1

¿Pueden los gobiernos prevenir atentados con tecnología analítica?

La inteligencia oculta de los datos, aquella que convierte al big data en predicciones y soluciones, está traspasando áreas de la sociedad que hasta unos años eran impensadas. El artefacto explosivo que estalló el 8 de septiembre en las cercanías de la estación del Metro Escuela Militar en Chile  y que dejó a 14 personas heridas, obligó a las autoridades a diseñar un nuevo plan para prevenir actos que vulneren la seguridad nacional.

Un desafío enorme para la Agencia Nacional de Inteligencia, creada el 2004 a través de la ley 19.974 que regula el sistema de inteligencia del Estado, y quien debe coordinar a los distintos estamentos que combaten este tipo de eventos que pueden calificarse como terroristas.

En ese contexto, es clave establecer un mecanismo que proporcione información relevante para identificar a los responsables y anticipar sus movimientos. De hecho, el propio Director de la ANI, Gustavo Villalobos, en una entrevista concedida a un medio de circulación nacional, reconoció que el Sistema de Inteligencia de Chile no tuvo la información suficiente para prevenir esta actividad terrorista específica.

El dato y su uso en la prevención del delito

El dato se transformó en un elemento sustancial para el desarrollo de planes de seguridad nacional. No extraña que muchos gobiernos trabajen en el análisis de los mensajes en redes sociales o en general en toda la información que emana del Big Data.

Marcelo Sukni, Gerente General de SAS Chile y Perú compañía con amplia experiencia en soluciones analíticas orientadas a seguridad pública advierte que “el principal problema es que muchos de estos datos están duplicados y desestructurados, lo que impide a las agencias gubernamentales obtener el valor real de la información almacenada. Es ahí donde la analítica cumple un papel decisivo”.

“Por ejemplo, SAS se dedica exclusivamente a la recolección de datos, análisis y toma de decisiones basado en analítica avanzada. Poseemos soluciones para seguridad y existen casos regionales importantes a destacar. Por ejemplo en México, USA, Brasil son países avanzados en análisis de seguridad pública” agrega el ejecutivo.

El Gobierno de Barack Obama, por citar un caso, posee la Oficina de Política Científica y Tecnología de las Casa Blanca donde a través de soluciones analíticas de alto rendimiento colaboran con información relevante para sus sistemas de seguridad internos e incluso con otros países.

“Para el gobierno norteamericano, los datos son su principal aliado para el fortalecimiento de la seguridad nacional y el análisis de inteligencia. Y está consciente que se podrá llegar a la meta sólo a través de la recopilación, almacenaje, administración y análisis de las grandes cantidades de datos que el gobierno genera, por medio de tecnología que les permita una identificación oportuna y precisa de las amenazas que los rodea” agrega Marcelo Sukni.

México, por su parte, implementó una Estrategia Nacional Digital cuyo objetivo principal  es aplicar las nuevas tecnologías para reducir la violencia, promover la comunicación entre autoridades y ciudadanía, a través de mecanismos de denuncias y de recepción de alertas a dispositivos móviles, además de brindar a la ciudadanía atención en materia de protección civil y desastres naturales.

Chile, también inició este camino. El Departamento de Análisis Criminal de Carabineros en conjunto con el Centro de Análisis y Modelamiento en Seguridad (Ceamos) de la Universidad de Chile, están desarrollando una plataforma tecnológica para predecir, en base a algoritmos avanzados, cuándo y dónde se producirá un delito.

“Existe una disyuntiva mundial, donde se piensa que los problema de seguridad se resuelven con más policías. Lo que falta es Inteligencia, porque hay situaciones que alientan el crimen y que no están en las manos de los carabineros”, advirtió el comandante Enrique Bassaletti Riess, jefe del Departamento de Análisis Criminal de Carabineros de Chile en una entrevista concedida a América Economía.

La naturaleza de las amenazas para la seguridad pública está cambiando constantemente al igual que las tácticas utilizadas y la tecnología involucrada. En ese sentido, la analítica avanzada permite a los gobiernos tener acceso a las amenazas y evaluar los riesgos futuros. La capacidad para procesar y analizar volúmenes vastos y crecientes de datos complejos, diversos y que cambian rápidamente les ayuda a continuar la iniciativa en la batalla contra el crimen y otras amenazas.