1

¿Qué es lo que anda mal con el BYOD?

marcinek-byod-makes-sense-flickr

CIO.com |Por Tom Kaneshige

Desde hace un par de años, los expertos de tecnología han estado enfocados en el” Bring Your Own Device”, o mejor dicho, en sus propios dispositivos, a un ritmo tan acelerado y lleno de vida que uno pensaría que casi todo el mundo está al tanto de esto.

Algunos observadores de la industria, incluso han avizorado la llegada de un mandato BYOD, por el cual los empleadores exigirán a los empleados que usen ese sistema en sus teléfonos inteligentes y tabletas,  como una condición de empleo.

Pero esa no es la realidad

Una encuesta de CompTIA hecha a 400 ejecutivos de TI y de negocios, arrojó a la luz lo que se podría catalogar como un lamentable estado para el BYOD: Dependiendo del tamaño de la empresa, entre el 39% y el 51% de los encuestados no están utilizando BYOD en absoluto.

“BYOD es popular, pero todavía hay un montón de empresas que están tratando de controlar todo el despliegue y la gestión de dispositivos móviles”, dice Seth Robinson, director de análisis de la tecnología en CompTIA. “El número de empresas que no utilizan BYOD es mucho más alto de lo que parece.”

El ciclo de la industria tecnológica, a menudo, deja de lado a la realidad. Pero una desaceleración en la adopción de BYOD parece especialmente sorprendente. Gartner, por ejemplo, dio a BYOD su sello de aprobación mediante la predicción de que la mitad de los empleadores tienen la necesidad de suministrar  su propio dispositivo a sus empleados por motivos de trabajo para el año 2017.

Profesionales de tecnología con habilidades relacionadas con el BYOD son muy demandados o buscados. BYOD resuena con los trabajadores codiciados, y su estilo de vida se mezcla con la gestión. Además, una franja de los CIO dijo a CIO.com, que están interesados en aplicar BYOD.

Por otra parte, BYOD ha generado empresas de alto valor en el espacio de la administración de dispositivos móviles, como MobileIron, que recaudó $ 100 millones en su oferta pública inicial, y AirWatch, que fue adquirida por VMware a principios de este año por $ 1540 millones. Se espera que el mercado de MDM (Mobile Device Management) alcance los casi $ 4 mil millones para el 2019.

Pero en contraste, está la encuesta de CompTIA, que va en contra de la sabiduría convencional, por no hablar de miles de millones de dólares y nobles predicciones, mostrando que BYOD es rechazado por una de cada dos empresas.

¿Qué hay detrás de esta dura confrontación con la realidad BYOD?

Si te detienes a pensar acerca de todos los problemas que confrontaron los primeros usuarios de BYOD, o que han tenido en el último par de años, los resultados del estudio de CompTIA comienzan a tener sentido. Las empresas están viendo estos tropiezos, y comienzan a mostrar sus dudas sobre si utilizar BYOD o no.

Vamos a contar los errores

BYOD se suponía que no debería ser para la compra de dispositivos móviles y el despliegue juegos. Esto le ahorró dinero en cantidad a compañías como VMware, según afirmaron.

Aberdeen Group y otras entidades que estuvieron expuestas a la inestabilidad de este beneficio, afirman que BYOD está plagado de costos ocultos, tales como el procesamiento de informes de gastos, la gestión, (incluido el software MDM), los gastos de los empleados en juegos de azar, los teléfonos de zombis que atacan el presupuesto móvil, conversión desordenada de teléfono por servicios prestados, entre otros temas. Todas estas denuncias están documentadas, por lo que BYOD podría terminar costando más que los dispositivos de propiedad de las empresas. La promesa de BYOD de ahorro de costos ya no es una cosa segura.

BYOD se supone que hace más feliz a la fuerza de trabajo. Después de todo, un empleado que lo utiliza ya no está en la necesidad de tener que cargar dos teléfonos, un teléfono de empresa y un teléfono personal;  ahora podría hacer todo en un solo teléfono. Las empresas que adoptaron BYOD reportaron un aumento en la satisfacción del empleado en las encuestas anuales.

En un esfuerzo para proteger los datos corporativos en los teléfonos  y en las tabletas, BYOD dejó que las empresas comenzaran a redactar las políticas para los usuarios. Esto trajo como consecuencia que se tuviese una jerga legal que favorece el derecho de la empresa a monitorear, acceder, revisar y dar a conocer a la empresa u otros datos en un dispositivo móvil.

Las expectativas de un empleado con criterios de manejo de la privacidad, con respecto a ese dispositivo, se quedaron en el camino. Algunos empleados que no informaron de un teléfono BYOD perdido de inmediato, fueron despedidos por violar la política BYOD, que es draconiana. Muchos empleados se han vuelto cautelosos en utilizar un programa BYOD, que, irónicamente, fue creado originalmente para hacer la vida más fácil para el empleado.

BYOD se suponía que lograría una fuerza de trabajo más productiva. Tener un teléfono con ellos en todo momento, incluso en la noche, los fines de semana y en períodos de vacaciones. Ahora esto no significó un aumento del trabajo.

Este tipo de aumento de la productividad es difícil, si no imposible, de medir. Mientras que la movilidad y las aplicaciones pueden aumentar la productividad de los trabajadores, el spin BYOD de su productividad no es tan claro. La encuesta de CompTIA entregó otra bomba: Menos de la mitad de las empresas que ofrecen BYOD sienten que contribuyen a la productividad de los empleados.

BYOD se supone que hace la vida más fácil para un TI. Luego vinieron los problemas de seguridad y de cumplimiento de BYOD. Por otra parte, el riesgo de pérdida de datos se ha mantenido en muchas empresas y recientemente, Centrify encuestó a más de 500 empleados y encontró que casi la mitad tienen más de seis aplicaciones de terceros en sus smartphones, tales como depósitos de almacenamiento personal en una nube, y más del 15% han tenido su cuenta personal o la contraseña comprometida.

Con tantas armas cargadas el programa BYOD pareciera ser el eje de un montón de  complejidades, costos ocultos, riesgos de seguridad, problemas de privacidad y, por el contrario, muy pocos beneficios.

Por eso no es de extrañar que las compañías comiencen a poner obstáculos. Así que ¿a dónde va BYOD de ahora en adelante? ¿Estamos acercándonos a un punto culminante para la adopción de BYOD?

 

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.