1

ERPs apalancan nuevas variables de gestión para negocios globales

Bajo los designios de las economías globalizadas, los países comenzaron a orientarse y a vincularse en la formación de bloques regionales, donde el surgimiento de economías emergentes en Asia y América Latina obliga pensar la realidad y cualquier forma de emprendimiento de negocios siempre con un impacto internacional.

Este creciente fenómeno, tan fuertemente afianzado, está generando un nuevo y más complejo entorno económico y  empresarial, donde mercados, proveedores, clientes, sectores de actividad y administraciones han cambiado. Resulta imprescindible para los empresarios tener una visión cosmopolita e internacional de la actividad económica y repensar su modo de operar dentro de un modelo de tan abierto. Las estrategias deben multiplicarse, y al mismo tiempo deben tener la capacidad de adecuarse a las necesidades y posibilidades específicas de cada organización.

Esta situación se vuelve aún más compleja para los grupos empresariales, que generalmente tienen un grado de internacionalización superior. Aparece para ellos, como una necesidad apremiante, la introducción de nuevas variables de gestión. “La administración de varias empresas o filiales dentro de una misma organización es una tarea desafiante que debe ser apoyada por los avances tecnológicos en diferentes sectores. Cuando se cuenta con un sistema de ERP que permite ver la organización y sus múltiples partes, como un todo integrado, independientemente del la diversidad de los negocios que se gestione o de su ubicación geográfica, permanecer competitivo y actual se vuelve mucho más sencillo”, señala Guillermo Vivot, Director General de la filial Argentina de Grupo Softland.

Las soluciones de gestión de negocios ERP, con las cuales se suele gestionar toda la operatoria de organizaciones complejas, permiten administrar múltiples empresas con diferentes procesos y parámetros, gestionar diversas compañías en forma independiente, y al mismo tiempo integrar toda la información de cada una de ellas y todas entre sí. Estas plataformas poseen múltiples beneficios, potenciados por su carácter multiempresa, multinacional, multilingual y multimoneda.

Estos sistemas permiten administrar todas las empresas de una misma organización en una sola base de datos y configurar e implementar una única vez los procesos y parámetros equivalentes entre empresas. Esto reduce los tiempos de implementación y costos de mantenimiento, elimina los procesos de consolidación y minimiza el riesgo. Asimismo, las soluciones ERP cuentan con múltiples perfiles pensados para restringir el acceso a la información según empresa o grupo. De tal forma, cada usuario puede acceder a los datos de la empresa en la que opera, y asegurar simultáneamente la integridad del tratamiento de la información.

Existen soluciones ERP que pueden operar simultáneamente en varios idiomas, lo cual permite que cada usuario pueda trabajar en el sistema en el lenguaje de su preferencia de forma autónoma y simple, sin impactar en el proceso de instalación de puestos. Además, ofrecen la  posibilidad de registrar transacciones con todo tipo de monedas y cotizaciones en forma simultánea, y obtener información contable y balances en línea en moneda nacional y secundaria, sin procesos externos o ajustes manuales.

No obstante, también son susceptibles de incorporar excepciones para administrar procesos y parámetros exclusivos de una o varias empresas dentro del grupo. Admiten la configuración de las particularidades regionales de cada país, sin la necesidad de desarrollos o versiones especiales, unificando las múltiples instalaciones y generando independencia respecto del proveedor a la hora de realizar cambios o ajustes.

Por último, existen sistemas de gestión ERP con el potencial para responder a los requerimientos impositivos de cada país; sino a partir de un motor impositivo que interpreta las necesidades de cada país sin necesidad de una programación específica. Partiendo de modelos, permite configurar los asientos contables y los cálculos internos, de acuerdo a la situación de cada país o región como así también en base a las necesidades de gestión, control y contabilización de cada compañía o grupo económico.

Todo esto nos lleva a concluir que resulta indispensable que frente a un mundo globalizado e integral, las empresas deben introducir nuevas variables de gestión sustentadas en la confiabilidad de las nuevas tecnologías.

 

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.