1

Spotify será pago en un futuro cercano

 Actualmente, la plataforma de música por streaming Spotify tiene 50 millones de usuarios en todo el mundo. El 25 %, alrededor de 12.5 millones de suscriptores, paga una cuota mensual para tener este servicio sin publicidad de ningún tipo. La pregunta que esto deja es: al final, ¿todos los usuarios que quieran usar el servicio tendrán que pagar?

El gerente general de Spotify para Latinoamérica, Gustavo Diament, es optimista frente a las perspectivas futuras de la plataforma. En diálogo con Semana.com explicó que el modelo que tiene la empresa apunta a un ‘híbrido’, que combine una oferta gratuita con algunos servicios Premium.

Básicamente, Spotify tiene dos fases de sostenimiento. Los usuarios que no pagan deben soportar los avisos publicitarios para poder disfrutar del servicio. Ya en la fase paga, no sólo se omite la publicidad, también se incluyen nuevas variantes para tener una mejor experiencia. “Nuestro objetivo es que cada usuario, por su propia cuenta, mejore su experiencia con la plataforma”, señaló Diament a Semana.com.

Por otro lado, plataformas como Spotify han encontrado en las alianzas con operadores celulares una nueva forma para financiarse. En Colombia, específicamente, el servicio hizo una alianza estratégica con ETB que incluye su servicio como valor agregado para los usuarios. Aún así, la lucha contra los gigantes de la música no tiene tregua.

El caso de Taylor Swift

Recientemente la cantante estadounidense Taylor Swift decidió vetar a Spotify. Su música no puede ser escuchada o distribuida por la plataforma, lo que reabrió un debate sensible sobre la gratuidad de los álbumes musicales que se mueven por ‘streaming’.

La decisión de una artista tan reconocida resultó ser un golpe duro para los ejecutivos de la plataforma, que tiene entre sus ideales “hacer que toda la música esté disponible para todo el mundo instantáneamente, dónde y cuándo quieran”. Pero no es tan sencillo.

De hecho, la decisión de Swift fue apoyada por Ethan Rudin, director financiero de otro servicio de ‘streaming’, Rhapsody. Rudin indicó que: “Ella tiene toda la razón. Seguir lanzando la idea de que la música es gratis es un error de tremendas consecuencias culturales”.

¿Y la competencia?

Además de la animosidad que Spotify despierta en los grandes sellos musicales y en algunos artistas de talla mundial, parece que sus competidores también los están dejando solos en su quijotada.

Google se apresta a lanzar el servicio YouTube Music Key, mientras que Apple ya presentó la platafroma Beats. Por otra parte, Napster y Rhapsody anunciaron una ‘alianza estratégica’ para tener una nueva plataforma. El denominador común: todas contemplan un servicio pago. Sin excusas.

Ante este panorama, Gustavo Diament se muestra optimista. Resalta que su plataforma viene adelantando esfuerzos para mejorar la experiencia del usuario. Enfilan sus esfuerzos en convertir a Spotify en una plataforma personalizada gracias a sus algoritmos. Pero reconoce que el servicio totalmente gratis es una quimera difícil de sostener.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.