1

El significado de una nueva oleada de startups tecnológicas

Infoworld.com | Por Eric Knorr 

Finalmente sucedió. Ya Dow Jones Venture Source informó sobre la evidencia de un aumento de la inversión de capitales de riesgo en el primer semestre de 2014, que ya superó a la de 1999. Otra evidencia, podría sumarse al informe para el Q2 de PricewaterhouseCoopers Money Tree que ya en Q1 2014, muestra un salto de un 57% comparado con el Q1 del 2013.

Un informe de TechCrunch,  (basado en los datos recogidos a través de CrunchBase), es mucho más específico: $ 5,4 mil millones fueron a nuevas empresas de tecnología en el primer semestre del año, apenas por debajo de los 5,5 mil millones invertidos en todo 2013.

Una duplicación de la inversión año tras año es suficiente para inducir una “bubblephobia” –termino que acompaña al criterio que alerte de los riesgos de una sobre estimulación por los nuevos proyectos basados en innovación tecnológica . Pero se observa una advertencia interesante: Como las inversiones startups aumentaron de manera espectacular, el número de empresas que reciben ese dinero en realidad se redujo, y gran parte de ese dinero se va en rondas de financiación.

Esta tendencia en las inversiones de capital de riesgo, en realidad podría ser un signo de madurez en lugar de extralimitación. A fin de cuentas, los capitalistas de riesgo son poco conocedores de la tecnología, quizás algo más de lo que eran hace 15 años. 

Además, todo el mundo sabe que muchas de los mejores inicios o comienzos  de software empresarial necesitan poco en el camino en las primeras etapas de financiación gracias a la nube de código abierto. A menudo, se mantienen fuera de la obtención de capital, siempre que puedan hasta que obtienen suficientes clientes para demostrar que son reales. Cuando y si lo necesitan, entonces entran en la gran ronda.

Un menor número de empresas apuestan a lo anterior, lo que también puede indicar que Silicon Valley es cada vez más serio sobre la construcción de  empresas, en lugar de simplemente fijarse en los startups de IBM, u Oracle, o Red Hat, o VMware.

Claro, la mayoría de las nuevas empresas son una “jugadas de adquisición”. Pero una pregunta sigue siendo fascinante: ¿Cuál de las nuevas empresas en realidad puede llegar a ser fuerte e independiente, al nivel de conformar un nombre dentro de la alta tecnología?

¿Son algunas de estas grandes rondas lo que realmente ayuda a prepararlas para tal fin, en lugar de simplemente maquillarlas para una posible compra?

Tomemos el ejemplo de Cloudera. Después de tomar 740 millones dólares de Intel, este jugador que lleva Hadoop, se estima en un valor de más de $ 4 mil millones y ocupa un importante mercado en lo referente a volúmenes de datos.

El almacenamiento solamente tiene una valoración que supera los $ 3.000.000.000; MongoDB asciende a más de $ 1.2 mil millones. Otras compañías que prometen en el club mil millonario son o  incluyen a HortonworksNueva Relic y Nutanix .

Luego están las nuevas empresas en su fase inicial, como Docker, que parecen destinadas a conquistar la empresa, sin importar la cantidad de dinero que han recaudado.

La cantidad y la calidad de la nueva tecnología de propulsión de la empresa de nuevas empresas es algo sin precedentes, y para ganar tracción, esas mismas empresas startups están ofreciendo soluciones en la nube y de código abierto, a una fracción del costo, y además software con licencia comercial.

Al mismo tiempo, los días de las grandes, monolíticas en gastos empresariales se están desvaneciendo. Más y más se gasta en la nube y la tecnología móvil fuera “de las organizaciones de TI a un costo menor.

Es posible que ninguno de los nuevos nombres de la empresa de alta tecnología llegue al mismo nivel de reconocimiento históricamente disfrutado por HP, IBM, Microsoft u Oracle. Los días de gloria de los titanes de la tecnología podrían durar más.

En su lugar, vamos a tener más jugadores que entregan soluciones de tecnología más específicas para la empresa que, gracias a la nube y el desarrollo ágil, adaptarse más rápidamente a las necesidades del cliente.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.