1

Comercio electrónico intrarregional: la nueva ola de crecimiento en América Latina

Mario_Mello
Tener acceso al poder de compra de una amplia base de consumo a nivel global es buen negocio para los comerciantes latinoamericanos.

Existe un gran interés y un creciente  entusiasmo relacionado con la evolución del comercio electrónico en América Latina.  Nuevos reportes proyectan prosperidad continua, a la vez que plataformas adicionales emergen, y el realizar pagos en línea se vuelve más seguro y conveniente que los métodos tradicionales. Está claro que los consumidores y los comerciantes de la región se están beneficiando de una mayor conectividad, tomando ventaja de la telefonía móvil; además nos encontramos con una clase media lista y dispuesta a comprar en línea. Sin embargo, hay una gran oportunidad que muchos vendedores de la región aún no han aprovechado: el ascenso del consumidor transfronterizo.

Ahora vivimos en un mundo donde el comercio electrónico no tiene límites y los consumidores exigen tener la opción de comprar lo que quieren y donde quieren, ya sea a un vendedor en la esquina o del otro lado del mundo. Para las empresas de América Latina, esto se convierte en una potencial enorme audiencia en todo el mundo. ¿Qué tan grande exactamente? Un estudio global de PayPal, que analizó seis mercados principales, muestra que los consumidores están comprando $105 mil millones a través de fronteras, y este volumen seguirá creciendo a un 38% anual hasta llegar a $300 mil millones en 2018.

Tener acceso al poder de compra de una amplia base de consumo a nivel global es buen negocio y esto es especialmente cierto para los comerciantes latinoamericanos. El mismo estudio de PayPal comprobó que el 70% de los comerciantes de América Latina que utilizan canales online para las exportaciones registraron un aumento en ventas de más de un 25% entre 2011 y 2012. No es sorpresa que una parte significativa de estas ventas – cerca de un tercio – sean hechas a  consumidores en América del Norte. Sin embargo, las ventas en América Latina son un poco más altas, lo que significa que el comercio intrarregional representa la mayor parte de las exportaciones en línea entre los comerciantes de América Latina. Todo esto es posible debido a un rápido desarrollo económico en la región, impulsado por una economía fuerte y un significativo progreso tecnológico que ha dado lugar, como mencionábamos anteriormente, a una clase media educada y experta en informática.

En 2012, América Latina tenía más de 236 millones de usuarios en línea, según Internet World Stats, y pronto tendrá más dispositivos móviles que personas, confirma Informa Telecomms and Media. Estos individuos  están listos y son capaces de romper las fronteras geográficas en busca de los mejores productos y precios, convirtiendo al mundo en su centro comercial personal y llevando a la región a lograr  $70.6 mil millones en compras en línea para el año 2016, según proyecta Statista. Las empresas de América Latina han tomado nota y ya están abordando esta oportunidad, desde las PYMEs que se atreven a explorar fuera de sus países por primera vez hasta los grandes gigantes regionales que experimentan un crecimiento continuo.

Para las empresas que aún no  han tomado ventaja de lo que su región les ofrece, la oportunidad está todavía presente. El primer paso es crear una infraestructura básica, empezando con un sitio web que hace que el proceso de compra en línea sea, antes que nada, una experiencia segura, así como fácil y agradable. Es necesario aplicar una solución de pago en línea que sea simple, fomente la confianza, y pueda gestionar fácilmente múltiples monedas. Por ejemplo, PayPal cuenta con 92% de penetración entre los exportadores en línea en América Latina. De hecho, Alpaca Expeditions, una empresa de turismo con sede en Perú, logró crecer sus ingresos anuales a $500.000 gracias al uso de PayPal, que ahora representa el 95% de las transacciones de la empresa. Es decir que obtener la experiencia en línea adecuada, con las formas de pago adecuadas, puede tener un gran impacto en el negocio. En un caso ideal, esto también se complementaría con una estrategia de generación de demanda, tomar ventaja de herramientas como las redes sociales, la publicidad en línea, y el mercadeo móvil. 

Es así que para las empresas que están listas para el desafío, una oportunidad de $70 mil millones los espera en un mercado que no muestra señales de desacelerar su crecimiento. La oportunidad de comercio electrónico transfronterizo en América Latina está madura y lista para ser tomada  por aquellos que estén dispuestos a intensificar el reto con preparación y ambición.

Por: Mario Mello, Presidente de Latinoamérica PayPal Inc.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.