1

Exclusivo: Viaje a la nube de la NSA (Parte 1)

CIO.com | Por Dirk AD Smith

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) tenía un problema igual a la de cualquier otra empresa, inclusive una familiar: se estaba quedando sin espacio para cientos de bases de datos relacionales dispares que contenían de todo, desde información de back-office de la inteligencia en los intereses extranjeros, a lo que uno menos pueda imaginar. Y es necesario consolidar las bases de datos y de esta manera, hacer más fácil el trabajo a los analistas de la NSA para hacer su trabajo.

El planteamiento inicial de la NSA era ampliar la capacidad. Pero a mitad de camino, el personal se dio cuenta de que simplemente aumentando el alcance de la red no se iba a poder trabajar.

Entonces, el CIO Lonny Anderson convenció al general Keith Alexander, que era entonces director de la NSA y al Comandante del Comando Cibernético de Estados Unidos, de la necesidad de aprobar una migración hacia la nube.

Hoy en día, como el proyecto de nube privada continúa siendo evaluado, la agencia está viendo los beneficios. Las tareas que se llevaron a los analistas y que les tomaba más de un día realizarlas, ahora toman tan sólo minutos, los costos se han reducido, y la gestión y protección de la información ha dado un gran paso en positivo.

Para saber más sobre este esfuerzo, que se remonta a 2009, la Red Mundial fue invitada a entrevistar a Anderson en la sede de la NSA en Fort Meade, Maryland. Hí explicó que el objetivo era crear un entorno lo suficientemente grande como para manejar los repositorios de datos y para garantizar que los analistas tendrían la experiencia de cara al usuario de one-stop-shopping que la nube puede proporcionar.

También señaló que los esfuerzos de la NSA es parte de una migración más grande de las agencias de inteligencia de Estados Unidos a la nube. En 2011, el secuestro obligó al Departamento de Defensa absorber “enormes recortes presupuestarios”, dice Anderson.

Las agencias “decidieron economizar al compartirse los servicios de TI y de ese modo evitar una reducción económica drástica”, dice Anderson. La NSA, la CIA, la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA), La Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO) y la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA),  repartieron las responsabilidades, con la NSA y la CIA para el manejo de la infraestructura en la nube; La NGA y la DIA manteniendo el escritorio; y la NRO centrándose en los requisitos de red y servicios de ingeniería.

Además del ahorro en el presupuesto, poniendo todos los datos de la comunidad de inteligencia en el mismo cubo, se mejora la velocidad, la  profundidad y la eficacia del trabajo.

Dentro de la nube

Anderson describe la nube privada como “un conjunto integrado de código abierto y de los servicios del gobierno, desarrollados sobre un hardware comercial, que satisface las necesidades operativas y de seguridad específicas de la NSA y de la Comunidad de Inteligencia (IC) m IC , ambos compañeros de misión. 

La NSA es parte de una oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI), quien lidera el esfuerzo para migrar a una nube comunitaria que reúne a servicios de la nube de la NSA con servicios en la nube comerciales a nivel clasificado”.

Mayores detalles no se pudieron obtener, debido a las restricciones de seguridad. Sin embargo nos enteramos que se basa en el mismo hardware de los productos básicos utilizados por los proveedores de una nube pública. También utilizan los productos de código abierto como Apache Hadoop, Apache Accumulo, OpenStack, y “una variedad de otras herramientas, paquetes y capas de virtualización.”

No sería una sorpresa enterarse de que la nube privada de la NSA se encuentra dentro de las instalaciones de seguridad del gobierno. 

Anderson dice: “Ahorra espacio mediante la combinación y la consolidación de múltiples servicios y sistemas independientes. Además, tomamos ventaja de las economías de escala de hardware, de los productos básicos y de la mejora continua de los mercados comerciales para ahorrar espacio, energía y refrigeración; las mismas eficiencias utilizados por los servicios comerciales de nube pública”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.