1

El 4G en Venezuela podría convertirse en una entelequia

El 28 de septiembre de 2012, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela, (Conatel), presidida por Pedro Maldonado, otorgó a la empresa telefónica Digitel 15 Megaherzios adicionales en el espectro de 1800 Mhz, el único adjudicado en el país para explotar la tecnología 4GAllí se sedimentó el primer establecimiento de la primera red LTE (Long Term Evolution) de Venezuela. Fue presentada a la prensa con una velocidad máxima de bajada de 65 megas por segundo.

El anuncio es, entonces, una falacia presidencial? Desde el punto de vista técnico, sí. Aunque luego se inquirió al presidente de Conatel, William Castillo, vía Twitter, quien hizo una aclaratoria ante una nota publicada en la Agencia Venezolana de Noticias (gubernamental), titulada: “Aprobada instalación de tecnología 4G en Venezuela”.

La semana pasada Castillo confirmó oficialmente en el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), que nuevos segmentos del espectro que pueden desarrollar la red 4G fueron asignados a Movilnet, Movistar y DirecTV, aunque insistió que en el país la tecnología existía “publicitariamente”.

No obstante, el despliegue de Digitel ha continuado lento pero constante. Consultado por IT, el asesor de la presidencia de la empresa, Luis Bernardo Pérez, aseguró que cuentan con unas mil estaciones de 4G/LTE en todo el país, que atienden a unos 100 mil usuarios, y que esperan ampliar a pesar de los problemas cambiarios que han afectado la modernización de todas las operadoras de telefonía celular en el país. Estos números han sido refrendados por el propio Conatel en su informe de telecomunicaciones del segundo trimestre de 2014, según dio a conocer el portal El Estímulo.

La “democratización” del espectro

Al ser nuevamente inquirido, con capturas en mano de las velocidades de bajada de la red 4G instalada en el país, William Castillo dio una respuesta ambigua. Si el titular de Conatel se refiere a los planes de “democratización” del espacio radioeléctrico, ese despacho es el responsable del retraso en la asignación del espectro para a tecnología 4G.  

En julio de 2012, Movistar inició pruebas piloto en las bandas de 700 y 1.700 MHz con la venia del ente administrador, esperando una inminente subasta del espectro ante los planes de Digitel. Tal subasta no ocurrió y, en marzo de 2013, Conatel se dedicó a “limpiar” de frecuencias en los 2.500 MHz, para “facilitar el despliegue de LTE”

Nueve meses después, el organismo definió las condiciones para una subasta de seis bloques (cuatro en las bandas de 2.500 y 2.600 megahertz y otros dos en las frecuencias de 1.700 a 2.100 MHz) en un aviso publicado en la prensa nacional. La preclasificación se anunció otros nueve meses después , con asignación a los 60 días. Pasaron 30 meses después de las pruebas de Movistar y 24 del primer anuncio de Conatel sobre una nueva subasta que reforzaría la presencia de la tecnología LTE en el país.

De acuerdo a las condiciones de subasta, el organismo recibiría, al año, unos 173 millones de bolívares por el uso del espectro subastado (27,5 millones de US$ calculados a tasa de 6,30 bolívares por dólar). No obstante, una nota de AVN corrige la cifra total a 2.600 millones de bolívares.

Por aire, no por tierra

El anuncio del presidente, repetido por cientos de portales en internet y en algunas ediciones impresas de diarios a nivel nacional, reveló las intenciones del Ejecutivo para sacudirse los últimos lugares continentales (y mundiales) en velocidad de conexión a internet. El plan, según anunció el ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología de Venezuela, Manuel Fernández,  contempla la instalación de unas 664 radiobases para cubrir a 20 millones de habitantes (un tercio de las desplegadas por Digitel para 20 veces más población, aunque no se tienen especificaciones técnicas de las estaciones).

De lo que no habló Maduro, ni el presidente de Conatel ni el ministro Fernández (quien es, además, presidente de la operadora telefónica del Estado, Cantv), fue del Octavo Proyecto Universal de Telecomunicaciones, encargado en 2009 a la estatal telefónica y que preveía instalar 6.940 kilómetros de fibra óptica en todo el territorio nacional para el año 2012.

Para ese entonces, el ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias intermedias, Jesse Chacón, y Franco Silva, presidente de Cantv, explicaron que con la inversión de 682.723,347 bolívares, que equivalen a 318 millones de dólares, cubrirían las tres fases de ejecución del Proyecto, que debía estar listo para mediados de 2012. Sin embargo, en cinco años Cantv sólo ha colocado 4.381,86 kilómetros de fibra, de acuerdo con datos oficiales.

En 2013, según la Memoria y Cuenta del Ministerio de Ciencia y Tecnología (apartado Telecomunicaciones), sólo se instalaron 319 kilómetros de fibra óptica y el Proyecto no fue mencionado en el documento. Maduro y el equipo de Telecomunicaciones de su gobierno apuesta, entonces, por la conectividad móvil. Requiere de una fuerte inversión tanto de la estatal Cantv/Movilnet, como de los privados que ya están en el juego (Digitel) y los que van a entrar (Movistar y DirecTv).

Está por ver cómo serán las asignaciones de divisas para el sector durante 2015, pues desde hace un año se presentan problemas en la compra de terminales vía Telecom Venezuela, organismo oficial que provee de teléfonos y aparatos de conexión móvil a internet a las operadoras para su venta. El despliegue 4G no es una llegada, es la continuación tras una larga pausa creada por los organismos oficiales, una pausa que retrasóo casi tres años la conectividad móvil en el país.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.