1

¿Por qué las estrategias móviles se frenan en muchas empresas?

En México, 50% de las empresas considera la movilidad como una de sus principales estrategias

Por Tom Kaneshige | CIO.com

Si en su negocio no ha oído hablar de la revolución móvil por ahora, bueno, ya debería arrastrarse fuera de su cueva y disfrutar de la luz del sol como todos los demás. La movilidad es lo que los consultores de negocios llaman “la tecnología transformadora” que afecta a casi todas las empresas en todas las industrias.
Para ser justos, el problema no es que las empresas no sean conscientes del impacto de la tecnología móvil. El problema es que muchas de ellas no están haciendo la movilidad correcta. De acuerdo con una reciente encuesta de Accenture a 1.500 ejecutivos de alto nivel, sólo dos de cada cinco empresas han realizado grandes progresos en sus estrategias de movilidad.
“Las empresas se están tomando mucho más tiempo para llegar a ese nivel”, dice Terri Rinella, director gerente de Accenture Mobility.
En el lado positivo, las empresas conocen el valor de contar con una estrategia móvil. De hecho, 87 por ciento de los encuestados dijeron que tienen una estrategia de movilidad formal, versus un 58 por ciento que lo establecía así el año pasado. Por otra parte, los CEOs se están sumando a la palestra móvil, también. En 35 por ciento de las empresas, el director general desempeña un papel en el desarrollo de estrategias de movilidad.
Por desgracia, una estrategia móvil puede estar llena de agujeros que entorpecen los beneficios de la movilidad. Un sorprendente 86 por ciento de los encuestados por Accenture aún no ha visto rentabilizar sus iniciativas de movilidad, según el informe de Accenture.Deficiencias relacionadas con el despliegue real de las capacidades móviles, probablemente impiden dos tercios de las empresas de hacer un mayor progreso.

¿Movilidad en un punto muerto?

Una estrategia móvil se enfrenta a muchos desafíos. Por ejemplo, un plan hacia la movilidad no podría ser adoptado plenamente en toda la organización si carece del desarrollo de aplicaciones móviles.Los ejecutivos de negocios y directores de TI pueden reñir sobre quién es dueño de la estrategia móvil. Estas contradicciones en el liderazgo gerencias podría no sumar el respaldo necesario a la efectividad de la estrategia móvil. Una estrategia móvil puede sufrir de superposición en la financiación para la estandarización de dispositivos y el uso de aplicaciones. Es decir, los empleados podrían estar utilizando diferentes aplicaciones que realizan la misma función.

“Una estrategia móvil también podría no ser la correcta o no lo suficientemente amplia”, dice Rinella.Por el contrario, añade, “las organizaciones pueden tener una estrategia, pero no las habilidades para ejecutarla.

A pesar de que las baterías cargadas están dirigidas hacia estrategias móviles, sólo unas pocas empresas pueden llevarla a cabo. Aproximadamente, uno de cada 10 encuestados informó haber generado más de 100 por ciento de retorno de su inversión sobre movilidad en los últimos dos años.

“Hay organizaciones que son líderes, y entonces usted tiene este grupo en el medio”, dice Rinella.”En este momento, estamos en el grupo en el centro a la parte inferior que están luchando para conseguir realmente las cosas bien”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.