1
 

5 razones para no comprar la Surface Pro 3 de Microsoft (todavía)…

¿QUÉ PASARÍA SI PIERDES TU CELULAR EN MÉXICO DF? ENTÉTARE EN INSIDE THE STANDARD.

CIO.com| Bill Snyder

Voy a sugerir una serie de cosas en que pensar antes de decidirse a comprar la nueva Surface Pro 3 de Microsoft . (La Surface Pro puede ser pre ordenada ya, y la obtendrá a partir del viernes 20 de junio).

1. No compre el Surface Pro 3 en línea. Es un dispositivo caro y muy diferente a todo lo que estamos acostumbrados. Primero ponga sus manos en dispositivo antes de comprar muy pronto estará disponible en Best Buy y en las tiendas de Microsoft, así que mantenga su tarjeta de crédito en su cartera un poco más de tiempo.

2. Pruebe a escribir con el teclado opcional antes de comprar. Microsoft dice que el Surface Pro 3 es “la tableta que puede sustituir a un ordenador portátil“. Estamos de acuerdo, pero ¿qué hace la mayoría de la gente en un ordenador portátil que no hacen con una tableta?  Escribir, por supuesto.

Usted tiene que pagar 130 dólares extra por el teclado, (que funciona como una cubierta), planificado y diseñado para el Surface Pro 3. Si te gusta y no te importa pagar por ello, eso es un punto a favor para comprarlo. De lo contrario, tienes un problema.

Se podría, por supuesto, comprar un teclado de otra compañía. No sería el mismo teclado construido por Microsoft, pero puede estar bien. Aún así, no vas a saber si te gusta hasta que lo compres y pagues antes de utilizarlo  en la Surface Pro 3.

3. Coloque el equipo en su regazo. Uno de los desarrollos más interesantes en Surfaceland es la decisión de Microsoft de equipar a sus tabletas con algunos procesadores muy potentes, como el i7 (top de la gama), de cuarta generación; también se pueden adquirir unidades con procesdores i3 e i5, que son  más baratos.

Pero estos procesadores, en particular el i7, generan una buena cantidad de calor. Estoy seguro de que Microsoft e Intel, el fabricante de los procesadores, se han dado cuenta de esto y están pensando en solucionarlo, pero hay ordenadores portátiles por ahí que generan tanto  calor, que terminan siendo una molestia para el usuario con las horas de uso.

Así que en un rincón de la tienda, si puede, manipule y use el nuevo Surface Pro 3 durante un rato, para que experimente un poco su temperatura. Si se siente cómodo, eso es otro punto a favor de la compra de la Pro Surface 3.

4. Recuerde, la nueva tableta viene con Windows 8.1. Si ya has decidido, como muchas personas lo han hecho,  que no desean usar Windows 8.1, deja de leer ahora mismo este artículo, porque la Surface Pro 3 se incluye este sistema operativo y no tienes derecho a réplica alguna.

Sin embargo, toma un modelo del estante y prueba lo que puedes hacer o cómo lo puedes  utilizar. A mí, en lo particular, no me gusta, pero es posible que a usted, amigo lector, sí.

5. Piense en el precio. Este “aparatito” no es barato. Comienza en 799 dólares para un modelo con 64 GB de espacio de almacenamiento, 4 GB de memoria RAM del sistema y un procesador Intel Core i3.

A medida que avanza hasta los procesadores más rápidos y tenga que añadir RAM y almacenamiento, verá como el precio sube, por supuesto. Y si se opta por el i7, que viene con 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento de estado sólido, es bueno saber que se va a gastar 1.549 dólares, más impuestos. También puede simplemente comprar un ordenador portátil de Windows con una configuración más robusta. Pero, por supuesto, pesan más y son más voluminosos.

Espere un poco. Todos los días aparecen nuevos dispositivos que nos envían, a veces, insectos espeluznantes que requieren parches de software. Y a veces, también, emergen con graves errores de hardware. Démosle un mes más y entonces volvamos a revisar y a cotejar a quienes han tenido la oportunidad de utilizar el Pro Surface 3. Sigámosle los pasos, que cualquier error o defectos obvios, seguramente saldrán a la superficie.

¿QUÉ PASARÍA SI PIERDES TU CELULAR EN MÉXICO DF? ENTÉTARE EN INSIDE THE STANDARD.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.