden traer esa capacidad para dispositivos más antiguos también.
4. Controle el software de terceros
Las empresas u organizaciones que entregan dispositivos móviles a empleados deberían establecer políticas para limitar o bloquear el uso de software de terceros. Esa es la mejor forma de prevenir posibles compromisos y violaciones de seguridad, como resultado de acciones intencionadas o por instalación de software ilegítimo, repleto de puertas traseras y “gateways negros” para desviar la información hacia manos equivocadas.
Para la administración del BYOD, la práctica más segura es exigir a los usuarios que se logueen a un entorno virtual de trabajo. Entonces, la única información que va a al dispositivo es la salida de pantalla de aplicaciones y sistemas de trabajo; por lo tanto, los datos no permanecen una vez que la sesión remota termina. Debido a que el acceso remoto invariablemente ocurre a través de conexiones VPN, las comunicaciones también son seguras, y las empresas pueden (y deben) implementar políticas de seguridad que previenen la descarga de archivos a dispositivos móviles.
5. Cree gateways móviles separados seguros
Es importante entender qué clase de usos, sistemas y aplicaciones necesitan realmente los usuarios. Dirigir el tráfico móvil a través de gateways especiales con firewalls personalizados y controles de seguridad en su sitio -como protocolo y filtrado de contenido y herramientas de prevención de pérdida de datos- mantiene a los trabajadores móviles enfocados en lo que pueden y deberían hacer fuera de la oficina. Esto también agrega protección a otros bienes más valiosos que a los que no se necesita acceder desde un dispositivo móvil de todas formas.
6. Elija (o exija) dispositivos móviles seguros, ayude a los usuarios a bloquearlos
Los dispositivos móviles deberían ser configurados para evitar redes inalámbricas inseguras, y el Bluetooth debería estar oculto para ser detectado. De hecho, cuando no está en uso para auriculares, el Bluetooth debería estar deshabilitado por completo. Prepare una configuración recomendada para dispositivos móviles personales usados para el trabajo -e implemente esas configuraciones antes de que los usuarios manipulen sus dispositivos.
7. Desarrolle pruebas regulares de penetración y auditorías de seguridad móvil
Al menos una vez al año, las empresas y organizaciones deberían contratar una respetable firma de pruebas de seguridad para auditar su seguridad móvil y hacer pruebas de penetración en los dispositivos móviles que usan. Esas firmas también pueden ayudar con el arreglo y la mitigación de cualquier problema que descubran, como será algunas veces el caso. Contrate profesionales para que hagan con los móviles lo que intentarían hacer los chicos malos tarde o temprano, y será capaz de protegerse de la clase de amenazas que pueden presentar.
8. Seguridad, movilidad, o lo contrario, es un estado mental
Mientras que la seguridad móvil puede tener sus propios problemas especiales y retos, todo es parte de la infraestructura de seguridad que debe poner en su sitio para proteger a sus empleados, sus bienes y por último, su reputación y la misión de su negocio. Al tomar los pasos adecuados para resguardarse contra pérdidas y mitigar los riesgos, sus empleados y contratistas serán capaces de tomar ventaja de los increíbles beneficios que los dispositivos móviles pueden llevarle a su lugar de trabajo.
Solo recuerde el viejo adagio acerca de una pizca de prevención. De esa forma, no será cargado con costos o golpeado por obligaciones legales o penalidades, por haber fallado ejerciendo la prudencia, el cumplimiento y las buenas prácticas.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.