1

¿Cómo gerenciar equipos de Millennials?

millennials-group

Por Tom Kaneshige

La generación del milenio inunda la fuerza de trabajo, y las empresas deben encontrar la mejor forma de manejarlos. Después de todo, de sus filas surgirá el 75% de la fuerza laboral en el 2025; y ya hoy en día ocupan el  34%, de acuerdo con Deloitte Consulting. Es un dilema cultural, pues los trabajadores jóvenes de hoy en día requieren de un tipo de atención que va en contra de las generaciones pasadas.

Espacios en la oficina: Enfréntate a todo con un nuevo significado

Una de las transformaciones más espectaculares que suceden en Silicon Valley son los que tienen  que ver con los espacios de oficina; que ahora se rediseñan para parecerse a juegos infantiles, esto con el fin de atraer a la generación del milenio.

Estas oficinas cuentan con espacios abiertos “de colaboración“, salas de juego, comedores de lujo y juveniles, colores brillantes. Las áreas de trabajo compartidas han sustituido el gris cubículo, permanente del GenXer, en parte debido a que el “millenial” le encanta la tecnología móvil y no viene a la oficina todos los días.

Los gerentes, por supuesto, tendrán que aceptar el hecho de que la generación del milenio no quiere estar encadenado a un cubículo en un horario formal de trabajo de 9 a 5. En otras palabras, micro gerentes que quieren saber qué están haciendo los trabajadores cada 15 minutos, no van a durar mucho tiempo en el ambiente de trabajo de hoy, dice Piera Palazzolo, vicepresidente senior de marketing de Dale Carnegie Training.

La libertad también significa permitir a los empleados usar las redes sociales. En los primeros días de la revolución de los medios sociales, las empresas prohibían a los empleados visitar sitios web como Facebook en horas de trabajo. Temían que habría una caída brusca de la productividad de los trabajadores.

Pero las redes sociales son una parte integral de la vida de un “milenial, dice Palazzolo. Al prohibir las redes sociales en el lugar de trabajo, las empresas corren el riesgo de perder los milenarios con la competencia.

Está bien hablar de lo personal

Otra lección de gestión es hablar con sus empleados sobre sus vidas personales. Tradicionalmente, las cuestiones personales estaban fuera de los límites laborales. Los administradores tenían que averiguar casi a la fuerza sobre los datos personales o familiares, tratando de que no se viese, o el empleado creyese que era una invasión a su entorno privado.

Muchas veces este tipo de preguntas podría alterar a los empleados, e incluso los administradores podían ser acusados de hechos ilegales. La línea entre el negocio y lo personal había que mantenerla en todo momento.

Pero la generación del milenio desdibuja esta línea constantemente; para ellos, no hay una línea. Los chicos del milenio esperan que los administradores no los traten como fiambres de trabajo; que no los consideren otro trabajador sin rostro: Que sepan que como personas  tienen una vida bien redonda.

Al hacer preguntas personales, como lo que podrían estar desde cómo pasó el fin de semana, hasta las películas que han visto, Palazzolo dice, “los administradores se preocupan por lo que piensa la generación del milenio de ellos.”

Cuidar significa también recompensarlos por un trabajo bien hecho.

La mayoría de la Generación X y los Baby Boomers no recibieron muchos elogios durante sus primeros años de formación de sus carreras. La filosofía de gestión en aquellos días era lo contrario de mimos, felicitaciones, estímulos y otras formas de retroalimentación positiva.

Pero los tiempos son diferentes para la generación del milenio no hay nada más gratificante y estimulante que una breve mención positiva sobre su trabajo.

Daniel Pink, autor bien conocido en las tendencias laborales, escribe: “consideremos un típico trabajador de 28 años de edad, desde el momento en que nació, su mundo ha sido rico en retroalimentación. Cuando se presiona un botón, algo sucede cuando él o ella juegan un videojuego y obtiene una excelente puntuación. Cuando envía un mensaje de texto, escucha un sonido que confirma que salió. Él o ella ha vivido toda su vida en un paisaje exuberante de retroalimentación. Sin embargo, cuando este trabajador camina a través de la puerta de la oficina, se encuentra a sí misma en una evaluación que le recuerda como si estuviese  en un inhóspito desierto”.

El reconocimiento puede venir en muchas formas, desde premios instantáneos, tales como cupones en las tiendas locales y restaurantes; placas o cheques de bonificación. Sin embargo, las empresas suelen destinar sólo el 2% de la nómina a los programas de reconocimiento, y más de la mitad de las empresas no tienen un programa de premios destinados a este renglón,  según una encuesta realizada por Yiftee,  un servicio de regalos en línea y móvil.

No espere para otorgarles poder

Pero lo más importante que los gerentes pueden hacer es potenciar a la generación del milenio. Esto significa dejar que ellos tomen parte en los proyectos, ya que piensan de manera diferente acerca de cómo hacerlo, y toman decisiones que afectarán los resultados.

Anteriormente,  los empleados no se les permitían esta libertad. Hoy  los jóvenes no quieren esperar.

Para las empresas de tecnología, los beneficios de la gestión de la generación del milenio con éxito pueden ser enormes. La industria de la tecnología se nutre de la innovación que brota de la mente de la generación más joven.

Los integrantes de la generación denominada “Millennials” están en su mejor momento creativo cuando están relajados y los dejan experimentar. De hecho, los grandes triunfos de Silicon Valley vinieron de los cerebros y manos de los jóvenes en camisetas y chanclas quemándose las pestañas en los garajes, dormitorios y casas donde vivían.

“La relación con su jefe inmediato es lo más importante, la generación del milenio necesitan tener un tipo más independiente de relación dentro de la estructura”, dice Palazzolo. “Darles una muy buena dirección y luego dejarlos trabajar y progresar con sus proyectos”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.